FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Los precios de los alimentos se estabilizan pero siguen altos

Este año la abundancia de suministros coincide con una fuerte demanda

Photo: ©FAO/Alessia Pierdomenico
Los precios de los alimentos caen en abril
3 de mayo de 2012, Roma - Los precios alimentarios a nivel mundial medidos por el Índice de la FAO para los precios de los alimentos cayeron tres puntos (el 1,4 por ciento) en abril de 2012 con respecto a marzo, pero parecen haberse estabilizado a un nivel relativamente alto de 214 puntos, según informó hoy la Organización de la ONU.

El descenso fue el primero tras tres meses consecutivos de incrementos. Aunque el índice se encuentra a un nivel significativamente más bajo desde su nivel récord de 235 puntos de abril de 2011, está todavía muy por encima de los niveles por debajo de 200 puntos que tenía antes de la crisis alimentaria de 2008.

El índice aparece en la última edición del informe Perspectivas Alimentarias, un análisis de los mercados mundiales que la FAO publica de forma semestral. Se señala que las perspectivas para la segunda mitad de este año y comienzos del próximo indican que el suministro mejora en general y que la demanda continúa siendo fuerte.

En consecuencia, la factura mundial por importación de alimentos en 2012 podría descender hasta los 1,24 billones de dólares EEUU, con un ligero descenso respecto al récord del año pasado, en que alcanzó 1,29 millones, según el informe de la FAO.

Producción récord de cereales

La previsión para la producción de cereales señala un modesto aumento en 2012, con un nuevo récord de 2 371 millones de toneladas, comparadas con los 2 344 millones de 2011.

Sin embargo, dentro del sector cerealero, está previsto que la producción de trigo en 2012 caiga un 3,6 por ciento con respecto a 2011, hasta los 675 millones de toneladas, con los mayores descensos anunciados en Ucrania, seguida de Kazajstán, China, Marruecos y la Unión Europa. Este descenso previsto coincide con las perspectivas de una ligera reducción de la utilización total de trigo en la temporada comercial 2012/13.

La menor producción de trigo queda compensada por una producción récord de cereales secundarios, calculada en 1 207 millones de toneladas para 2012, en comparación con los 1 164 millones de toneladas de 2011, que ya fue en sí un año récord. Pero este incremento -que se espera con motivo de un fuerte del aumento de las plantaciones en Estados Unidos- no será suficiente para aliviar la actual tensión en el mercado, ya que el nivel muy bajo de reservas iniciales continuará ejerciendo presión sobre los precios.

Se espera que la producción de arroz crezca el 1,7 por ciento en 2012, hasta los 488 millones de toneladas, pero el aflojamiento de la demanda de importaciones y el regreso de la India como uno de los principales exportadores mantendrán los precios bajos. La producción mundial de arroz de este año debería ser superior a la demanda por octavo año consecutivo.

Las semillas oleaginosas no cubren la demanda

Tras dos temporadas de suministro relativamente abundante, en 2011/12, el mercado para las semillas oleaginosas y productos derivados volverá a estar sometido a tensiones. La producción mundial de oleaginosas no será suficiente para satisfacer una demanda creciente de aceite y carne. La producción mundial de soja se estima descenderá en cerca del 10 por ciento, una de las mayores caídas interanuales registradas hasta ahora. Mientras que el resto de los cultivos oleaginosos -aparte de la soja- compensarán parcialmente el descenso, el total de la producción caerá al mínimo de tres años, con un 4 por ciento menos respecto a la temporada pasada. Los precios internacionales de los cultivos oleaginosos y sus productos derivados, que han sufrido una fuerte subida desde enero, parece que permanecerán estables.

La producción mundial de azúcar en 2011/2012 se incrementará en cerca de 8 millones de toneladas (un 4,6 por ciento) en 2010/11, alcanzando cerca de 173 millones de toneladas. Por segundo año consecutivo, se espera que la producción supere al consumo, con un superávit calculado en cerca de 5,4 millones de toneladas que ayudará a restablecer un nivel de reservas relativamente bajas.

El aumento de la producción de azúcar se atribuye a la gran ampliación en superficie plantada y uso de insumos, empujado por unos precios sólidos a nivel internacional y mejores condiciones meteorológicas. Un descenso de producción en Brasil -el mayor productor mundial- será compensado por los incrementos en otros grandes países productores, incluyendo Tailandia y la India.

Incrementos para carne, pescado y productos lácteos

Empujada exclusivamente por los incrementos en la producción avícola y de carne porcina, la producción mundial de carne aumentará en cerca del 2 por ciento, hasta 302 millones de toneladas en 2012. La mayor parte del incremento en el sector se originará en los países en desarrollo. Se espera que la actual batalla por los mercados se intensifique en 2012, ya que el aumento de producción es los países importadores clave ralentizará la expansión mundial del comercio de carne. Este hecho, combinado con el suministro limitado en los países desarrollados exportadores, hace que el mercado se vaya desplazando hacia los países en desarrollo, en particular Brasil e India.

La producción mundial de leche en 2012 se calcula crezca un 2,7 por ciento, hasta los 750 millones de toneladas. Se espera que Asia sea responsable de la mayor parte de este incremento, pero se prevé mayor producción en la mayoría de las regiones. El comercio mundial de productos lácteos continuará su expansión en 2012. La demanda permanece firme, con importaciones que se calcula alcanzarán 52,7 millones de toneladas de unidades equivalentes de leche. Asia seguirá siendo el principal mercado, seguido del norte de África, Oriente medio y Latinoamérica y el Caribe.

La demanda sostenida de pescado y productos pesqueros está impulsando la producción acuícola en todo el mundo y empuja los precios al alza, a pesar de cierta resistencia de los consumidores en los mercados más tradicionales en Europa meridional. La producción total anual se espera crezca un 2,1 por ciento, hasta los 157, 3 millones de toneladas, gracias a un 5,8 por ciento de aumento de la producción de la acuicultura, que compensa con creces el ligero descenso de la pesca de captura tras las limitaciones impuestas en la captura de pequeños peces pelágicos del Pacífico.