FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Ayudar a los países a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de la agricultura

Nuevas orientaciones de la FAO sobre cómo la planificación del desarrollo agrícola puede ayudar a combatir las causas del cambio climático

Foto: ©FAO/Sergey Kozmin
Los campesinos tienen que involucrarse en los esfuerzos nacionales para mitigar los gases de efecto invernadero de la agricultura

6 de agosto de 2013, Roma – Mientras resultan cada vez más evidentes las consecuencias del cambio climático sobre los sistemas mundiales de producción de alimentos, queda mucho por hacer para aprovechar el potencial de la agricultura para mitigar el calentamiento global, según un nuevo documento de orientación de la FAO publicado hoy.

La agricultura es responsable directa de más del 10 por ciento de todos los gases de efecto invernadero de origen humano (GEI), según datos de la FAO. Pero la mejora de las prácticas agrícolas ofrece la posibilidad de reducir estas emisiones y retener el carbono atmosférico, al tiempo que se incrementa la resiliencia de los sistemas de producción agrícola, según el documento Planificación nacional para la mitigación de los GEI en la agricultura, publicado por el Programa de Mitigación del Cambio Climático en la Agricultura (MICCA, por sus siglas en inglés).

Pero al mismo tiempo, advierte la FAO, los avances en la elaboración de planes de mitigación de los GEI en la agricultura -así como en la asignación de fondos para proyectos de cambio climático en el sector agrícola-, dejan mucho que desear.

El documento de orientación tiene como objetivo ayudar a solucionar estas deficiencias proporcionando asesoramiento gradual y ejemplos de planificación nacional para la mitigación de los GEI en los sistemas de producción alimentaria, así como poner de relieve las oportunidades para los países en desarrollo de conseguir financiación para hacer frente al cambio climático para la agricultura.

Los ejemplos de procesos de planificación de la mitigación existentes en los países en desarrollo ofrecen opciones para abordar los elementos clave de la planificación de forma específica en cada país, así como enfoques para la participación de los pequeños agricultores en el proceso de planificación.

Principios generales válidos

Aunque las oportunidades y los procesos de planificación puede variar de un país a otro según las circunstancias locales, existen una serie de principios generales válidos, defiende la FAO.

En primer lugar, las iniciativas de mitigación en la agricultura deberían realizarse en el contexto de apoyo al desarrollo agrícola y la seguridad alimentaria, debiendo los planificadores aclarar desde el principio cómo la mitigación contribuye a los objetivos nacionales de desarrollo.

La planificación participativa y la cooperación intersectorial serán importantes para el éxito de los planes de mitigación vinculados a los resultados de desarrollo, añade el informe. Los agricultores y otras partes interesadas deben participar en el establecimiento de objetivos, acciones y metas, tanto para generar apoyo como para mejorar la eficacia de las políticas planificadas.

Para acceder a la financiación internacional y nacional, los planes deben ser muy específicos en cuanto a la evaluación del potencial de mitigación de las políticas y medidas propuestas. A la hora de buscar financiación para los proyectos también se necesitan sistemas fiables para medir los impactos de las políticas e informar sobre su rendimiento

Otro paso clave es identificar las barreras que impiden la adopción de prácticas de mitigación por parte de los agricultores. Muchas de las prácticas agrícolas que pueden mitigar el cambio climático son ya ampliamente conocidas. Las políticas eficaces tienen que identificar por qué los agricultores no las adoptan y trabajar para eliminar las barreras y facilitar un uso más extenso de las mismas.

Otro aspecto crucial, según el documento de la FAO, es determinar cómo se financiarán las políticas y medidas de mitigación.

Algunos países están apoyando actividades de mitigación en la agricultura, principalmente a través de las líneas presupuestarias y políticas nacionales que aprovechan la inversión privada. En muchos otros países, sin embargo, un objetivo importante en la planificación de la mitigación es atraer el apoyo financiero internacional, haciendo coincidir las prioridades de las instituciones internacionales de financiación con elementos específicos de los planes nacionales de mitigación del cambio climático.