FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Compromiso de los países de Oriente Próximo y el Norte de África para mejorar su cooperación en materia de hambre y nutrición

Visión compartida para una acción conjunta

Foto: ©FAO/Danfung Dennis
Campesinos plantan variedades mejoradas de arroz en un proyecto de la FAO, Afganistán

28 de febrero de 2014, Roma - Los gobiernos de Oriente Próximo y el Norte de África finalizaron hoy una reunión de cinco días sobre los retos regionales de seguridad alimentaria con el compromiso de una mayor cooperación para hacer frente a cuestiones cruciales como la gestión del agua y el desperdicio de alimentos y lograr que las comunidades rurales sean más resilientes.

En un informe final, la 32ª Conferencia Regional de la FAO para Oriente Próximo y el Norte de África aprobó tres propuestas clave presentadas en el curso de este encuentro.

La primera es un marco estratégico regional para que los países colaboren en la mejora de la seguridad alimentaria y la nutrición.

En la actualidad, el número de personas subalimentadas en los 19 países de la región sigue siendo alto, con cerca de 43,7 millones, lo que supone el 10 por ciento de la población.

Reducir esta cifra en un contexto de crecimiento demográfico, creciente escasez de recursos naturales y cambio climático, será necesaria una cooperación intergubernamental mucho más estrecha.

El marco aprobado hoy pide a los gobiernos que trabajen juntos para hacer frente al escaso crecimiento de la productividad a través de una mayor inversión en investigación y desarrollo; mejoras en la eficiencia de la cadena de suministro que reduzcan la exposición a la volatilidad del mercado y otros vaivenes, y el fortalecimiento de las redes de seguridad y programas de educación nutricional.

Otro instrumento considerado por el marco estratégico es la creación de reservas regionales de cereales para ayudar a compensar los picos de los precios de los productos básicos.

"En el mundo globalizado de hoy, no podemos tener seguridad alimentaria solamente en un país. Tenemos que trabajar juntos. Existe ese compromiso de parte de todos nosotros. Y esa es la base que necesitamos para construir un mundo con seguridad alimentaria”, señaló el Director general de la FAO, José Graziano da Silva, al intervenir en la clausura de la conferencia.

Cooperación reforzada sobre agua y el desperdicio de alimentos

Además del marco estratégico, el grupo también dio luz verde a la ampliación de la Iniciativa regional de la FAO sobre la escasez de agua, que pasa de seis países piloto a toda la región. Con esta iniciativa, los países se concentrarán en mejorar sus prácticas de gestión del agua a nivel nacional, al tiempo que trabajarán en estrecha colaboración transfronteriza para desarrollar una estrategia de colaboración para la gestión de este importante recurso natural.

La disponibilidad de agua dulce per cápita en la región se ha reducido en dos tercios en los últimos 40 años y se prevé que disminuya en un 50 por ciento en los próximos 35 años, si las tendencias actuales de crecimiento demográfico y los patrones de consumo se mantienen. Actualmente, la agricultura utiliza el 85 por ciento del suministro de agua dulce disponible en la región.

La conferencia aprobó igualmente una iniciativa regional destinada a reducir las pérdidas y el desperdicio de alimentos. La región de Oriente Próximo y el Norte de África depende de las importaciones para satisfacer más del 50 por ciento de sus necesidades alimentarias, sin embargo, se pierden hasta un tercio de los alimentos que produce e importa.

Prioridades de la FAO

La conferencia pidió a la Organización que centre sus esfuerzos en ayudar a los países a abordar tres cuestiones prioritarias: escasez de agua, creación de resiliencia para mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición, y apoyo a la agricultura en pequeña escala.

El presupuesto de la FAO para las actividades en Oriente Próximo y el Norte de África para el período 2014-2015 asciende a 45,8 millones de dólares EEUU, al que se suman contribuciones voluntarias por un total de 95,5 millones.

Los países participantes en la conferencia regional reconocieron la necesidad de movilizar recursos adicionales en apoyo a la seguridad alimentaria y nutricional, incluyendo la cooperación y alianzas Sur-Sur, así como a través de un nuevo Fondo fiduciario regional solidario de la FAO que se ha establecido con una contribución inicial 2 millones de dólares del gobierno de Irak.

A la conferencia de esta semana asistieron más de 160 delegados -entre ellos 11 ministros- de 21 países miembros de la FAO del Grupo Regional de Oriente Próximo, así como representantes de la sociedad civil, el sector privado, otras organizaciones de la ONU y de países observadores.

Las conferencias regionales -el principal órgano de gobierno de la FAO a nivel regional- son esenciales para garantizar la eficacia de la labor de la Organización sobre el terreno y juegan un papel fundamental a la hora de definir sus prioridades de trabajo.