FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Aprovechar el potencial de los insectos para la alimentación animal

La Universidad de Wageningen y la FAO abordan en una conferencia internacional el papel de los insectos en la producción sostenible de alimentos

14 de mayo de 2014, Ede, Países Bajos/Roma – Los insectos pueden ser una alternativa sostenible y respetuosa con el medio ambiente para la alimentación animal, además de formar ya parte de la dieta de 2 000 millones de personas en todo el mundo, según aseguró el Subdirector General de la FAO, Eduardo Rojas-Briales, al participar hoy en una reunión internacional de investigadores en Holanda.
 
Rojas intervenía en la sesión inaugural de la conferencia "Insectos para alimentar al mundo", organizada conjuntamente por la Universidad de Wageningen y el organismo de la ONU. Más de 400 participantes de 45 países han acudido a este encuentro –del 14 al 17 de mayo- para examinar la situación actual y el futuro potencial de los insectos como alimento humano y animal. "

“Ha llegado el momento de pensar en fuentes alternativas de alimentos, en vista del aumento de la población mundial, las amenazas del cambio climático y la persistencia del hambre en muchas partes del mundo", aseguró Rojas, responsable de la FAO para Departamento forestal y los sistemas alimentarios y los medios vida relacionados.
 
"Ciertamente, los insectos por sí solos no van a resolver los retos de la seguridad alimentaria del mundo, pero sería absurdo no movilizar todo su potencial en la lucha contra el hambre y la desnutrición", indicó.
 
"Criar insectos para piensos es una forma ecológica y eficiente de alimentar a los animales", explicó Rojas. "Los insectos pueden alimentarse a base de residuos biológicos, compost y purines, y pueden transformar estos en proteínas de alta calidad para la alimentación animal".
 
Los alimentos silvestres contribuyen también a la seguridad alimentaria de millones de personas que viven en y alrededor de los bosques, y la mayoría de los insectos consumidos por un tercio de la población del planeta se recolectan en el medio natural.
 
"Reconocer el potencial global de los insectos para la alimentación en esta conferencia no es abogar por un cambio en los patrones de alimentación de los otros dos tercios de la población mundial, que no tienen la costumbre de comer insectos, sino asegurarse de que los que consumen insectos puedan seguir haciéndolo en el futuro de forma sostenible, y poner de relieve las diferentes contribuciones potenciales que los insectos pueden hacer a la seguridad alimentaria en el futuro", afirmó Rojas.
 
Añadió que el reto de alimentar de manera sostenible a una población que se prevé alcanzará los 9 000 millones de personas en 2050 "nunca se logrará sobre la base de una sola medida, sólo será posible mediante la convergencia de medidas perseverantes que se complementen entre sí”.

Valiosas abejas
 
Rojas mencionó a las abejas como un buen ejemplo de la variedad de formas en que los insectos contribuyen a la seguridad alimentaria. Las abejas proporcionan miel, pero también son el grupo predominante y más importante a nivel económico de polinizadores en la mayoría de las regiones geográficas del mundo, apoyando la polinización de 71 de las 100 especies agrícolas que proporcionan el 90 por ciento de los alimentos a nivel mundial. Además, las abejas se encuentran entre los insectos más consumidos en algunas partes del mundo.

Además de concienciar sobre el potencial de los insectos en las dietas y la producción alimentaria sostenible, los participantes planean debatir diversos temas relacionados, incluyendo entre otros la recopilación de datos, el análisis nutricional y consideraciones normativas y de investigación.
 
El Subdirector General de la FAO concluyó que la comunidad científica internacional podría hacer "contribuciones importantes al generar el impulso adecuado para superar los cuellos de botella aún existentes y aprovechar todo el potencial de los insectos para la alimentación humana y animal".