FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Fuerte aumento del índice de precios de los alimentos de la FAO

La meteorología y la tensión en el Mar Negro hacen subir los precios a su nivel más alto de los diez últimos meses

Foto: ©FAO/Giuseppe Bizzarri
Las condiciones meteorológicas contribuyeron al brusco aumento de los precios en marzo

3 de abril de 2014, Roma – El Índice de precios de los alimentos de la FAO subió bruscamente en marzo en 4,8 puntos -un 2,3 por ciento-para situarse en una media de 212,8 puntos, el nivel más alto desde mayo de 2013.

“El índice se ha visto influenciado, tal y como se esperaba, por las condiciones meteorológicas desfavorables en los Estados Unidos y Brasil y las tensiones geopolíticas en la región del Mar Negro”, explicó Abdolreza Abbassian, economista superior de la FAO.

Estos y otros factores se analizan en mayor detalle en el informe Market Monitor (Seguimiento del Mercado) un resumen mensual del comportamiento de los principales cultivos alimentarios elaborado por el Sistema de Información sobre Mercados Agrícolas (AMIS, por sus siglas en inglés), una iniciativa del G-20 alojada en la sede de la FAO en Roma.

"El índice de precios de los alimentos analiza las tendencias de marzo. Desde entonces, el temor inicial sobre las interrupciones en los envíos de granos de Ucrania ha disminuido. Además, los mercados han comenzado a descartar cualquier impacto negativo que las difíciles condiciones económicas internas actuales pueden afectar a las plantaciones o las cosechas en el 2014 ", dijo Abbassi
 
El índice -basado en los precios de una cesta de alimentos básicos comercializados internacionalmente-, vio subir los precios en todos los grupos, excepto los de productos lácteos, que cayeron por primera vez en cuatro meses (-2,5 por ciento). Los mayores incrementos se registraron en el azúcar (+7,9 por ciento) y los cereales (+5,2 por ciento).

El Índice de precios de los cereales de la FAO tuvo un promedio de 205,8 puntos en marzo, 10 puntos más respecto a febrero. Los precios del trigo y del maíz subieron y las importaciones se mantuvieron firmes en medio de la preocupación sobre los efectos del tiempo seco para el trigo de invierno en los Estados Unidos, la meteorología desfavorable en Brasil, y las tensiones en la región del Mar Negro.

A pesar de que en marzo el índice subió a su valor más alto desde agosto de 2013, se mantuvo muy por debajo (34,6 puntos o el 14,4 por ciento) de su valor en marzo de 2013. Los precios del arroz se mantuvieron en general estables.

El Índice de precios de los aceites vegetales tuvo un promedio de 204,8 puntos en marzo, 7 puntos más que en febrero y el nivel más alto alcanzado en los últimos 18 meses. Este alza refleja sobre todo la subida en el aceite de palma, debido a la preocupación que no cesa sobre el impacto de la prolongada sequía en el Sudeste asiático.
  
El Índice de precios de los productos lácteos tuvo una media de 268,5 puntos en marzo, con una caída de 6,9 puntos, debido a la disminución de las compras de China, y la incertidumbre sobre el comercio con la Federación de Rusia. La elevada producción en Nueva Zelanda y en el hemisferio norte también influyó en los precios.

El Índice de precios de la carne promedió 185 puntos en marzo, con una subida de 2,7 puntos. Una vez más intervino la meteorología, ya que esta subida se asocia con las consecuencias de la sequía en la producción, tanto en Australia como en Estados Unidos. La carne de cerdo también subió de precio, en parte por la preocupación por el efecto del virus de la diarrea epidémica porcina en las exportaciones de EEUU.

El Índice de los precios del azúcar se situó en 253,9 puntos en marzo, con un aumento de 18,5 puntos en un contexto de disminución de la disponibilidad en Brasil y Tailandia, debido a la sequía y la menor producción de la caña de azúcar, respectivamente. El impacto potencial de las condiciones creadas por El Niño a finales de este año contribuyó también a la subida de los precios.

Aumentan la oferta y el comercio de cereales

La FAO publicó también su Nota informativa sobre la oferta y la demanda de cereales, con mejores perspectivas para la oferta mundial de cereales y expectativas de un comercio récord en la campaña comercial 2013/2014.
 
Esta Nota informativa señala además una estimación más alta para la producción mundial de cereales en 2013, que se ha elevado en 6 millones de toneladas, para situarse en 2 521 millones de toneladas.

Los últimos ajustes reflejan estimaciones más altas para la producción de cereales secundarios y arroz en varios países. El pronóstico de la FAO relativo a las existencias finales también se ha elevado y se espera que el comercio mundial aumente bastante más de lo que se esperaba.

Perspectivas iniciales para los cereales en 2014

“Aún es demasiado pronto para hacer pronósticos precisos de la producción de cereales, ya que muchos cultivos aún no se han plantado y la meteorología sigue siendo el factor clave que influye en las cosechas”, dijo Abbassian.

La producción mundial de trigo en 2014 se pronostica en 702 millones de toneladas, 2 millones de toneladas por debajo respecto al primer pronóstico de la FAO publicado en marzo. Esto supondría un 2 por ciento menos en referencia a la cosecha récord del año pasado.
 
El pronóstico inicial de la FAO para la producción mundial de arroz en 2014, publicado en el informe de hoy, apunta a un modesto incremento del 0,8 por ciento, hasta los 500,7 millones de toneladas (arroz elaborado), ya que es probable que el sector se vea afectado por la caída de los precios a nivel mundial y los temores de una repetición de el fenómeno de El Niño.
 
A pesar de que las perspectivas para el arroz apuntan a un ligero aumento, este podría no ser suficiente para compensar el crecimiento demográfico. Como resultado, podría verse una disminución de las existencias en la próxima temporada, aunque tendría lugar a partir de niveles muy altos.