El Director General destaca la necesidad de valorar el agua por cuanto ello podría “cambiar las reglas del juego” en el Cercano Oriente

En la Primera Conferencia Internacional sobre el Agua de Bagdad, la FAO expone la importancia de políticas de asignación sostenible

13 de marzo de 2021, Bagdad/Roma - La gobernanza, la innovación y la creación de capacidad son el mejor camino para hacer frente a la escasez de agua en el Iraq y sus países vecinos, que son cuna de civilizaciones agrícolas desde hace 5 000 años, dijo hoy el Director General de la FAO, Sr. QU Dongyu.

"Una gobernanza del agua eficaz precisa de transparencia, la participación significativa de las diversas partes interesadas y el establecimiento de mecanismos sólidos de rendición de cuentas", indicó.

El Director General intervino en la primera Conferencia Internacional del Agua de Bagdad, celebrada con el fin de promover el intercambio de conocimientos y el debate sobre las políticas para superar los problemas de escasez de agua, especialmente en la región.

La disponibilidad de agua dulce renovable per cápita en el Cercano Oriente y África del Norte es inferior al 10 % de la media mundial y una de cada cinco personas vive en zonas agrícolas con niveles muy altos de déficit y escasez de agua, según el informe de la FAO sobre El estado mundial de la agricultura y la alimentación de 2020.

El Director General declaró que la transformación de los sistemas agroalimentarios era fundamental para el mandato de la Organización de proporcionar dietas más inocuas, asequibles y saludables a una población mundial en rápido crecimiento, al tiempo que señalaba que "el agua es la esencia de la vida y es básica para los sistemas agroalimentarios" y añadía que esperaba visitar el Iraq tan pronto como las condiciones lo permitieran.

Participaron asimismo en la sesión inaugural de este acto de gran transcendencia de dos días de duración: el Primer Ministro del Iraq, Excmo. Sr. Mustafa Al-Kazemi, representado por el Ministro de Planificación; el Príncipe El Hassan Bin Talal del Reino Hachemita de Jordania; el Ministro de Recursos Hídricos del Iraq; la Sra. Irena Vojackova-Sollorano, Representante Especial Adjunta del Secretario General de las Naciones Unidas; así como los enviados especiales para el agua de Turquía y los Países Bajos, el Embajador de los Estados Unidos en el Iraq, el Jefe regional de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación y el Jefe del Comité parlamentario de Agricultura, Agua y Tierras Pantanosas del Iraq.

Entre los demás participantes, de manera presencial y virtual, se encontraban los ministros de asuntos hídricos de toda la Liga de los Estados Árabes, diplomáticos, representantes de organizaciones regionales e internacionales pertinentes relacionadas con dichos asuntos, así como el sector privado.

Junto con el hincapié de la FAO en la importancia de métodos robustos y sostenibles de contabilidad del agua, la labor de investigación presentada y las deliberaciones mantenidas en la Conferencia abarcaban ámbitos como el alcance de la cooperación regional e internacional para mitigar el déficit de agua, en particular la colaboración en la gestión de las cuencas de los ríos Éufrates y Tigris, el modo de proteger las infraestructuras de agua frente a los grupos terroristas y las catástrofes naturales, los efectos adversos del cambio climático, las perspectivas para la tecnología moderna, el uso de sistemas de información geográfica en la gestión y el control de presas, la reutilización del drenaje, así como las nuevas formas de almacenamiento de las aguas subterráneas para riego elaboradas en la ciudad de Kerbala.

Reconocer el valor del agua

Los funcionarios técnicos y regionales de la FAO condujeron una sesión técnica de la conferencia de dos horas de duración que se centró en los elementos necesarios para la planificación estratégica de la asignación de los recursos hídricos con vistas a fomentar economías viables, sociedades equitativas y ecosistemas resilientes.

Tras señalar que en la agricultura se empleaba más agua por unidad de superficie de tierra y se obtenía la rentabilidad económica más baja en comparación con otras actividades o sectores, la FAO hizo hincapié en que los sistemas de contabilidad del agua sólidos y fiables eran un requisito esencial para que los países formularan políticas basadas en hechos comprobados y sólidas desde el punto de vista cuantitativo destinadas a asignar el agua, organizar su distribución y asegurar su accesibilidad.

Muchos países de la región del Cercano Oriente y África del Norte han seguido sosteniendo o incluso expandiendo la asignación de agua para agricultura, principalmente motivados por políticas alimentarias de autosuficiencia intensificadas por la crisis de los precios de los alimentos de 2008 y 2009 y la inquietud de que las tendencias geopolíticas y el cambio climático no permitan garantizar un comercio mundial de alimentos abierto ni unos precios asequibles. Sin embargo, si el agua se considera en esencia gratuita y, por lo tanto, está infravalorada, puede que los agricultores y las instancias decisorias no contribuyan de la mejor manera a la seguridad alimentaria y la autosuficiencia. El tratamiento del agua como un producto básico con un valor real de mercado podría "cambiar las reglas del juego", apuntó el Director General.

La contabilidad integral del agua pone de manifiesto que el uso del agua en la agricultura ofrece otros réditos sociales, políticos y económicos con beneficios netos como el aumento de la seguridad alimentaria, el desarrollo rural, las oportunidades de empleo, la protección de la biodiversidad, la estabilidad social y la conservación del patrimonio cultural. Entre los proyectos exitosos relacionados con el agua que apoya la FAO en la región figura el centro de producción acuícola avanzada de los Emiratos Árabes Unidos en el desierto.

A mayor escala, la FAO ha puesto en marcha una iniciativa contra la escasez de agua para el Cercano Oriente y África del Norte con miras a promover la colaboración regional. El Director General señaló asimismo bienes públicos mundiales como la Base de datos de acceso libre sobre la productividad del agua de la FAO, que utiliza teleperceptores para hacer un seguimiento de la productividad del agua, y su Plataforma de datos geoespaciales Mano de la mano, así como otros servicios.

En vista de las tecnologías digitales y de otra índole que ofrecen nuevas soluciones, es esencial que los países de la región velen por que los ciudadanos sepan cómo utilizarlas. El Sr. QU hizo hincapié en que es fundamental un proyecto integral y bien coordinado de creación de capacidad a fin de que las futuras generaciones estén preparadas para el mundo digital. Añadió que era de suma importancia subsanar la insuficiencia de conocimientos, especialmente en el Iraq debido al conflicto que había dificultado la educación y el desarrollo de la capacidad durante tantos años.

La FAO en el Iraq

Como la mayoría de los países de la región, Iraq padece una grave escasez de agua que se puede abordar eficazmente mejorando la cooperación sobre las aguas transfronterizas de los ríos Tigris y Éufrates

La FAO lideró el componente de reconstrucción de la agricultura y los sistemas hídricos del programa de las Naciones Unidas de recuperación y resiliencia en el Iraq tras el conflicto y condujo asimismo un estudio en profundidad del sector agrícola en la región del Kurdistán, en el norte del país, donde la Organización había abierto una oficina y estaba prestando apoyo para que los servicios de veterinaria hicieran un seguimiento de las enfermedades transfronterizas y zoonóticas.

Las nuevas iniciativas de la FAO en el país comprenden el apoyo a la población urbana vulnerable de Basora -centro de una crisis de agua en 2018- y ayuda para fomentar sistemas agroalimentarios resilientes en el sur del Iraq -una zona que ha sido cuna de la agricultura tradicional durante miles de años y que se encuentra en riesgo de desecación-. La Organización también está rehabilitando pozos y proporcionando unidades solares de bombeo para restaurar la red de riego de Al-Jazeera en las zonas liberadas del norte del Iraq.

En la sesión técnica de la FAO se exhortó a una mayor cooperación en cuanto al aprovechamiento del agua a todos los niveles, la asignación de los recursos hídricos con la vista puesta en los réditos presentes y futuros en los ámbitos de la sostenibilidad social, económica y ambiental y la adopción de enfoques de gestión que fomentaran el reconocimiento de los costos y beneficios para el medio ambiente. Para los gobiernos es de especial importancia la coordinación interministerial a fin de mejorar el entendimiento de los posibles efectos indirectos en los distintos sectores y la política general de desarrollo del país.


Photo: ©FAO
El Director General intervino en la primera Conferencia Internacional del Agua de Bagdad, celebrada con el fin de promover el intercambio de conocimientos y el debate sobre las políticas para superar los problemas de escasez de agua, especialmente en la región.