Poner el comercio al servicio de la seguridad alimentaria

El Director General de la FAO subraya la necesidad de aumentar la eficiencia y el equilibrio entre la agricultura y los factores ambientales

17 de enero de 2020, Berlín -El comercio es una manera que tienen los países de aprovechar sus propias ventajas locales y reducir las brechas de la seguridad alimentaria, aseguró hoy el Director General de la FAO, QU Dongyu.

"Cada país tiene una situación diferente, y la FAO tiene que tener en cuenta todas estas diferencias", dijo, añadiendo que "el comercio es un poderoso medio a través del cual se pueden reducir las diferencias entre los países".

Qu intervino en un grupo de alto nivel convocado por la FAO y la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el marco del Foro Mundial para la Alimentación y la Agricultura (GFFA), que abordaba el tema de "Aprovechar el comercio para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 2".

El objetivo que persigue la FAO es "mejorar la eficiencia" con vistas a la sostenibilidad, los recursos naturales y el medio ambiente, subrayó el Director General. Explicó además que armonizar la agricultura y los factores medioambientales es algo que todos los países -independientemente de su nivel de desarrollo económico- tendrán que hacer para mejorar la producción y la eficiencia.

En la mesa redonda participaron también Alan Wolff, Director General Adjunto de la OMC, Oumer Hussein, Ministro de Agricultura de Etiopía, Zaha Waheed, Ministra de Pesca, Recursos Marinos y Agricultura de las Maldivas, Beauty Manake, Ministra Adjunta de Desarrollo Agrícola y Seguridad Alimentaria de Botswana, y Chris Forbes, Viceministro de Agricultura de Canadá.

Unos 70 ministros y viceministros se han reunido en este Foro Mundial en Berlín. Un punto de consenso es que las políticas comerciales deben formar parte de una estrategia integrada más amplia que, entre otros objetivos, permita a los pequeños campesinos de los países en desarrollo -que producen gran parte de los alimentos a nivel mundial, pero que de forma paradójica figuran entre los más vulnerables al hambre- beneficiarse de la integración en las cadenas de valor agroalimentarias mundiales.

El camino a seguir

Hasta un 80 por ciento de la población mundial vivirá en las ciudades en un plazo de 20 a 30 años, lo que convierte a las zonas urbanas en la fuerza motriz para la evolución de los sistemas alimentarios, subrayó el responsable de la FAO.

"Tenemos que repensar la agricultura, incluyendo la producción agrícola y ganadera... y nuestras formas de vida", dijo.

La digitalización puede ayudar a garantizar una mayor eficacia, y el comercio electrónico tiene un gran potencial para ayudar a salvar las diferencias y promover el desarrollo rural. Se necesitan nuevos enfoques de la digitalización, "porque ya somos un mundo digital", señaló.

El Director General apuntó a la nueva Iniciativa de la FAO "Mano a mano" como un "nuevo modelo empresarial" orientado a involucrar a todos los organismos de las Naciones Unidas, los sectores privado y civil y el mundo académico para que trabajen juntos para centrarse en los países y las personas vulnerables.
En este sentido destacó como prioritarios los dos primeros ODS, que piden la erradicación de la pobreza extrema y el hambre.

Foto: ©FAO/Axel Schmidt
El Director General de la FAO, QU Dongyu, hablando en el panel de alto nivel en Berlín.