FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La FAO y sus socios piden un mayor esfuerzo para reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos

La iniciativa SAVE FOOD apunta a reducir las pérdidas de alimentos e impulsar la sostenibilidad

Foto: ©FAO/Sia Kambou
Gran parte del desperdicio de alimentos puede reducirse durante al procesado
13 de junio de 2012, Roma - La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y sus principales socios han solicitado a empresas y organizaciones en todo el mundo que se unan a la iniciativa "SAVE FOOD" ("ahorrar alimentos", ndr), un esfuerzo a nivel mundial destinado a reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos.

Fundada en 2011, SAVE FOOD -una iniciativa mundial sobre la reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos-, tiene como objetivo reducir los aproximadamente 1 300 millones de toneladas de alimentos que se pierden o desperdician cada año. Las pérdidas anuales se valoran en cerca de un billón de dólares EEUU.

La campaña SAVE FOOD tiene en la actualidad más de 50 socios. La FAO, junto con la Messe Düsseldorf GmbH, que organiza ferias comerciales, y la Interpack, una feria de envases y procesados, han invitado a nuevos socios del sector privado, así como organizaciones sin ánimo de lucro que participan en la cadena de suministro de alimentos ,a unirse al esfuerzo y contribuir con su experiencia.

Las nuevas tecnologías, mejores prácticas, la coordinación, y las inversiones en infraestructura, -desde la producción de alimentos hasta el consumo- son fundamentales para la reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos.

Sostenibilidad

"Con 900 millones de personas que sufren hambre en el mundo y un billón de dólares en juego, la acción conjunta en la reducción de las pérdidas y el desperdicio pueden mejorar los medios de subsistencia, la seguridad alimentaria y reducir al mínimo el impacto ambiental", dijo Gavin Wall, al frente de la Dirección de Infraestructura Rural y Agroindustrias de la FAO.

Un tercio de los alimentos producidos en el mundo para el consumo humano se tira o se pierde, así como los recursos naturales utilizados para su producción. Las pérdidas mundiales de alimentos y desechos en los países industrializados ascienden a aproximadamente 680 000 millones de dólares EEUU y a 310 000 millones en los países en desarrollo.

"Mejorar la seguridad alimentaria mediante la reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos es un reto que todos compartimos, y será un tema central de debate en la Conferencia sobre Desarrollo Sostenible de la ONU de Río+20", añadió Wall.

"Incluso si sólo una cuarta parte de los alimentos que actualmente se pierden o se desperdician en todo el mundo puede ser recuperado, sería suficiente para alimentar a 900 millones de personas hambrientas en el mundo ", aseguró Robert van Otterdijk, Jefe de Equipo de SAVE FOOD.

Impacto de largo alcance

A pesar de que las pérdidas de alimentos se producen en todas las etapas de la cadena de suministro de alimentos, las causas y su impacto en todo el mundo son diferentes.

En los países en desarrollo, las pérdidas de alimentos afectan sobre todo a los pequeños agricultores. Casi el 65 por ciento de las pérdidas ocurren en las etapas de producción, post-cosecha y procesamiento. Por ejemplo, un proyecto en marcha en Gambia que adopta el enfoque de "una aldea, un producto" está ayudando a los agricultores a reducir sus pérdidas de manera significativa.

En los países industrializados, los residuos de alimentos a menudo se producen a nivel minorista y del consumidor debido a la mentalidad de "usar y tirar". Los residuos per cápita originado por los consumidores son de entre 95-115 kilogramos al año en Europa y Norteamérica, mientras que los consumidores en África subsahariana y el Sudeste asiático no pasan de 6-11 kg anuales.