FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Hollande y Graziano da Silva: la coordinación internacional ayuda a estabilizar los precios de los alimentos

La FAO y Francia piden aumentar el apoyo a corto y largo plazo a las poblaciones vulnerables

Photo: ©FAO/AFP/Bertrand Langlois
Francois Hollande y José Graziano da Silva

18 de septiembre de 2012, París/Roma - Una mejor coordinación International y un mayor intercambio de información están ayudando a aliviar la presión sobre los mercados, según afirmaron el Presidente de Francia, François Hollande y el Director General de la FAO, José Graziano da Silva en el curso de un encuentro que mantuvieron ayer en París.

"Francia comparte la posición de la FAO y la ONU de que no nos encontramos ante una crisis de precios alimentarios, pero tenemos que mantener la vigilancia", aseguró Graziano da Silva.
En el curso de la reunión, Graziano da Silva reconoció el papel desempeñado por Francia para situar la seguridad alimentaria y la volatilidad de los precios alimentarios en la agenda internacional.

El presidente Hollande señaló por su parte que "el viejo orden ya no existe, pero el nuevo todavía no ha hecho su aparición", incluyendo la necesidad de crear nuevos acuerdos de gobernanza para abordar adecuadamente el hambre y los nuevos desafíos a la seguridad alimentaria a largo plazo".

"Agradecemos a Francia su liderazgo en estas cuesiones", señaló Graziano da Silva. "El establecimiento por parte del G20 -añadió- del Sistema de Información sobre Mercados Agrícolas (SIMA) en 2011 es importante para mejorar la información sobre los mercados y reducir la volatildad".
El SIMA se estableció en 2011 para mejorar la transparencia y el flujo de información sobre los mercados mundiales, junto al denominado Foro de Reacción Rápida (RRF) para promover una mejor coordinación a través de respuestas normativas a la volatilidad de los precios alimentarios. Francia ha presidido el SIMA desde su creación. A finales de este mes, EEUU asumirá la presidencia por un período de doce meses.

"Francia ha realizado un muy buen trabajo presidiendo el SIMA durante el primer año", indicó Graziano da Silva.

El Director General expresó su apoyo a la convocatoria de una reunión de los ministros de Agricultura del G20 en la sede de la FAO en Roma el próximo 16 de octubre, aprovechando que algunos de ellos ya han confirmado su presencia en la ceremonia del Día Mundial de la Alimentación y en el período de sesiones del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial que se desarrollará esa misma semana.

El encuentro propuesto permitiría analizar el progreso realizado hacia una mejor gobernanza de los mercados alimentarios desde que se estableció el SIMA.

En el primer encuentro oficial mantenido hasta ahora, Hollande reafirmó también su compromiso con la Organización de la ONU y elogió el trabajo que realiza Graziano da Silva.

Reservas de alimentos

Una de las opciones a debate para hacer frente al impacto de la volatilidad de los precios de los alimentos en los países pobres ha sido la creación de reservas estratégicas de seguridad alimentaria, para proporcionar ayuda de emergencia en situaciones de crisis, dirigida a los países. Francia ha confirmado su apoyo a un código de conducta para la gestión de reservas alimentarias para emergencias humanitarias. Ya se está trabajando en este código de conducta con la participación de todos las partes interesadas, según afirmó el Director-General de la FAO.

Graziano da Silva y Hollande hicieron hincapié en que esas reservas no deben destinarse a intentar intervenir en el mercado y establecer un techo a los precios, sino más bien para servir de colchón -junto con otros mecanismos de redes de seguridad- frente a cualquier evento que pueda amenazar la seguridad alimentaria nacional.

Sahel

La necesidad de aumentar la ayuda a corto, medio y largo plazo a los países pobres en desarrollo, como los del Sahel, fue otro de los temas abordados en la reunión de París.

"Vamos a trabajar junto con otros socios para aumentar la asistencia a los países del Sahel. Nuestro objetivo será prevenir nuevas crisis y reforzar la capacidad de resistencia de las poblaciones vulnerables, con un énfasis especial en la promoción de las inversiones agrícolas y el apoyo a los medios de subsistencia de los pastores ", explicó el responsable de la FAO.

El Programa de la FAO para la emergencia en el Sahel beneficia actualmente a 3,8 millones de personas en los campos de la producción alimentaria y ganadera, protección de los animales domésticos y asistencia técnica y actividades relacionadas, así como la lucha contra la langosta del desierto.

La región del Sahel de África ha sido duramente golpeada por una serie de sequías, conflictos y plagas. En la actualidad, 18,7 millones de personas se enfrentan en esta región a la inseguridad alimentaria y nutricional.

El incremento del apoyo al Sahel se discutió en el marco de un nuevo acuerdo de cooperación firmado por Francia y la FAO.

Francia y la FAO renuevan su acuerdo marco

Durante la visita del Director General a París, Francia y la FAO firmaron un acuerdo de cuatro años para reforzar su cooperación.

El acuerdo fortalece la sólida cooperación ya existente, y se centra en cuestiones emergentes de seguridad alimentaria y agrícolas: la necesidad de una mayor sostenibilidad en nuestro sistema alimentario, la necesidad de aumentar la resiliencia de las poblaciones vulnerables, de reforzar nuestra labor para establecer normas a nivel mundial y aplicarlas a nivel de los países y la necesidad de seguir aumentando la participación de todos los actores: gobiernos, organizaciones internacionales y regionales, comunidad científica, el sector privado, la sociedad civil y las organizaciones no gubernamentales.

El Director General y el Ministro delegado para el Desarrollo de Francia, Pascal Canfin, firmaron el acuerdo en una ceremonia a la que también asistió el Ministro francés de Agricultura, Stéphane Le Foll.

Organización Mundial de Sanidad Animal

Al comienzo de la jornada, Graziano da Silva también se reunió con Bernard Vallat, Director General de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), organismo que tiene su sede en París. Acordaron trabajar en un acuerdo formal para hacer frente a las duplicidades en los mandatos de los dos organismos y facilitar y mejorar su cooperación.

Entre las cuestiones prioritarias que abordaron en el encuentro se incluyen el control progresivo de las enfermedades animales transfronterizas, estrategias conjuntas y grupos de trabajo sobre la fiebre aftosa, la peste de los pequeños rumiantes y la fiebre del Valle del Rift, el emplazamiento de centros regionales de sanidad animal y el trabajo conjunto en enfermedades originadas en los alimentos y la vida silvestre, en el medio acuático o la acuacultura.

Graziano da Silva subrayó que la labor de la FAO en este campo debe centrarse en el mandato básico de la Organización de luchar contra el hambre, la desnutrición y la pobreza extrema.