FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Los jóvenes africanos son clave para la agricultura

Se necesitan más inversiones para crear nuevas oportunidades para la gente joven en el sector agrícola, asegura el Director General de la FAO

Photo: ©FAO/Simon Maina
La FAO comparte conocimiento agrícola con la juventud a través de Escuelas Agrícolas de Jóvenes.

27 de marzo de 2014, Túnez – Lograr que más jóvenes africanos participen en la agricultura e impulsar el apoyo a las familias campesinas vulnerables de la región será fundamental para mejorar la seguridad alimentaria y el bienestar económico en los próximos años, aseguró el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, al intervenir en la Conferencia Regional para África de la Organización de la ONU.

Graziano citó también la escasez de agua y los conflictos entre los desafíos a la seguridad alimentaria en la región, pero se mostró confiado en que África podrá “alcanzar la paz, la estabilidad y la seguridad alimentaria” en el futuro.

“La tasa de crecimiento económico de la región está por encima de la media mundial y la mayoría de las economías de más rápido crecimiento en el mundo se encuentran en África”, señaló Graziano da Silva ante los ministros de agricultura y socios de financiación presentes en la Conferencia, que se desarrolla del 24 al 28 marzo. “El desafío –añadió- es traducir ese crecimiento en inclusión social. La agricultura, el desarrollo rural y los jóvenes pueden hacer que esto suceda”.

Rejuvenecer la agricultura

Los vínculos entre juventud, agroindustria y desarrollo rural son una de las prioridades en la agenda de la conferencia. África es la región más joven del mundo, con más de la mitad de su población con menos de 25 años de edad.

“Cada año, 11 millones de personas entran en el mercado laboral (en África). Pero los salarios en el sector rural son bajos, hay mucho trabajo informal, la agricultura no es considerada atractiva por muchos jóvenes de la región, y no siempre hay protección social disponible para las familias rurales en situación difícil”, según el responsable de la FAO.

En un informe presentado en la conferencia se señala que el impresionante crecimiento en algunos países de África en la última década no se ha traducido de forma generalizada en empleo o ingresos para los jóvenes. La FAO está realizando un llamamiento para una mayor inversión pública y privada en el sector agroalimentario, la agroindustria y los servicios relacionados con el mercado para atraer y mantener a los trabajadores jóvenes, incentivar la creación de empleo e impulsar el desarrollo del sector agrícola.

Agricultura familiar

El Director General señaló que el Año Africano de la Agricultura y la Seguridad alimentaria coincide en 2014 con el Año Internacional de la Agricultura Familiar, por lo que pidió a los países africanos “aprovechar esta oportunidad para poner a los pequeños agricultores, pescadores, pastores, recolectores de los bosques y a las comunidades tradicionales e indígenas en lugar prioritario en nuestra agenda“.

“Quiero hacer hincapié en que para lograr la seguridad alimentaria necesitamos combinar el incremento sostenible de la producción y la protección social para proporcionar un colchón a los más vulnerables”, destacando que aproximadamente el 90 por ciento de las familias rurales de África participan en actividades relacionadas con la agricultura.

Fondo fiduciario

Graziano da Silva aseguró que la región ha dado un paso importante para el fortalecimiento de la agricultura con el establecimiento del Fondo Fiduciario de Solidaridad con África. El Fondo -financiado en su totalidad por los países africanos- está albergado por la FAO, pero está codirigido por la Unión Africana y se desarrolla de acuerdo con las prioridades establecidas en el Programa General para el Desarrollo de la Agricultura en África (CAADP, por sus siglas en inglés).

En el curso de la Conferencia está previsto que el Director General firme acuerdos para liberar los primeros fondos para programas y planes de acción en seis países apoyados por el Fondo Fiduciario (República Centroafricana, Etiopía, Malawi, Malí, Níger y Sudán del Sur). La FAO también ha prestado apoyo a países en el desarrollo de propuestas para otras fuentes de financiación, incluyendo el Programa Mundial de agricultura y seguridad alimentaria (GAFSP), que ha beneficiado a 15 países africanos, con un total combinado de más de 560 millones de dólares EEUU.

Graziano da Silva también hizo hincapié en la importancia de las alianzas que combinan los esfuerzos de los gobiernos, empresas del sector privado y la sociedad civil para acceder a los servicios financieros y otras ayudas para los agricultores.

Prioridades de la FAO

En su discurso, el Director General ofreció igualmente una visión de conjunto del proceso de profunda transformación que se está produciendo en el seno de la FAO y sus beneficios para África, incluyendo un aumento de su presencia técnica en las oficinas de toda la región.

La FAO cuenta con tres iniciativas regionales en línea con su marco estratégico renovado, que responden a las prioridades identificadas por los países miembros y que se encuentran en diferentes etapas de implementación: el apoyo a los esfuerzos y estrategias renovadas para acabar con el hambre en 2025, la promoción de la intensificación sostenible de la producción y comercialización agrícola; y la creación de resiliencia en las zonas áridas de África, centrada especial especialmente en el Sahel y el Cuerno de África y en los países propensos a sufrir inundaciones.

Progresos

Alrededor de 60 países en desarrollo de todo el mundo han alcanzado ya la meta de reducción del hambre señalada en el Objetivo de Desarrollo del Milenio número uno: reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre crónica entre 1990 y 2015.

En África se trata de: Angola, Benín, Camerún, Egipto, Ghana, Djibouti, Libia, Malawi, Níger, Nigeria, Santo Tomé y Príncipe, Sudáfrica, Togo y Túnez.