FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La FAO y el BERD potenciarán la cooperación en el Mediterráneo

Un acuerdo promueve las inversiones del sector privado en la agricultura

Foto: ©FAO/Djibril Sy
Un mercado de productos agrícolas en Marruecos.
21 de marzo de 2012, Roma - La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) están intensificando sus esfuerzos para promover la inversión del sector privado en la agroindustria del sur y el este de la cuenca mediterránea (SEMED, por sus siglas en inglés) a través de una serie de nuevos proyectos de asistencia técnica.

Los proyectos contribuirán al desarrollo de políticas y marcos legales que creen un entorno favorable a la inversión y fomenten la participación del sector privado en los agronegocios.

Los proyectos, los primeros de la iniciativa del BERD Sector privado para la seguridad alimentaria, incluyen debates sobre políticas entre los gobiernos y las empresas privadas agrícolas. La iniciativa se lanzó en 2011 y está financiada por varios donantes.

Mejorar la infraestructura rural, reforzar las normas sobre la inocuidad de los alimentos, y desarrollar capacidades locales mediante una formación adecuada, son algunas de las cuestiones clave que deben abordarse para permitir que los agronegocios del sector privado alcancen su pleno potencial.

La relación de colaboración entre la FAO y el BERD comenzó en 1994 y, desde entonces, las dos instituciones han puesto en marcha más de 80 proyectos de asistencia técnica por un valor total de unos 9,4 millones de dólares EEUU. Estos proyectos han ayudado a solucionar cuellos de botella institucionales y regulatorios, así como a mejorar la transparencia y eficiencia a lo largo de toda la cadena alimentaria en los países en los que opera el BERD.

En virtud de los nuevos contratos firmados hoy y valorados en cerca de 2,2 millones de dólares EEUU, el BERD aportará 1,5 millones y la FAO el resto de la financiación.

Aunando esfuerzos con el BERD, la FAO está aumentando su interacción con el sector privado. Esta iniciativa se produce tras la decisión del Director General de la Organización, José Graziano da Silva, de fortalecer las alianzas con el sector privado y la sociedad civil para luchar contra el hambre y promover el desarrollo sostenible.

Juntos, la agencia de la ONU y el Banco se centran en áreas en las que se complementan mutuamente, combinando la experiencia bancaria del BERD con las habilidades técnicas de la FAO y sus relaciones establecidas de trabajo en los países miembros.

"La FAO acoge con satisfacción la ampliación de su colaboración con el BERD para promover las inversiones del sector privado. La mayoría de las inversiones necesarias para hacer frente a la inseguridad alimentaria en todo el mundo provendrán del sector privado, en colaboración con los gobiernos y la sociedad civil", afirmó el Director General Adjunto de la FAO, Laurent Thomas.

"Los gobiernos en las zonas que operamos a veces han reaccionado a la crisis alimentaria con medidas políticas a corto plazo que desalentaron la inversión privada en la agricultura. Junto con la FAO, podemos ayudar a los países a responder de una manera que equilibre mejor los intereses de consumidores y productores", destacó Gilles Mettetal, Director de Agronegocios del BERD.

"El BERD está expandiendo sus operaciones a los países del sur y este de la cuenca mediterránea, comenzando por Jordania, Egipto, Marruecos y Túnez. Hemos comprobado que los problemas de seguridad alimentaria son muy importantes en una región que es importadora neta de productos alimenticios. Como sabemos, no puede haber seguridad alimentaria sin agricultura, pero la inversión agrícola privada necesita políticas y marcos regulatorios que sean estables y favorables a la inversión", explicó Heike Harmgart, Economista Superior en el BERD.

Socios para la seguridad alimentaria

Aprovechando el exitoso trabajo conjunto, la FAO y el BERD han intensificado su cooperación en los últimos años. Están centrando la cooperación en áreas como la participación del sector privado en los debates sobre políticas; el análisis de la cadena alimentaria para respaldar las decisiones de inversión del BERD; el desarrollo de nuevos instrumentos de financiación y gestión del riesgos agrícolas; la promoción de interacciones equitativas entre los clientes de agronegocios del BERD y sus proveedores agrícolas; y la coordinación de la intervención de las instituciones financieras internacionales en el sector agrícola a través de EastAgri (una red de instituciones financieras que invierten en agricultura en la región en la que actualmente está operando el BERD).