La FAO agradece la donación de 10 millones de dólares de la Fundación Bill y Melinda Gates para combatir el repunte de la langosta del desierto en África oriental

El Director General insta a más donantes a que ayuden a prevenir una crisis humanitaria

24 de febrero de 2020, Roma - El Director General de la FAO, QU Dongyu, expresó hoy su satisfacción por la donación de 10 millones de dólares EEUU de la Fundación Bill y Melinda Gates para apoyar la lucha contra el repunte de la langosta del desierto en África oriental, en un momento en que el organismo de la ONU ha ampliado su llamamiento para obtener fondos.

La Fundación Bill y Melinda Gates señaló que su donación ayudará a la FAO a apoyar a los gobiernos de Etiopía, Kenya y Somalia a combatir la infestación de langostas, que supone una grave amenaza para la producción alimentaria y los medios de subsistencia en la región.

"Quiero agradecer a la Fundación Bill y Melinda Gates su generoso apoyo en el momento en que la langosta del desierto amenaza con provocar una crisis humanitaria", dijo Qu.  "Insto a otros donantes -añadió- a seguir su ejemplo para que podamos proteger los medios de vida rurales y ayudar a los agricultores y sus familias".

El reciente brote de langosta es el peor que ha afectado a Etiopía y Somalia en los últimos 25 años y la mayor infestación que ha sufrido Kenya en 70 años.

Según el Servicio de información sobre la langosta del desierto de la FAO, Djibouti y Eritrea también se encuentran afectados, y los enjambres de langostas se han propagado al sudeste del Sudán del Sur y a los confines septentrionales de Uganda y Tanzania, llegando hasta la costa sudoccidental del Irán.

La FAO ha ampliado ahora su petición de fondos a 138 millones de dólares EEUU, frente a los 76 millones iniciales de hace un mes, en concepto de financiación urgente para ayudar a los países afectados. Hasta ahora se han comprometido o recibido 33 millones de dólares EEUU.

El responsable de la FAO advirtió que la situación es extremadamente alarmante y que las próximas semanas serán críticas para organizar una operación de contención efectiva.

El repunte de la plaga "amenaza los medios de vida y la seguridad alimentaria de la población en una región que padece ya una grave inseguridad alimentaria", señaló Qu, añadiendo que "no hay tiempo que perder".

La langosta del desierto está considerada la plaga migratoria más destructiva del mundo para las plantas: un pequeño enjambre que cubre un km2 puede comer la misma cantidad de alimentos en un día que 35 000 personas. Si se dan las condiciones climáticas adecuadas, los insectos se reproducen rápidamente, y la población podría multiplicarse por 500 en los próximos seis meses.

Los pastos y las tierras de cultivo en África oriental ya han sufrido daños, con consecuencias potencialmente graves para una región en que millones de personas dependen de la agricultura y la ganadería para sobrevivir.

La ayuda de la Fundación Bill y Melinda Gates permitirá a la FAO y a los gobiernos nacionales hacer frente a la necesidad de controlar rápidamente la infestación, incluyendo el control aéreo de los grandes enjambres.

La FAO ya está ayudando a los gobiernos y a otros socios en el seguimiento y la vigilancia, y con asistencia para la coordinación en las operaciones para combatir la plaga.

El organismo de la ONU se prepara también para tomar medidas para proteger los medios de subsistencia rurales, suministrando a los campesinos afectados insumos agrícolas, atención veterinaria para el ganado y dinero en efectivo para que las familias que han perdido sus cosechas puedan comprar alimentos.

Photo: ©FAO/Sven Torfinn
Langostas del desierto en Kenia.