FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Mercados de alimentos básicos más equilibrados en 2013/14

El último informe de la FAO "Perspectivas Alimentarias" anuncia cosechas récord y un aumento de las reservas

Photo: ©FAO/Marco Salustro
El último informe de la FAO "Perspectivas Alimentarias" anuncia cosechas récord y un aumento de las reservas
13 de junio de 2013, Roma - Los mercados de productos alimentarios básicos, en particular los cereales, se comportarán de manera más equilibrada en 2013/14, según las previsiones del informe Perspectivas Alimentarias de la FAO publicado hoy.

Las importaciones mundiales de alimentos en 2013 se calculan de forma provisional en 1,09 billones de dólares EEUU, cercanas al nivel del año pasado, pero un 13 por ciento por debajo del récord de 2011, según el informe semestral sobre los mercados alimentarios mundiales que elabora la Organización de la ONU. La factura más elevada para el pescado y los productos pecuarios compensará los gastos más bajos en la mayoría de los otros productos básicos, especialmente el azúcar.

Se espera que las perspectivas de abundantes cosechas nacionales de los países menos adelantados (PMA), los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos (PBIDA) y los países de África subsahariana, limiten sus necesidades de importación.

Con el aumento previsto de la cosecha mundial de cereales a un récord de 2 460 millones de toneladas en 2013, los precios de los cereales podrían relajarse, con mercados cada vez más calmados, siempre según el informe de la FAO.

Las indicaciones más recientes apuntan a un mayor equilibrio entre la oferta y la demanda mundial de cereales en la nueva campaña comercial 2013/14. Después de una situación relativamente tensa y de altos precios en 2012/13, "las buenas perspectivas de producción y una reposición probable de las existencias mundiales podrían allanar el camino para mercados más tranquilos y una cierta relajación de los precios en la nueva temporada", dice el informe.

El pronóstico de producción récord de cereales de este año supondría un aumento del 6,5 por ciento respecto al nivel reducido del año pasado, apoyado por una mayor producción mundial de trigo y un fuerte repunte previsto de la producción de maíz en Estados Unidos. La producción de arroz también se espera aumente en 2013, a pesar de que la preocupación por la disminución de los precios podría frenar su crecimiento.

Aumenta la utilización

La utilización mundial de cereales alcanzaría los 2 402 millones de toneladas en 2013/14, un 3 por ciento por encima respecto a 2012/13. Gran parte del crecimiento derivará de un mayor uso de maíz para piensos y fines industriales en EEUU.

Se prevé además que el uso total de cereales secundarios para piensos será mayor en los países en desarrollo que en los desarrollados por segundo año consecutivo.

En base a las perspectivas actuales, a finales de la temporada de 2014, las existencias mundiales de cereales podrían registrar una recuperación del 11 por ciento y situarse en 569 millones de toneladas, el nivel más alto en doce años.

Igualmente se prevé que el comercio mundial de cereales alcance los 306 millones de toneladas en 2013/14, nivel similar al de 2012/13. Una reducción del comercio de trigo compensará un repunte en el de maíz, mientras que el comercio de arroz en 2014 apenas experimentará cambios.

Entre las previsiones para otros productos básicos destacan:

Azúcar - La producción mundial de azúcar en 2012/13 se espera aumente en 4,8 millones de toneladas (un 2,8 por ciento) hasta los 180 millones de toneladas, con un superávit de 6,6 millones de toneladas. El aumento de la producción en Brasil, Estados Unidos, Australia y China, debería compensar la disminución en la India, la Unión Europea y Tailandia. Se pronostica que el consumo mundial de azúcar aumentará en un 2 por ciento en 2012/13, ante la caída de los precios a nivel doméstico.

Carne - La producción mundial de carne se calcula en 308,2 millones de toneladas en 2013, un modesto aumento de 4,3 millones de toneladas (un1,4 por ciento) respecto a 2012. Mientras que los productores de muchos países se siguen enfrentando a precios elevados de los piensos, éstos comenzaron a caer en 2012, y podrían bajar aún más en 2013.

Leche y productos lácteos - Los precios internacionales de los productos lácteos registraron un fuerte crecimiento durante los primeros cuatro meses de 2013, especialmente en marzo y abril, y se espera que los precios permanezcan altos en los próximos meses. La causa principal de este aumento ha sido un brusco retroceso en la producción de leche de Nueva Zelanda.

Pescado y productos pesqueros - La producción mundial debería alcanzar un nuevo nivel récord en 2013, superando por primera vez los 160 millones de toneladas. El pescado para consumo humano directo también aumentará significativamente en 2013 al destinarse una parte menor de las capturas a la producción de harina de pescado. En términos per cápita, el consumo total mundial de pescado se está acercando a 20 kg por persona al año, con casi la mitad de esta cantidad procedente de la acuicultura.

Semillas oleaginosas – Las expectativas de una notable recuperación de la producción mundial de semillas oleaginosas en 2012/13, unidas a una desaceleración del crecimiento del consumo, han dado lugar a un debilitamiento de los precios mundiales. Los pronósticos iniciales positivos para 2013/14 sugieren una situación de oferta y demanda mundial más equilibrada, y por lo tanto una relajación general de los precios.

Un apartado especial para la quinua

En una sección especial sobre la quinua –tras haber sido declarado 2013 "Año Internacional de la Quinua" por las Naciones Unidas- Perspectivas alimentarias señala que este cultivo andino tiene un enorme potencial para la expansión de su producción y comercio.

"Se espera que la demanda mundial siga creciendo con fuerza en los próximos años, impulsada principalmente por los países desarrollados, donde el gasto en alimentos naturales y más saludables es una tendencia al alza", asegura el informe.

También se señala que hay potencial para introducir la quinua como nuevo cultivo en otras partes del mundo además de los Andes, debido a su resistencia y su escasa necesidad de agua.