La nueva asociación entre la FAO y Rabobank se centra en ayudar a que los sistemas alimentarios sean más sostenibles, en particular mediante inversiones innovadoras

Los proyectos conjuntos tienen por objeto reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), mejorar el uso de la tierra y el agua y dotar a los pequeños agricultores de los medios para que reduzcan las pérdidas de alimentos y hagan frente a los desafíos del cambio climático

6 de julio de 2020, Roma - La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ha firmado un nuevo acuerdo de asociación con Rabobank, un banco cooperativo neerlandés, con la intención de ayudar a las comunidades rurales seleccionadas a beneficiarse de sistemas alimentarios más inclusivos y sostenibles. Asimismo, se prevé estudiar conjuntamente el uso de instrumentos financieros innovadores para subsanar déficits de financiación en los mercados en ciernes y promover la sostenibilidad de las inversiones en los sistemas alimentarios.

La FAO y Rabobank trabajarán con los sectores clave de la alimentación y la agricultura en una serie de proyectos con la finalidad de ayudar a reducir las emisiones de GEI, mejorar el uso de la tierra y el agua y dotar a los pequeños agricultores de los medios para hacer frente a los desafíos del cambio climático y reducir las pérdidas de alimentos. Se prestará especial atención a velar por la inclusión de los grupos de población pobre, vulnerable y marginada, en particular las mujeres y los jóvenes.

La colaboración comenzará por examinar el sector lácteo en dos países piloto, la India y Kenya, con miras a reducir las pérdidas de alimentos en el sector y promover la transición a sistemas alimentarios más sostenibles. El sector lácteo desempeña un papel importante en la transformación de los sistemas alimentarios, ya que contribuye a la seguridad alimentaria y la nutrición y ofrece medios de vida a numerosos actores a lo largo de la cadena de valor alimentaria. Si bien la producción de lácteos también contribuye a las emisiones de GEI, tiene un enorme potencial de mejora.

Los proyectos que se lleven a cabo en el contexto de la asociación respaldarán la Iniciativa Mano de la mano de la FAO, que empareja a los donantes y los beneficiarios a fin de apoyar esfuerzos adaptados a las necesidades y dirigidos por los países para prestar asistencia a las poblaciones más vulnerables. El sector privado es uno de los asociados principales de la Iniciativa, y Rabobank, en cuanto líder mundial en la financiación de la alimentación y la agricultura y en los servicios bancarios orientados a la sostenibilidad, se encuentra en buena posición para prestar asistencia en la proyección de tales intervenciones.

"La nueva asociación entre la FAO y Rabobank servirá para respaldar nuestra labor con vistas a la transformación de los sistemas alimentarios, de modo que estos lleguen a ser más inclusivos y sostenibles, especialmente en el contexto de la respuesta a la enfermedad por coronavirus (COVID‑19) y la necesidad de ‘reconstruir mejor'". En particular, se centrará en mejorar el uso de la tierra y el agua, reducir las emisiones de GEI y la pérdida de alimentos y fomentar al mismo tiempo la resiliencia de los agricultores y las empresas en pequeña escala", señaló el Sr. QU Dongyu, Director General de la FAO. "También quisiera agradecer el apoyo de Rabobank a la Iniciativa Mano de la mano de la FAO, con la que se persigue prestar asistencia a las poblaciones más vulnerables mediante intervenciones específicas dirigidas por los países", añadió.

"La COVID‑19 nos ha demostrado que nuestros sistemas alimentarios necesitan una ‘nueva normalidad'", señaló Berry Marttin, miembro de la Junta de Rabobank. "Tenemos que detectar y analizar los déficits de financiación y debatir acerca de las cadenas de suministro cortas y largas. Debemos centrarnos en formas innovadoras de recompensar las inversiones en sostenibilidad, por ejemplo recurriendo a la determinación de los ‘costos para la naturaleza', es decir, estableciendo una estructura de precios que refleje el impacto ambiental del sector alimentario. Rabobank es el banco líder del sector de la alimentación y la agricultura, pero también un banco cooperativo. Creemos en el trabajo en equipo. Asociándonos con la FAO, podemos movilizar nuestras redes y competencias especializadas complementarias para contribuir a la realización de transformaciones efectivas en el sistema alimentario".

Asimismo, en el marco de la asociación, se catalogarán las cadenas de suministro agrícola a fin de detectar oportunidades para establecer puntos críticos de financiación verde en los mercados en ciernes y se estudiará la posibilidad de incentivar la programación de financiación para el clima o relacionada con el medio ambiente a fin de recompensar a los agricultores y pequeños agronegocios por adoptar tecnologías y prácticas que reduzcan las emisiones de GEI.

Por medio de su labor, la FAO promueve sistemas alimentarios sostenibles que garantizan la seguridad alimentaria y la nutrición para todos sin comprometer las condiciones económicas, sociales y ambientales necesarias para generar la seguridad alimentaria y la nutrición de las generaciones futuras. Los sistemas alimentarios no solo contribuyen a que se produzcan fenómenos meteorológicos extremos asociados con el cambio climático, la degradación de la tierra y la pérdida de biodiversidad, sino que también se ven afectados por ellos, por lo que toda respuesta a estos desafíos requiere un enfoque sistémico que aborde de manera holística toda la variedad de cuestiones y sus complejas interrelaciones.

La FAO ya ha colaborado previamente con éxito con la Fundación Rabobank, fundación institucional financiada por el banco, en proyectos encaminados a incrementar los ingresos de pequeños agricultores en Etiopía, Kenya y la República Unida de Tanzanía mejorando su acceso a inversiones e instrumentos financieros.

Photo: ©FAO/
A Kenyan farmer prepares cowpea leaves to be dried for future use.