FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

América Latina y el Caribe reafirma su compromiso con la erradicación del hambre

Conferencia Regional también estableció las prioridades para la acción de la FAO en América Latina y el Caribe

Photo: ©FAO/Juan Jose Toha
La Conferencia Regional de FAO se celebra cada dos años y representa el máximo órgano rector y foro de la Organización en la región.
Buenos Aires/Roma, 30 de marzo de 2012 - Atendiendo al llamado del Director-General de la FAO, José Graziano da Silva, los países de América Latina y el Caribe reafirmaron su compromiso con la erradicación del hambre, durante la XXXII Conferencia Regional que concluyó hoy en Buenos Aires.

"Esta iniciativa pertenece a los países y debe ser abrazada por todos: los gobiernos, los parlamentos, la iniciativa privada, la sociedad civil y la academia, porque la lucha contra el hambre no puede ser sólo el compromiso de un Gobierno; tiene que ser una decisión tomada por toda una sociedad", dijo Graziano da Silva.

En la XXXII Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe se debatieron los retos de la agricultura y la alimentación y se definieron las prioridades de trabajo regionales de la FAO para los próximos dos años: seguridad alimentaria, adaptación al cambio climático, agricultura familiar y sanidad e inocuidad agroalimentaria.

En representación de la Presidenta de la República Argentina, Cristina Fernández, el Vicepresidente Amado Boudou participó de la clausura del evento, que contó con la presencia de más de 300 personas, incluyendo a 20 ministros.

Los países también valoraron las soluciones y cambios que la FAO está implementando para enfrentar los desafíos globales.

"Los desafíos que el mundo enfrenta hoy están cada vez más interconectados. No se puede hablar de seguridad alimentaria sin hablar de cambio climático, de desarrollo sin sostenibilidad, o de inclusión social sin hablar de precios de los alimentos," señaló Graziano da Silva.

Por la primera vez, representantes de la sociedad civil participaron con derecho a voz en los debates de la Conferencia Regional de América Latina y el Caribe, junto a los Gobiernos de los países miembros de la FAO. A petición de los movimientos sociales presentes, la Conferencia Regional acordó iniciar un proceso de debate sobre la Soberanía Alimentaria, concepto ya incorporado en leyes de distintos países de la región tales como Ecuador, Nicaragua y Venezuela.

La Conferencia Regional apoyó el fortalecimiento de la presencia de la FAO en los países en desarrollo, con el fin de mejorar la asistencia entregada a estos países en agricultura y seguridad alimentaria. Los países y la FAO comprometieron continuar su apoyo a Haití y resaltaron la importancia fundamental de llevar adelante la Cooperación Sur-Sur.

Brasil destina US$ 20 millones a la lucha contra el hambre en el mundo

Durante la Conferencia Regional, el gobierno de Brasil aumentó su cooperación con la FAO para alcanzar el objetivo de una América Latina y Caribe Sin Hambre y apoyar la promoción de la seguridad alimentaria en otras regiones del mundo.

El nuevo acuerdo contempla una inversión de US$ 20 millones de dólares en estrategias de reducción de la pobreza y de desarrollo rural sostenible, en iniciativas de alimentación escolar, prevención y manejo de desastres y en agricultura familiar.

Durante la Conferencia Regional, también se firmaron entre la FAO y la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), y entre la FAO y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA).

Renovado compromiso con la erradicación del hambre

Los gobiernos renovaron su compromiso con la Iniciativa América Latina y el Caribe Sin Hambre 2025 (IALCSH), un esfuerzo de los países para garantizar que ningún niño, niña, hombre o mujer pasen hambre.

Desde su lanzamiento en 2005, cuatro países han reconocido el derecho a la alimentación en sus Constituciones y siete países han aprobado leyes de seguridad alimentaria o de soberanía alimentaria.

La Iniciativa cuenta con el apoyo de la FAO y con el financiamiento de Brasil y España. Este último país ha aportado más de US$ 80 millones desde el inicio de la Iniciativa.