La FAO aplaude la contribución de la UE de 11 millones de euros para combatir la langosta del desierto

La seguridad alimentaria de millones de personas se ve amenazada por el repunte de la plaga, que se extiende desde África oriental al Golfo Pérsico

27 de febrero de 2020, Bruselas/Roma - El Director General de la FAO, QU Dongyu, aplaudió hoy la contribución de 11 millones de euros de la Unión Europea (UE), en un momento en que el organismo de la ONU intensifica sus esfuerzos para combatir el repunte de la plaga de langosta del desierto, que se ha extendido ya desde África oriental hasta el Golfo Pérsico.

La Comisión Europea anunció que 10 millones de euros provienen de la Dirección General de Cooperación Internacional y Desarrollo (DEVCO) de la Comisión Europea. A esta cantidad se suma también un millón de euros de la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil (ECHO).

"Quiero agradecer a la Unión Europea su generosidad y su apoyo, en un momento en que la langosta del desierto amenaza con provocar una crisis humanitaria en África oriental", dijo Qu.  

El Director General explicó que la situación es sumamente alarmante, en una región en la que ya se consideraba que 20 millones de personas padecían inseguridad alimentaria.

El brote de langosta es el peor que se ha producido en Etiopía y Somalia en los últimos 25 años y la peor infestación que sufre Kenya en 70 años. Djibouti y Eritrea también se han visto afectados, mientras que se ha señalado la presencia de enjambres en el Sudán del Sur, Tanzania y Uganda.

Esta semana se produjo una novedad, ya que los fuertes vientos empujaron las nubes de langostas a ambos lados del Golfo Pérsico, hasta Bahrein, Kuwait y Qatar, llegando hasta el suroeste del Irán.

"Debemos ampliar urgentemente las medidas para proteger los medios de vida rurales y ayudar a los agricultores y sus familias", advirtio Qu. "No hay tiempo que perder".

La langosta del desierto es considerada la plaga migratoria más destructiva del mundo. Un pequeño enjambre de un km2 puede comer la misma cantidad de alimentos en un día que 35 000 personas.

La FAO ha pedido 138 millones de dólares EEUU de financiación urgente para ayudar a los países afectados. Hasta ahora sólo se han recibido 52 millones de dólares.

El Director de la Oficina de Enlace de la FAO en Bruselas, Rodrigo de Lapuerta, informó la semana pasada al Grupo de Trabajo sobre Ayuda Humanitaria y Alimentaria del Consejo de la Unión Europea sobre el repunte de la plaga. Los Estados miembros expresaron su preocupación por la situación y confirmaron su compromiso y confianza en la labor de la FAO.

Dominique Burgeon, Director de la División de Emergencias y Rehabilitación de la FAO, informó a su vez al Comité de Desarrollo del Parlamento Europeo en Bruselas.

"Es una situación extrema", señaló Burgeon, añadiendo que "tenemos una ventana de oportunidad para controlarla". El Servicio de Información sobre la Langosta del Desierto de la FAO afirma que la situación se agravará aún más debido a las nuevas infestaciones que se esperan en los próximos meses.

Los pastos y las tierras de cultivo ya han sufrido daños en Djibouti, Eritrea, Etiopía, Kenya y Somalia, y hay consecuencias potencialmente graves para la región, donde millones de personas dependen de la agricultura y la ganadería para su supervivencia. Si las condiciones meteorológicas continúan siendo favorables -tal y como se prevé- las necesidades podrían aumentar.

La FAO está ya sobre el terreno ayudando a los gobiernos y otros asociados con la vigilancia y la coordinación, el asesoramiento técnico y la adquisición de suministros y equipo.

El organismo de la ONU prepara también medidas para proteger los medios de subsistencia rurales, proporcionando a los agricultores afectados paquetes de insumos agrícolas, asistencia veterinaria para el ganado -para el que escasea la vegetación- y dinero en efectivo para que las familias que han perdido sus cosechas puedan comprar alimentos.

De los 138 millones de dólares EEUU solicitados, la FAO ha propuesto las siguientes cantidades para ayudar a los países afectados a combatir el brote: Djibouti (1 965 000 dólares); Eritrea (8 500 000); Etiopía (50 500 000 dólares); Kenya (22 100 000 dólares); Somalia (32 200 000 dólares); Sudán del Sur (8 650 000 dólares); República Unida de Tanzania (505 000 dólares); y Uganda (8 580 000 dólares).

La vigilancia y previsión de la plaga de langosta del desierto forman son una parte central del mandato de la FAO. Su Servicio de Información sobre la Langosta del Desierto funciona desde hace casi 50 años. La arraigada presencia de la FAO sobre el terreno, su capacidad para coordinar a las autoridades de diferentes países y su profunda experiencia en la gestión de la plaga la convierten en un actor esencial para responder a brotes como el que afecta actualmente al África oriental y a la región del Mar Rojo.

Photo: ©FAO/Sven Torfinn
La langosta del desierto es considerada la plaga migratoria más destructiva del mundo. Un pequeño enjambre de un km2 puede comer la misma cantidad de alimentos en un día que 35 000 personas.