FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

El aumento de la producción agrícola mantendrá bajos los precios de los alimentos la próxima década, pero persisten muchas incertidumbres

La OCDE y la FAO destacan en sus previsiones el papel de los hábitos alimentarios, la urbanización, las emisiones y el comercio

8 de julio de 2019, Roma – La demanda mundial de productos agrícolas crecerá un 15 por ciento en la próxima década, mientras se espera que la productividad agrícola aumente ligeramente más, lo que hará que los precios ajustados a la inflación de los principales productos agrícolas se mantengan en los niveles actuales o por debajo de ellos, según detalla un informe anual de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La edición de este año de Perspectivas Agrícolas OCDE-FAO, presentada hoy en Roma, ofrece una evaluación consensuada de las previsiones de los próximos diez años sobre los mercados de productos básicos agrícolas y pesqueros a nivel nacional, regional y mundial.

“La agricultura mundial se ha convertido en un sector muy diversificado, con actividades que van desde pequeñas explotaciones de subsistencia hasta grandes compañías multinacionales”, afirman el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, y el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, en el prólogo del informe. Además de proporcionar alimentos, añaden, los agricultores de hoy “son importantes custodios del entorno natural y se han convertido en productores de energía renovable”.

Las Perspectivas prevén que las mejoras de los rendimientos y una mayor intensidad de producción, -impulsadas por la innovación tecnológica-, darán como resultado una mayor producción, aun cuando el uso de las tierras agrícolas a nivel mundial permanezca en general constante. Mientras tanto, se espera que las emisiones directas de gases de efecto invernadero de la agricultura crezcan alrededor de un 0,5 por ciento anual durante la próxima década, por debajo de la tasa del 0,7 por ciento de los últimos 10 años y también menos que el ritmo de crecimiento de producción previsto, lo que apunta a una disminución de la intensidad de carbono.

Al mismo tiempo, están surgiendo nuevas incertidumbres que se suman a las amenazas habituales que se ciernen sobre la agricultura. Entre ellas figuran las perturbaciones por las tensiones comerciales, la propagación de enfermedades de cultivos y animales, la creciente resistencia a los antimicrobianos, las respuestas normativas a las nuevas técnicas de fitomejoramiento y los fenómenos climáticos cada vez más extremos. Entre las incertidumbres figura también la evolución de las preferencias alimentarias por cuestiones de salud y sostenibilidad y las respuestas de las políticas frente al alarmante incremento de la obesidad a nivel mundial.

Crecimiento demográfico, urbanización y estilos de vida

En todo el mundo, se prevé que el uso de cereales para la alimentación aumente en unos 150 millones de toneladas durante el período de la previsión -lo que supone un incremento del 13 por ciento-, sobre todo gracias al arroz y el trigo. El principal motivo de este alza proyectado en el uso de alimentos básicos es el crecimiento demográfico, que se espera más rápido en el África subsahariana y Asia meridional.

“Lamentablemente, se prevé que las regiones más necesitadas experimenten un lento crecimiento de sus ingresos y, por lo tanto, sólo pequeñas mejoras en su estado nutricional”, advirtió el Subdirector General de la FAO para Desarrollo Económico y Social, Máximo Torero. “Las conclusiones –añadió- apuntan a una disminución general de la subalimentación; sin embargo, con las tasas actuales de mejora, seguiríamos estando muy lejos de alcanzar el objetivo del Hambre Cero para 2030”.

“Las Perspectivas dejan meridianamente claro que el comercio es fundamental para la seguridad alimentaria mundial”, señaló por su parte el Director de Comercio y Agricultura de la OCDE, Ken Ash. “Las regiones que están experimentando un rápido crecimiento demográfico –explicó- no son necesariamente aquellas en las que la producción de alimentos puede aumentar de forma sostenible, por eso es esencial que todos los gobiernos apoyen unos mercados agroalimentarios abiertos, transparentes y predecibles”.

El informe predice un aumento de los niveles de consumo de azúcar y aceites vegetales, lo que refleja la tendencia actual hacia alimentos preparados y más procesados, sobre todo en muchos países de ingresos bajos y medianos que se están urbanizando rápidamente. Mientras tanto, es probable que la preocupación por la salud y el bienestar impulse a muchos países de ingresos más altos hacia un menor consumo de carnes rojas y un cambio de los aceites vegetales a la mantequilla.

Además, se prevé que la demanda de cultivos forrajeros supere el aumento de la producción animal en los países en los que el sector ganadero está evolucionando desde sistemas de producción tradicionales a sistemas comerciales, mientras que se prevé que el uso de productos básicos agrícolas como materia prima para la producción de biocombustibles crezca sobre todo en los países en desarrollo.

El comercio de productos básicos agrícolas y pesqueros debería aumentar en el próximo decenio en torno al 1,3 por ciento anual, de forma más lenta que en los últimos diez años (3,3 por ciento de media), ya que se espera que el crecimiento de la demanda mundial de importaciones se ralentice. En cuanto a las exportaciones, se prevé que América Latina y Europa aumenten sus ventas a mercados extranjeros.

Sección especial sobre América Latina

La publicación de este año incluye un capítulo especial sobre América Latina y el Caribe, región que representa el 14 por ciento de la producción mundial y el 23 por ciento de las exportaciones mundiales de productos agrícolas y pesqueros, una proporción que se espera aumente al 25 por ciento para 2028.

A pesar de este impresionante crecimiento, la región se enfrenta a desafíos persistentes en materia de seguridad alimentaria, ya que muchos hogares no pueden costearse los alimentos que necesitan.

La región afronta igualmente retos crecientes en materia de recursos naturales. Garantizar una senda más sostenible e inclusiva para el futuro crecimiento agrícola dependerá de los avances en las áreas de la nutrición, protección social y ambiental y apoyo a los medios de subsistencia. Existen “grandes oportunidades de crecimiento” en la región para producir frutas y verduras de alto valor, que ofrecen mejores perspectivas para los pequeños campesinos y dietas más sanas para la población. El informe señala que unas políticas focalizadas podrían ayudar a agricultores y consumidores a aprovechar estas ocasiones, a la vez que se protege la base de recursos naturales de la región.

Foto: @FAO/Pier Paolo Cito
Imagen de un mercado en Roma

Compartir esta página