FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Precios más bajos de los alimentos deben conducir a la reducción del hambre, según el Director General de la FAO

El Consejo de gobierno inicia sus reuniones informando a los países miembros sobre la situación alimentaria mundial y las reformas internas

Photo: ©FAO/Alessia Pierdomenico
El Director General, José Graziano da Silva, en la sesión inaugural del Consejo de gobierno de la FAO.

11 de junio 2012, Roma - La caída de precios alimentarios a causa de las buenas cosechas y el aumento de las reservas debería significar una reducción en el número de hambrientos en el mundo en 2012, afirmó hoy el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, en la sesión inaugural del Consejo de gobierno la Organización.

"Eso significa que deberíamos esperar una reducción en el número de personas hambrientas en el mundo en 2012", dijo.

Sin embargo, Graziano advirtió que la situación de la seguridad alimentaria en el Sahel y el Cuerno de África se encontraba todavía en un estado crítico. Dio las gracias a los países que situaron África y la seguridad alimentaria entre sus principales prioridades, y pidió a los países en desarrollo que refuercen igualmente su cooperación.

Elogió la respuesta de la comunidad internacional a la reciente hambruna en Somalia. "En Somalia, una combinación de lluvias abundantes y esfuerzos centrados y coordinados de la comunidad internacional, incluida la labor que la FAO hizo con nuestra agencia gemela, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y UNICEF, nos ha permitido superar las condiciones de hambruna en sólo seis meses", dijo.

Sin embargo, Graziano da Silva advirtió que los logros en Somalia siguen siendo frágiles y que se necesita un esfuerzo sostenido para prevenir una repetición de esa tragedia.

Graziano da Silva, que asumió el cargo en enero, pidió al Consejo que apruebe las medidas de reforma que ha presentado.

"En esta sesión -dijo- se tratarán temas que van a determinar la capacidad futura de la FAO para contribuir a un mundo con seguridad alimentaria. Aquí se incluyen la descentralización, nuevos ajustes en el programa de trabajo y presupuesto, y la orientación estratégica de la FAO".

Las medidas incluyen la reestructuración de algunas partes de la Organización, con la transferencia de muchos servicios de la sede y personal a las oficinas de los países de la FAO y poder estar más cerca de los problemas del subdesarrollo y el hambre.

El Consejo, que permanecerá reunido hasta el viernes, está integrado por representantes de los países miembros de la FAO. Elegido por la Conferencia de la FAO, máximo órgano de gobierno de la organización, los miembros del Consejo se reúnen cada seis meses para llevar a cabo la supervisión ejecutiva de los programas y las actividades presupuestarias.