FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

El Índice de precios de los alimentos de la FAO desciende pese a la subida de los lácteos

Las perspectivas favorables de la producción mantienen los precios de los cereales a la baja

Foto: ©FAO/Pius Ekpei
El Índice de precios de los alimentos de la FAO se basa en una canasta de productos alimentarios objeto del comercio internacional

6 de febrero de 2014, Roma - El Índice de precios de los alimentos de la FAO cayó en enero por primera vez en 3 meses, ya que el descenso de precios de cereales, azúcares, aceites y carnes fue mayor que las subidas de los valores de los lácteos.

El Índice, basado en los precios de una canasta de productos alimentarios objeto de comercio internacional, tuvo un promedio de 203,4 puntos en enero de 2014, con un descenso del 1,3 por ciento respecto a diciembre y un 4,4 por ciento por debajo de enero del pasado año.

"Estamos viendo precios más bajos debido a la abundancia de suministros, pero un repunte más fuerte de la demanda, como un aumento en el ritmo de las importaciones desde Asia, podría limitar el descenso”, señaló el economista de la FAO Abdolreza Abbassian.

El azúcar y los aceites vegetales bajaron un 5,6 por ciento y 3,8 por ciento respectivamente. Mientras tanto, las cosechas récord de cereales impulsaron el descenso de precios, que cayeron un 1,6 por ciento respecto a diciembre y hasta un 23 por ciento en relación a enero de 2013. Incluso los precios de la carne, que se habían fortalecido en los últimos meses, se redujeron ligeramente en enero.

"La única excepción notable fue el aumento de precios de los lácteos. El índice de la FAO para los precios de productos lácteos registró un aumento del 1,3 por ciento en enero -hasta los 267,7- puntos debido principalmente a la fuerte demanda, especialmente de China, el norte de África, Oriente Medio y la Federación de Rusia, explicó Michael Griffin, experto de la FAO en el mercado lácteo y ganadero.

La producción de cereales sigue creciendo

La FAO también dio a conocer su estimación más reciente de la producción mundial de cereales en 2013. En ella se apunta a un mayor crecimiento de la producción mundial de cereales del previsto, con un récord de 2 502 millones de toneladas, un 8,5 por ciento más que en 2012. La buena cosecha de cereales de 2013 podría ayudar a reponer las reservas mundiales, que según la FAO alcanzarían los 573 millones de toneladas, un 13,5 por ciento más que en la temporada anterior.

Con estos datos, el ratio entre existencias y utilización de cereales a nivel mundial superaría el 23,5 por ciento en 2013/14, su valor más alto desde 2002/03 y muy por encima de su mínimo histórico del 18,4 por ciento registrado en 2007/08.

Datos positivos de las cosechas tempranas en 2014

En base a la información más reciente, la FAO considera favorables las perspectivas tempranas para las cosechas que se recolectarán en 2014. Esta opinión es compartida por otro informe publicado hoy por el Sistema de Información sobre Mercados Agrícolas (AMIS, por sus siglas en inglés) una iniciativa del G-20 que alberga la FAO y que está gestionada por diez organizaciones internacionales.

El informe de febrero del Market Monitor (“Seguimiento del mercado”) de AMIS atribuye las perspectivas positivas para las cosechas en 2014 a las condiciones de crecimiento favorables del trigo en invierno en el hemisferio norte y una situación mejor de lo que se había previsto anteriormente para el maíz y la soja en el hemisferio sur.

La producción récord de cereales y el aumento de las existencias ya han dado lugar a precios sensiblemente más bajos, un factor que según la FAO también está impulsando el comercio mundial en 2013/14, que alcanzará 321,4 millones de toneladas, alrededor de un 4 por ciento más que en la temporada anterior y un nuevo récord.

Los precios más bajos están estimulando la demanda y la FAO prevé que la utilización mundial de cereales en 2013/14 aumente en 92 millones de toneladas y llegue a 2 415 millones de toneladas. La mayor parte de esta expansión recaerá en un mayor uso de cereales secundarios (maíz, en particular) como pienso.