Hacia un enfoque innovador en la vigilancia de los bosques: basado en los derechos humanos y sensible a los conflictos

Con el apoyo de Finlandia, Myanmar contará con un inventario forestal a escala nacional, incluso en zonas que padecen problemas de seguridad y conflictos

16 de junio de 2020, Nay Pyi Taw, Myanmar - Los Gobiernos de Myanmar y Finlandia presentaron hoy un proyecto pionero diseñado para permitir la vigilancia de los bosques de manera que se tengan en cuenta los conflictos locales y se protejan los derechos humanos.

El proyecto, de cinco años de duración, estará liderado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) gracias los 8 millones de euros donados por el Gobierno de Finlandia, un asociado comprometido en promover la sostenibilidad ambiental.

El proyecto es innovador en cuanto que adopta un enfoque de la vigilancia forestal que tiene en cuenta los conflictos y se basa en los derechos humanos. Esto tiene trascendencia mundial, ya que aportará ideas sobre la forma de impulsar los bosques sostenibles en otros países frágiles afectados por conflictos, que con frecuencia se ven agravados por disputas sobre la tenencia y el acceso a los recursos naturales.

"Las medidas para vigilar y medir los bosques de Myanmar tienen gran potencial para producir beneficios con múltiples objetivos. En Myanmar hay muchos territorios que padecen conflictos o son de gobernanza mixta, que plantean problemas particulares para trabajar e involucrar a los grupos étnicos y a las partes interesadas en la medición de los bosques. Al tiempo que se realiza el trabajo técnico de los inventarios forestales, este nuevo proyecto garantiza que el contexto sociopolítico y cultural se aborda de forma explícita a través de enfoques adecuados que tienen en cuenta los conflictos y se basan en los derechos", explicó Xiaojie Fan, Representante de la FAO en el país asiático.

La ceremonia de firma virtual del proyecto se ha celebrado hoy en la capital de Myanmar, Nya Pyi Taw, con la presencia del Director General del Departamento Forestal de Myanmar, la Embajadora de Finlandia y el Representante de la FAO en Myanmar.

"El proyecto es innovador en el desarrollo de un enfoque para el Inventario Forestal Nacional (IFN) en áreas con problemas de seguridad y conflictos; un enfoque muy necesario con aplicación global. El IFN implica la medición física de los árboles y el bosque sobre el terreno, lo que es esencial para obtener una información precisa, la piedra angular del Sistema Nacional de Monitoreo de los Bosques", explicó Julian Fox, Jefe de equipo de la FAO para la vigilancia forestal nacional. "La vigilancia minuciosa de los bosques -añadió- es la base de la toma de decisiones en la gestión de los recursos naturales y contribuye a los esfuerzos mundiales para preservar la biodiversidad y luchar contra el cambio climático".

El Sistema Nacional de Monitoreo de los Bosques es también esencial para evaluar y validar los esfuerzos de un país por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero debidas a la deforestación y degradación de los bosques, un paso esencial para que un país pueda obtener pagos basados en los resultados de la iniciativa REDD+.

"En el Gobierno y especialmente en el Departamento Forestal estamos muy satisfechos con el apoyo que estamos recibiendo a través de Finlandia y la FAO para desarrollar un inventario forestal de escala verdaderamente nacional, algo que nunca antes había existido en el país. Necesitamos urgentemente datos mejores y actualizados sobre el estado de todos los bosques de Myanmar. Esta información ayudará a planificar y evaluar mejor el uso sostenible y la conservación de los bosques en nuestro país, junto con todas las partes interesadas, públicas y privadas, y también en los territorios de nuestros hermanos de otros grupos étnicos", aseguró el Dr. Nyi Nyi Kyaw, Director General del Departamento Forestal, del Ministerio de Recursos Naturales y Conservación del Medio Ambiente de Myanmar.

Promover la sostenibilidad

Se prevé que el alcance del proyecto, basado en los derechos humanos, contribuya activamente a mitigar los conflictos y ofrezca una plataforma para mejorar los medios de vida de Myanmar, donde el 70 por ciento de la población vive en zonas rurales y depende de los 29 millones de hectáreas de bosques que se calcula existen para satisfacer sus necesidades y servicios básicos. También se centra especialmente en la participación de los más de 100 grupos étnicos diferentes que hay en el país, cada uno con su propia historia, cultura e idioma o dialecto.

Debido a que algunas de las regiones de Myanmar se ven afectadas por conflictos internos, el proyecto está concebido para ser participativo e inclusivo, consultando de forma amplia a los interesados, en comunicación con ellos y con un procedimiento de reclamación que incluirá a los grupos minoritarios, así como a las organizaciones globales y nacionales con experiencia en derechos humanos y conflictos. Esto contribuirá a un enfoque de "no hacer daño" en los proyectos de desarrollo relacionados con los recursos naturales del país.

"La vigilancia de los bosques forma parte del apoyo que Finlandia presta a Myanmar para la mitigación y adaptación al cambio climático. Es importante que la sensibilidad ante los conflictos y los derechos humanos permanezcan en el centro del trabajo de vigilancia forestal para asegurar que beneficie a todas las personas, incluyendo las minorías étnicas", señaló la Embajadora de Finlandia en Myanmar, Riikka Laatu.

"La elaboración de una metodología sensible a los conflictos y basada en los derechos humanos para la vigilancia forestal -añadió- es un objetivo clave durante la primera fase del programa. Esto incluye responder a las preguntas sobre la transparencia de los datos y crear confianza entre los aldeanos y las autoridades forestales sobre el uso de la información".

La FAO se compromete a utilizar el enfoque basado en los derechos humanos para la vigilancia de los bosques, elaborado en el marco de este proyecto, para elaborar directrices mundiales que presten atención a los conflictos y con enfoques basados en los derechos humanos en la vigilancia de los ecosistemas de forma más amplia a nivel mundial.

Photo: ©UN-REDD
Un bosque de bambú en Myanmar.