FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Sudán: empeora la situación de hambre y malnutrición

En los próximos meses la inseguridad alimentaria afectará a 4 millones de sudaneses

Foto: ©Foto-ONU/Albert González Farran
Los enfrentamientos armados y la violencia tribal han hecho abandonar sus hogares a la población y que se pierdan las temporadas clave de siembra y recolección
10 de abril de 2014, Roma – Los agricultores y ganaderos de Sudán necesitan ayuda urgente para evitar que la situación de inseguridad alimentaria que afecta al país africano se agrave aún más, advirtió hoy la FAO.
 
Cerca de 3,3 millones de sudaneses sufren actualmente de inseguridad alimentaria, cifra que podría aumentar a 4 millones en los próximos meses al combinarse el recrudecimiento del conflicto y el desplazamiento de población en Darfur, la llegada de refugiados desde el vecino Sudán del Sur, la mala cosecha y la escalada de los precios de los alimentos.
 
En algunas zonas de Sudán se prevé que la inseguridad alimentaria se deteriore y se pase del nivel de crisis actual al nivel de emergencia en las próximas semanas, haciendo aumentar la desnutrición aguda, con consecuencias devastadoras para los grupos vulnerables.
 
“Sudán es una crisis olvidada que lo único que hace es empeorar”, aseguró Abdi Jama Adan, Representante de la FAO en el país africano. “Necesitamos garantizar con urgencia –añadió- que los ganaderos y agricultores vulnerables afectados estén en condiciones de restablecer sus medios de vida, alimentar a sus familias, reducir su dependencia de la ayuda alimentaria y reconstruir sus vidas".
 
Los organismos de las Naciones Unidas y sus socios han recibido hasta el momento tan sólo el 30,2 por ciento de los 995 millones dólares EEUU que solicitaron para llevar a cabo intervenciones humanitarias urgentes, según el Plan de Respuesta Estratégica para Sudán en 2014.
 
Crisis con múltiples causas
 
La situación actual de inseguridad alimentaria en Sudán tiene múltiples causas, incluyendo una mala cosecha en 2013-2014 debido a las lluvias tardías e inferiores a la media en las principales zonas agrícola, con una caída de la producción de cereales del 65 al 70 por ciento respecto al promedio de los últimos cinco años.
 
La reanudación de los enfrentamientos armados y la violencia tribal ha resultado en el abandono de sus hogares de la población y que se pierdan las temporadas clave de siembra y recolección, sobre todo en las regiones de Darfur, Nilo Azul y Kordofán del Sur. El resurgir de las hostilidades en Darfur ha provocado el desplazamiento de más de 200 000 personas desde principios de 2014.
 
Los precios domésticos de los cereales han ido en constante aumento desde mayo-junio de 2013, y en marzo de 2014 habían alcanzado niveles récord en la mayoría de los mercados, reduciendo de forma significativa el poder adquisitivo de las familias vulnerables. El precio del sorgo, el principal alimento básico, era un 70 por ciento más elevado en marzo de 2014 respecto a marzo de 2013.
 
Se espera que los precios de los alimentos básicos sigan aumentando con rapidez de febrero a junio de 2014, en una media de entre el 10 al 15 por ciento, según la FAO.
 
Por otra parte, el aumento del flujo de refugiados que tratan de escapar de la crisis en Sudán del Sur a través de las zonas fronterizas con Sudán supone una mayor presión sobre los recursos locales y el aumento del riesgo de conflictos.
 
Esto a su vez afectará a los grupos de pastores nómadas de Sudán, que normalmente llevan millones de cabezas de ganado a pastar a Sudán del Sur durante la estación seca.
 
Se necesitan 19 millones de dólares para ayudar a 5,4 millones de personas
 
“Cerca del 80 por ciento de la población rural de Sudán depende de la agricultura para su alimentación e ingresos, y si no reconocemos la magnitud de lo que está pasando y actuamos a tiempo, la situación va a ser mucho, mucho peor", advirtió Jama.
 
La FAO ha solicitado 19 millones de dólares EEUU para una serie de intervenciones urgentes en el país y dirigidas a un total de 5,4 millones de personas. Hasta el momento ha recibido sólo 7 millones de dólares, por lo que existe un déficit de financiación de 12 millones.
 
La Organización de la ONU tiene previsto aportar a 900 000 de las familias más vulnerables ayuda para garantizar sus medios de subsistencia. Aquí se incluyen cultivos de usos múltiples que no sólo respondan a las necesidades nutricionales de las familias, sino que también protejan los suelos, aporten forraje para el ganado para mantener la producción láctea, y permitan obtener un buen precio en el mercado.
 
Se distribuirán semillas de alta calidad y de maduración temprana para los dos cultivos básicos -sorgo mijo- y la FAO trabajará para diversificar la cesta alimentaria de las familias afectadas, promoviendo la producción de legumbres, batata, productos lácteos y hortalizas que pueden cultivarse en la temporada de lluvias, lo que permite tener un acceso vital a ingresos suplementarios.
 
El Grupo sobre Seguridad Alimentaria y Medios de Vida, codirigido por la FAO, planea vacunar a 11,7 millones de cabezas de ganado y aportarles alimentación suplementaria y un mejor acceso a pastos y agua, lo que garantizará la supervivencia de estos importantes activos productivos. Los  19 millones de dólares EEUU que la FAO necesita para intervenciones urgentes forman parte de un llamamiento por valor de casi 388 millones dólares para apoyar la seguridad alimentaria y los medios de vida a lo largo de 2014 realizada por el grupo sobre Seguridad Alimentaria y Medios de Vida como parte del Plan de Respuesta Estratégica.