FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Conjurado el peligro de la langosta roja en África oriental

Éxito del uso de biopesticidas a gran escala

Photo: ©FAO/Christian Pantenius
Bandadas de langostas en Tanzania
24 de junio de 2009, Roma - Una campaña internacional de emergencia contra la langosta roja en África oriental y austral ha logrado contener un brote masivo de esta plaga en Tanzania, según informó hoy la FAO. Es la primera vez que se utilizan biopesticidas a gran escala contra la langosta en África.

La rapidez de la intervención ha reducido la infestación de langostas, evitando una invasión de gran envergadura que habría afectado a los cultivos alimentarios de unos 15 millones de personas en la región, según la Organización de la ONU.

La FAO ha organizado y coordinado la campaña junto a la Organización Internacional de Lucha contra la Langosta para África Central y Austral (IRLCO-CSA, por sus siglas en inglés). La vigilancia aérea y las operaciones de control continuarán durante las próximas semanas en Malawi, Mozambique, Tanzania y Zambia, hasta que la amenaza de la langosta esté completamente controlada. "Sin esta rápida intervención, que ha involucrado a los países afectados y a la comunidad internacional, la región central y austral de África podría haberse enfrentado a un grave desastre a causa de la langosta, amenazando la agricultura y la producción alimentaria de millones de campesinos pobres", aseguró el Director General Adjunto de la FAO, Modibo Traore."El esfuerzo concertado y coordinado de todas las partes involucradas en esta campaña -añadió- es un modelo para combatir otras plagas transfronterizas que amenazan la región".

Inspecciones realizadas en Malawi, Mozambique, Tanzania y Zimbabwe por IRLCO-CSA y los ministerios de Agricultura han revelado la existencia de graves infestaciones de langosta roja, particularmente en Tanzania.

Tanzania
en peligro

Los países afectados realizaron un llamamiento de emergencia a la FAO en busca de ayuda, ya que carecen de recursos suficientes y el equipo necesario para responder de forma inmediata a infestaciones a gran escala de langosta en áreas de difícil acceso. Tanzania es uno de los primeros países amenazados, ya que cuenta con cuatro de las ocho áreas reconocidas donde se han producido brotes de langosta en África central y austral.

"Las campañas para combatir la langosta son muy complicadas a nivel logístico y requieren intervenciones en el momento preciso y bien dirigidas, con las tácticas más apropiadas para reducir las infestaciones y evitar efectos no deseados en el medio ambiente"señaló Christian Pantenius, experto en langostas de la FAO. "Este año -añadió-, la campaña contra la langosta ha conseguido reunir a tiempo a todos los actores principales para tratar de evitar una situación potencialmente muy  peligrosa. El Fondo central de la ONU para emergencias contribuyó con cerca de 2 millones de dólares EE.UU., en su primer proyecto a nivel regional, lo que ha permitido realizar la vigilancia aérea y las operaciones de control de forma rápida y eficaz. La FAO proporcionó cerca de un millón de dólares de sus propios fondos".

Si no se controlan, las bandadas de langostas volarán sobre grandes extensiones de tierras de cultivo, viajando distancias de entre 20 y 30 kilómetros diarios y alimentándose de cereales, caña de azúcar, cítricos y frutales, algodón, legumbres y hortalizas, cultivadas a menudo por campesinos pobres. Un ejemplar adulto de langosta roja consume casi el equivalente a su propio peso -unos dos gramos- en alimentos frescos en 24 horas. Una pequeña parte de una bandada media (cerca de una tonelada de langostas) consume la misma cantidad de alimentos en un día que 2 500 personas.

Biopesticidas


Las intervenciones contra la langosta en Tanzania se centraron principalmente en tres áreas: el Parque Nacional de Iku-Katavi, las llanuras del lago Rukwa y la cuenca del rio Malagarasi. Para proteger a la fauna silvestre de gran tamaño, incluyendo a elefantes, hipopótamos y jirafas en los humedales del Parque Nacional de Iku Katavi, la FAO utilizó el biopesticida Green Muscle® para tratar cerca de 10 000 hectáreas infestadas con langostas adultas.

Green Muscle® está compuesto por esporas del Metarhizium anisopliae y una mezcla de aceites minerales. Es un biopesticida que no es tóxico para los humanos y mata únicamente langostas y saltamontes, careciendo de efectos colaterales en el medio ambiente.

Además, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) organizó el transporte aéreo de pesticidas convencionales desde Mali a Tanzania, para tratar cerca de 4 500 hectáreas en las regiones de Rukwa y Malagrassi. Se trataba de pesticidas sobrantes de campañas anteriores contra la langosta.

"El desafío que tenemos para el futuro es establecer un sistema de alerta temprana a nivel comunal, que comprenda a los agentes que protegen la vida silvestre y a las comunidades de campesinos en las áreas cercanas a los brotes, para poder seguir mejor el desarrollo de las langostas y organizar las intervenciones a tiempo", indicó Pantenius.