FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

El paso del tifón Haiyan provoca graves daños en la agricultura y la pesca

Amenazada la seguridad alimentaria y los medios de subsistencia: la FAO pide 24 millones de dólares para intervenciones de emergencia

Foto: ©REUTERS/Erik De Castro
El tifón ha arrasado muchas comunidades de pescadores en las zonas costeras

12 de noviembre de 2013, Roma – La FAO está movilizando apoyos a Filipinas tras el paso del tifón Haiyan, que ha asolado el país asiático causando graves daños a los sectores pesquero y agrícola, además de una elevada pérdida de vidas humanas.

"Quiero expresar la solidaridad de la FAO y la mía personal con el pueblo y el Gobierno de Filipinas", declaró hoy el Director General de FAO, José Graziano da Silva.

"El súper tifón Haiyan –añadió- ha dejado un rastro de destrucción y se han perdido miles de vidas. La devastación causada en el país, incluyendo los sectores agrícola, pesquero y forestal, amenaza las vidas y medios de subsistencia de mucha más gente y puede tener amplias consecuencias en la cadena de suministro de alimentos y la seguridad alimentaria".

La Organización hará todo lo posible para apoyar al Gobierno de Filipinas en el proceso de reconstrucción y para crear resiliencia, según Graziano da Silva.

La FAO ha pedido 24 millones de dólares EEUU para intervenciones inmediatas en la pesca y la agricultura como parte de un llamamiento humanitario lanzado hoy.

La Organización ya ha movilizado más de 1 millón de dólares de sus propios recursos.

Daños ingentes

"Aunque no tenemos por ahora una idea clara de su impacto en el sector agrícola, es evidente que el daño es enorme", señaló Dominique Burgeon, Director de la División de Emergencias y Rehabilitación de la FAO.

El tifón golpeó justo al comienzo de la temporada principal de siembra del arroz, y la FAO calcula que más de un millón de agricultores se han visto afectados y cientos de miles de hectáreas de arrozales destruidas.

Se esperan graves consecuencias sobre la producción de coco en las zonas afectadas, y también ha habido destrucción a gran escala de instalaciones de almacenamiento e infraestructura rural.

A lo largo de la costa, la marejada provocada por la tormenta ha arrasado muchas comunidades de pescadores, destrozando embarcaciones y artes de pesca.

Esfuerzos de rehabilitación

Como parte de la respuesta inmediata de la FAO a la crisis, la Organización ha desplegado personal de respuesta de emergencia y utilizará el millón de dólares ya concedido para cubrir necesidades inmediatas, como semillas y fertilizantes. Se necesitará una cantidad inicial de 24 millones de dólares EEUU para actividades de emergencia y rehabilitación, incluyendo la rehabilitación de instalaciones de almacenamiento y riego y el apoyo a las comunidades pesqueras.

La Organización llevará a cabo una evaluación completa de los daños causados a los sectores agrario y pesquero tan pronto como la situación sobre el terreno lo permita.

Unos 9,5 millones de personas se han visto afectadas por el tifón, según la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios.