FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Las enormes pérdidas de alimentos a nivel mundial requieren una acción conjunta

Comienza en Düsseldorf el congreso internacional SAVE FOOD

Foto: ©barrygoble/Flickr Creative Commons
Entre un 40-50 por ciento de los cultivos de raíces, frutas y hortalizas se pierden o desperdician cada año

7 de mayo de 2014, Roma/Düsseldorf Abordar el problema de las ingentes pérdidas de alimentos en el mundo es clave para reducir el hambre y la pobreza, y los gobiernos y las empresas deben intensificar su colaboración en este tema, según señalaron hoy los participantes en un congreso internacional sobre las pérdidas y el desperdicio de alimentos.

En su intervención en el segundo Congreso Internacional SAVE FOOD de Düsseldorf, el Director General Adjunto de la FAO, Ren Wang, subrayó que la coordinación efectiva entre todos los sectores puede suponer "una mejora real" en uno de los principales retos de la seguridad alimentaria del mundo.
 
Mientras que 842 millones de personas sufren de hambre crónica, cerca de 1 300 millones de toneladas de alimentos se pierden o desperdician cada año. La FAO calcula que los alimentos producidos, pero que nunca llegan a comerse,  serían suficientes para alimentar a 2 000 millones de personas.
 
Incluso lograr reducir a la mitad el nivel actual de las pérdidas tendría un impacto enorme en el aumento previsto del 60 por ciento en la disponibilidad de alimentos necesario para alimentar a una población mundial que llegará a 9 000 millones en 2050.
 
“Puede conseguirse una ganancia enorme y esencial, y tenemos que hacerlo", dijo Wang.
 
El Subdirector General hizo hincapié en que los gobiernos nacionales y las organizaciones públicas no pueden resolver el problema por su cuenta, pero deben trabajar para crear las condiciones correctas de inversión para que actué el sector privado.
 
"Sólo las personas  que producen alimentos pueden reducir las pérdidas en una escala significativa", subrayó.
 
Werner M. Dornscheidt, Presidente y Director General de Messe Düsseldorf GmbH, socio de la iniciativa SAVE FOOD, aseguró por su parte que: “como punto de encuentro para los responsables internacionales de todos los ámbitos pertinentes, el Congreso SAVE FOOD pretende aunar experiencias, fomentar el diálogo, aprovechar las sinergias y dar un nuevo impulso. Estoy seguro de que el Congreso tendrá un impacto decisivo en promover nuestro objetivo común".
 
Fuerza destructiva
 
Además de afectar a la seguridad alimentaria y la generación de ingresos, en particular a los pequeños campesinos pobres, las pérdidas y el desperdicio de alimentos también hacen estragos en el medio ambiente, engullendo valiosos recursos de agua y tierra y contribuyendo a las emisiones de gases de efecto invernadero.
 
"Si la pérdida y el desperdicio mundial de alimentos fuera un país, sería el tercer mayor emisor de gases de efecto invernadero y el mayor usuario del agua de riego", dijo Wang el congreso.
 
“La superficie de tierra –añadió- utilizada para producir alimentos que nadie come, equivaldría al segundo país más grande en el mundo”.
 
Búsqueda de soluciones
 
La pérdida de alimentos se produce principalmente durante las diversas etapas de producción: recolección, transporte y almacenamiento, mientras que el desperdicio ocurre normalmente a nivel del minorista y el consumidor, al final de la cadena de suministro alimentario.
 
El congreso SAVE FOOD –de dos días de duración- cuenta con la participación de organismos de Naciones Unidas como el PNUMA, el PMA y el FIDA, instituciones públicas y empresas privadas, para analizar las causas de las pérdidas de alimentos y las mejores soluciones para reducirlas.
 
El congreso se centrará en particular en la pérdida y el desperdicio de alimentos en los sectores del pescado, cereales, leche, frutas y verduras y raíces y tubérculos.
 
Fundada en 2011 por la FAO y la firma organizadora de ferias comerciales Messe Düsseldorf, SAVE FOOD: Iniciativa mundial sobre la reducción de las pérdidas y el desperdicio de alimentos, reúne a 250 socios, incluyendo organizaciones y empresas públicas y privadas, en un intento de cambiar las prácticas de gestión, las tecnologías y el comportamiento de las personas involucradas en las cadenas de suministro de alimentos.
 
Entre sus actividades, la Iniciativa mundial apoya a los sectores público y privado en la puesta a prueba e implementación de proyectos de reducción de pérdidas de alimentos, así como de aquellos que promueven la reutilización ecológica de alimentos desperdiciados, como por ejemplo, para la alimentación animal y el compost.

El congreso se desarrolla dentro de Interpack, la feria comercial más importante del mundo en la rama del envasado y las industrias de procesamiento relacionadas, donde empresas de cerca de 60 países exhiben sus productos y servicios.