FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Aumentan los incidentes por niveles bajos de cultivos transgénicos en el comercio de alimentos y piensos

Un estudio de la FAO señala que 25 países bloquearon importaciones tras encontrar indicios de OMG

Foto: ©FAO/Greg Ahrens
Productos a la venta en un supermercado en España

13 de marzo de 2014, Roma – El aumento de la producción de cultivos transgénicos en todo el mundo ha dado lugar a un mayor número de incidentes relacionados con niveles bajos de organismos modificados genéticamente (OMG) detectados en alimentos y piensos comercializados a nivel internacional, según informó hoy la FAO.

Los incidentes han llevado a problemas en el comercio entre países, con bloqueos de envíos de cereales y otros cultivos por parte de los países importadores, que han sido luego destruidos o devueltos al país de origen.

Las trazas de cultivos modificados genéticamente se mezclan con los alimentos y piensos no transgénicos por accidente durante la producción sobre el terreno (por ejemplo, un ensayo de campo de un cultivo transgénico cerca de un campo con un cultivo no transgénico) o durante las fases de elaboración, empaquetado, almacenamiento y transporte.

No existe un acuerdo internacional que defina o cuantifique lo que es "nivel bajo", por lo tanto, la interpretación varía de un país a otro. En muchos países se interpreta como cualquier nivel en el que es posible la detección, es decir niveles muy bajos de trazas, mientras que en otros países se toman decisiones sobre qué nivel es aceptable según cada caso de forma individual.

El cultivo transgénico en cuestión puede tener autorización para el uso comercial o la venta en uno o más países, pero no estar todavía autorizado en un país importador. Por lo tanto, si el país importador detecta el cultivo no autorizado, puede verse legalmente obligado a rechazar el envío.

En la primera encuesta de este tipo que se realiza, 75 de los 193 países miembros de la FAO respondieron a preguntas sobre los niveles bajos de cultivos transgénicos en el comercio internacional de alimentos y piensos.

Los resultados de la encuesta serán analizados en una consulta técnica organizada por la FAO, que se celebrará en Roma del 20 al 21 de marzo para estudiar el alcance y las pautas de los problemas comerciales causados por los envíos contaminados. La reunión debatirá las cuestiones comerciales relacionadas con los niveles bajos de cultivos transgénicos, pero no va a debatir los pros y los contras de estos cultivos.

La encuesta revela que:

  • Los encuestados señalaron 198 incidentes de niveles bajos de cultivos transgénicos mezclados con cultivos no modificados genéticamente, entre 2002 y 2012; 
  • Se produjo un brusco aumento de casos entre 2009 y 2012, cuando se reportaron 138 de los 198 incidentes;
  • Los envíos con niveles bajos de cultivos transgénicos se originaron principalmente en EEUU, Canadá y China, aunque otros países también realizaron este tipo de envíos de forma accidental;
  • Una vez detectados, la mayoría de los envíos fueron destruidos o devueltos al país exportador;
  • El mayor número de incidentes afectó a la linaza, arroz, maíz y papaya.

"El número de incidentes es reducido en relación a los millones de toneladas de alimentos y piensos comercializados a diario", aseguró Renata Clarke, Oficial de Inocuidad Alimentaria de la FAO a cargo de la encuesta. "Pero ya que las perturbaciones al comercio –añadió- pueden ser muy costosas y dado el incremento de casos, la FAO realizó este estudio y está desarrollando una consulta técnica para tratar de iniciar un diálogo entre los países sobre el tema".

"Nos sorprendimos al ver incidentes en todas las regiones", explicó Clarke. "Parece que cuantas más pruebas y más supervisión se hacen, más incidentes se encuentran".

"Aunque la tecnología para realizar pruebas es ahora más sensible, señalaré que 37 de los 75 países que respondieron tienen poca o ninguna capacidad para detectar los OMG, es decir, que no tienen laboratorios, técnicos ni equipos para hacerlo", según Clarke. " Muchos países han pedido a la FAO que les ayude a mejorar su capacidad para detectar los OMG".

"En la encuesta, los países también nos pidieron ayuda para evaluar si los cultivos transgénicos son seguros para comer y nos gustaría que compartan cualquier hallazgo científico que obtengan sobre el tema", dijo. " Con este fin hemos establecido la Plataforma de Alimentos modificados genéticamente de la FAO, una página web para que los países compartan información sobre evaluaciones de su inocuidad"

La plataforma (en inglés) puede visitarse en http://fao.org/gm-platform/

Otras de las conclusiones de la encuesta señalan que:

  • 30 países producen cultivos transgénicos, ya sea para investigación o para la producción comercial -o ambas-, y se están desarrollando más cultivos transgénicos
  • 17 países no tienen ningún tipo de regulación sobre inocuidad de los alimentos y piensos o medioambiental en relación a los cultivos transgénicos;
  • 55 países tienen una política de tolerancia cero para los cultivos transgénicos no autorizados;
  • 38 países consideran que las diferentes políticas sobre OMG existentes entre los socios comerciales son un factor de peso que contribuye al riesgo comercial que supone la presencia de niveles bajos de cultivos transgénicos en algunos alimentos comercializados.

En la mayoría de los países, no hay establecidas políticas, legislación o regulaciones de aplicación general sobre los niveles bajos de OMG. Se han utilizado diferentes opciones para establecer estas políticas, incluyendo una política de tolerancia cero, de umbral bajo y la política de actuar según los casos individuales.