Firme apoyo a la innovación y las tecnologías digitales en América Latina y el Caribe

La Conferencia Regional de la FAO contó con una asistencia sin precedentes, de más de 540 participantes, y cerca de 30 000 personas la siguieron a través de plataformas digitales

21 de octubre de 2020, Managua (Nicaragua)/Santiago (Chile)/Roma (Italia) - El 36.º período de sesiones de la Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe finalizó hoy con el acuerdo de Miembros de la FAO de aunar esfuerzos para combatir la enfermedad por coronavirus (COVID-19) y promover los sistemas agroalimentarios sostenibles por medio de la innovación, tecnologías digitales, asociaciones y mejoras en los datos, en especial con miras a reforzar las cadenas de valor alimentarias y apoyar a los pequeños agricultores y las comunidades más vulnerables.

Durante la reunión virtual, de tres días de duración (19-21 de octubre), organizada por el Gobierno de Nicaragua, los 33 Miembros en su conjunto, así como representantes de la sociedad civil y el sector privado, destacaron la importancia de desarrollar y aplicar enfoques innovadores para superar los retos en cuanto a la alimentación y la agricultura que se enfrentan en la región, especialmente en lo que respecta a la potenciación del uso de herramientas digitales.

"Necesitamos innovación, datos científicos y tecnologías digitales para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible", dijo el Director General de la FAO, Sr. QU Dongyu, durante el acto, destacando que la innovación y las tecnologías digitales "son el único camino por el que lograremos avanzar".

Varios países de América Latina y el Caribe subrayaron que las políticas y programas destinados a promover las soluciones digitales deberían estar dirigidos especialmente a los pequeños y medianos agricultores familiares, salvando las brechas en la población rural y aprovechando su potencial para lograr un desarrollo inclusivo y sostenible. Se mencionó que la Plataforma Internacional para la Alimentación y la Agricultura Digitales, cuyo desarrollo dirigía la FAO, era un importante instrumento para intercambiar experiencias y coordinar la acción entre los países.

El Director General señaló que la tecnología digital también contribuía a lograr que la Conferencia Regional tuviera un impresionante éxito en cuanto a la asistencia, ya que había contado con un nivel de participación sin precedentes. Participaron en el acto un Primer Ministro, tres Ministros de Relaciones Exteriores, 50 ministros y 40 viceministros y otros 346 funcionarios gubernamentales, así como 103 observadores de una amplia variedad de sectores y organizaciones. Además, se estima que alrededor de 30 000 personas siguieron el desarrollo de la Conferencia a través de plataformas digitales.

"La FAO digital es más transparente, más abierta al diálogo y más inclusiva y, por sobre todas las cosas, puede atender en mayor medida las necesidades y prioridades de sus Miembros", afirmó el Sr. Qu.

Asociaciones y datos mejorados

En la Conferencia Regional se afirmó que, durante la pandemia de la COVID-19, era fundamental fortalecer las asociaciones, el multilateralismo y la solidaridad internacional. En este sentido, los países acogieron con agrado el amplio Programa de la FAO de respuesta y recuperación de la COVID-19 y solicitaron el apoyo del organismo de las Naciones Unidas con miras al diseño, la aplicación y la evaluación de políticas y programas públicos. Se observó que estos deberían centrarse en la creación de empleo, la inclusión social y productiva, una alimentación saludable para toda la población, la alimentación escolar, el acceso al agua para la producción y el consumo y el aumento de la productividad.

"El Programa de la FAO de respuesta y recuperación de la COVID-19 ya se ha puesto en marcha. Debemos trabajar juntos para reducir al mínimo las repercusiones que la pandemia tendrá en nuestros sistemas alimentarios, nuestros medios de vida y nuestra salud", dijo el Director General.

Los países también destacaron la importancia de la recopilación y el análisis de datos para elaborar una nueva generación de políticas y programas públicos, así como de los acuerdos y alianzas entre los sectores público y privado y de las ciencias, las instituciones académicas y la sociedad civil, con miras a promover una gobernanza de los sistemas alimentarios que permita lograr dietas saludables y sistemas alimentarios sostenibles.

En este contexto, los países respaldaron la Iniciativa Mano de la mano para promover mecanismos de cooperación eficaces entre los países beneficiarios y los países donantes, así como para movilizar recursos de instituciones financieras y el sector privado, especialmente en aras de reducir las brechas de desarrollo que afectan a los territorios rurales rezagados de la región. La Iniciativa cuenta con instrumentos de avanzada -la Plataforma geoespacial Mano de la mano y el Laboratorio de datos para la innovación estadística- que prestan apoyo a los países y otras partes interesadas con la recopilación y el análisis de datos para la toma de decisiones y la evaluación de las repercusiones.

Transformar los sistemas alimentarios en favor de una mejor nutrición en la región

La Conferencia Regional celebró un acto especial organizado por el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) con la finalidad de tratar maneras de transformar los sistemas alimentarios y garantizar dietas saludables para todos, titulado "Impulsar la transformación de los sistemas alimentarios para lograr dietas sostenibles y saludables".

La región de América Latina y el Caribe está experimentando una rápida transición nutricional. Desde 2014, el hambre ha vuelto a aumentar, afectando a otros 13 millones de personas, y es probable que la repercusión económica de la pandemia de la COVID-19 conduzca a un aumento de la incidencia del hambre. Hoy en día, casi 48 millones de personas padecen hambre en la región. Al mismo tiempo, los niveles de obesidad también están incrementándose, y afectan a alrededor del 25 % de la población.

"Debemos unir todos nuestros esfuerzos y trabajar juntos, ahora más que nunca antes", dijo el Director General de la FAO, Sr. QU Dongyu, al inaugurar el acto especial. "Porque no vamos camino de erradicar el hambre, la inseguridad alimentaria y todas las formas de malnutrición para 2030. Y porque la pandemia de la COVID-19 llega en un momento en que la inseguridad alimentaria ya aumentaba en la región".

Observó que la pandemia y las medidas de contención relacionadas eran especialmente perjudiciales para los pequeños Estados insulares en desarrollo, que dependen en gran medida de la importación de alimentos, y llamó a los países de la región a intensificar sus esfuerzos por lograr que los sistemas alimentarios sean más eficientes, saludables y sostenibles, destacando que la transformación de los sistemas agroalimentarios debería estar dirigida y controlada por los países.

Por su parte, el Presidente del CSA y Representante Permanente de Tailandia ante los organismos con sede en Roma, Sr. Thanawat Tiensin, señaló que todos los miembros del CSA están negociando actualmente las Directrices voluntarias del CSA sobre los sistemas alimentarios y la nutrición, que se prevé que serán aprobadas en la próxima sesión plenaria del CSA, en febrero de 2021. Instó a todas las partes interesadas, entre ellos los gobiernos, los parlamentarios, el sector privado y la sociedad civil, a mejorar la coordinación intersectorial en materia de políticas y a aunar esfuerzos para traducir las políticas en acción.

Durante el acto, se unieron al Director General de la FAO y el Presidente del CSA el Senador Jorge Pizarro, de Chile, Presidente del Parlamento de América Latina y el Caribe (PARLATINO); Marisa Macari, de El Poder del Consumidor (México), Representante del Mecanismo de la sociedad civil del CSA; y María Nelly Rivas, de Cargill, Representante del Mecanismo del sector privado del CSA, así como encargados de formular políticas y expertos de la región.

El CSA fue establecido en 1974 y es un organismo intergubernamental que sirve de foro en el sistema de las Naciones Unidas para el examen y el seguimiento de las políticas relativas a la seguridad alimentaria mundial. Se considera que es la plataforma más inclusiva del sistema de las Naciones Unidas.

En sus palabras de clausura ante la Conferencia Regional, el Presidente y Ministro de Agricultura y Ganadería de Nicaragua, Sr. Edward Centeno Gadea, subrayó la importancia de la labor de la FAO con vistas a prestar apoyo a las familias rurales, especialmente a aquellas más vulnerables, y afirmó que "combatir la pobreza es un acto de paz".

Puede consultarse más información sobre la Conferencia Regional para América Latina y el Caribe aquí.

Photo: ©FAO/
El Director General de la FAO QU Dongyu y Edward Centeno Gadea, Ministro de Agricultura y Ganadería de Nicaragua y Presidente de la Conferencia.