FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

FAO: es prematuro sacar conclusiones sobre el origen del síndrome respiratorio de Oriente Medio en los seres humanos

Necesario investigar más a fondo el papel de los animales

Foto: Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.
Micrografía electrónica de transmisión de partículas de coronavirus del síndrome respiratorio de Oriente Medio, coloreadas en amarillo
9 de agosto de 2013, Roma – Comprender el papel potencial de los animales en la aparición y propagación del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS, por sus siglas en inglés) requiere una mayor investigación, análisis y estudio, informó hoy la FAO. Las evidencias actuales no son suficientes para identificar la fuente específica, -ya sea animal o de otro tipo- del coronavirus que está causando el MERS en los seres humanos.

Los coronavirus son una familia de virus que afecta principalmente a las aves y los mamíferos. Algunas cepas causan una enfermedad de tipo leve, mientras que un número limitado son más dañinas (por ejemplo, el coronavirus del síndrome respiratorio agudo y grave o SRAG). Se ha demostrado que el coronavirus del MERS provoca una enfermedad respiratoria aguda en los seres humanos. Todavía no se ha demostrado que cause la enfermedad en los animales.

"Todavía no está claro cómo se infectan las personas, o de dónde podría venir el virus", declaró Juan Lubroth, Jefe del Servicio Veterinario de la FAO. "No tenemos –añadió- suficiente información para identificar con certeza el origen del virus. Confirmar la fuente y los mecanismos de transmisión y propagación son clave para desarrollar maneras de reducir los riesgos de este virus para los seres humanos o para otros países".

Se necesita más información

Un estudio dirigido por el Instituto Nacional de Salud Pública y Medio Ambiente de los Países Bajos y recién publicado en la revista The Lancet Infectious Diseases Journal aporta información adicional.

El estudio encontró anticuerpos de coronavirus MERS o un virus similar en muestras de sangre de camellos (dromedarios, ndr). Las muestras se tomaron en zonas donde no se han registrado casos humanos. En algunos casos, los camellos analizados se encontraban aislados de otros camellos desde hacía muchos años.

Estos hallazgos de anticuerpos indican que el virus MERS -o un coronavirus similar-, se da en algunos camellos y potencialmente otras especies. Sin embargo, la única manera de saber con certeza si el virus que afecta a los seres humanos es el mismo que el que afecta posiblemente a los camellos (o cualquier otro animal) es aislar el virus en diferentes especies y compararlos genéticamente.

Hasta la fecha, el coronavirus MERS sólo se ha aislado en los seres humanos. La investigación en especies animales debe continuar para arrojar luz sobre las potenciales fuentes animales. Una vez identificado –si se logra- las autoridades veterinarias y de salud pública podrán informar mejor sobre la manera de prevenir la infección o establecer medidas de control específicas.

Estrecha cooperación

Las autoridades de la región afectada están investigando la situación. La FAO se encuentra en continuo contacto con las autoridades nacionales, así como con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE). La FAO y sus socios están dispuestos a apoyar los esfuerzos nacionales y regionales para identificar el entorno y el contexto o qué especies animales pueden servir como reservorio y poder hacer frente al virus en los animales con el fin de proteger la salud humana, la sanidad animal y los medios de subsistencia relacionados con los animales.

La FAO insta a los diferentes países a invertir en esfuerzos para comprender mejor la procedencia del virus y sus mecanismos de transmisión y propagación. Esta información puede ser utilizada para ayudar a personas y animales a evitar la exposición con el fin de reducir los riesgos que plantean los virus para la salud y el comercio.