FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La FAO amplia sus operaciones en Sudán del Sur

La Organización lanza semillas desde aviones a las comunidades aisladas en plena temporada de lluvias

Foto: ©WFP/George Fominyen
El primer lanzamiento desde aviones realizado por la FAO junto con el PMA permitirá a unas 250 familias producir más de 200 toneladas de cultivos como maíz, sorgo, caupí y sésamo
5 de junio de 2014, Juba, Sudán del Sur - La FAO está ampliando su operación de respuesta a la emergencia en Sudán del Sur a pesar de los problemas de acceso y la inseguridad en algunas partes del país. La Organización ha prolongado sus actividades tres meses más para llegar a los agricultores, pescadores y ganaderos afectados por el conflicto con equipos de subsistencia de emergencia vitales que les permitan plantar cultivos, pescar y proteger al ganado de enfermedades mortales.
 
Desde que comenzó la crisis, se han distribuido más de 110 000 equipos de subsistencia de emergencia, que incluyen semillas de cultivos, aparejos de pesca, semillas de hortalizas y material de sanidad animal.
 
Con 42 millones de dólares EEUU de fondos recibidos hasta la fecha, la FAO ayuda a 1,3 millones de personas. Sin embargo, se necesitan con urgencia más fondos para llegar a las comunidades rurales vulnerables en las zonas más afectadas, al tiempo que se crea resiliencia en todo el país para evitar que la inseguridad alimentaria empeore aún más.
 
La FAO llega a las comunidades remotas por todos los medios posibles
 
Además de centrarse a las comunidades afectadas por el conflicto con distribuciones a gran escala con camiones, la FAO transportó con éxito por vía aérea 21 toneladas de semillas de cultivos a Pibor, en el estado de Jonglei, en colaboración con las misiones de las Naciones Unidas en Sudán (UNMISS).
 
Por ello, la FAO realizó un lanzamiento de emergencia desde el aire con la ayuda de la capacidad logística del Programa Mundial de Alimentos (PMA), lanzando paquetes desde un avión a un socio sobre el terreno que luego distribuía la semilla a los agricultores. Aunque se utilizan sólo como último recurso, debido a su elevado coste, los lanzamientos por vía aérea garantizan que los campesinos de las zonas más inaccesibles reciban ayuda, lo que les permite cultivar sus propios alimentos y que la operación resulte rentable a largo plazo.
 
Se lanzaron con éxito tres toneladas de semillas de cultivos sobre el distrito de Mayendit, el estado de Unity, que permitirán a unas 250 familias producir más de 200 toneladas de cultivos como maíz, sorgo, caupí y sésamo.
 
"La FAO está haciendo todo lo posible para ayudar a las personas sumamente vulnerables de Sudán del Sur, incluyendo novedades como la distribución de semillas desde el aire”, explicó Sue Lautze, responsable de la oficina de la FAO en Sudán del Sur de y Coordinadora Humanitaria Adjunta de la ONU en el país. "Movilidad y flexibilidad –añadió- son nuestras consignas en estos momentos. La FAO agradece al PMA y a los donantes el haber facilitado estos lanzamientos aéreos iniciales. Seguiremos integrando esta opción logística dentro de la asociación de respuesta rápida FAO–PMA-UNICEF".
 
La compleja operación logística ha sido posible gracias a la colaboración con los socios humanitarios, como el PMA, el Grupo de Logística, UNMISS y el Gobierno de la República de Sudán del Sur.
 
Dificultades de acceso en la ayuda humanitaria
 
“La respuesta humanitaria se ha enfrentado a graves problemas logísticos para llegar a las comunidades afectadas”, explicó Lautze. " El acceso humanitario y la inseguridad –indicó- siguen siendo las mayores amenazas para la seguridad alimentaria en el país: si no podemos llegar a los que más lo necesitan, existe el riesgo real de hambruna a finales de 2014 y en 2015".
 
El programa de respuesta de emergencia de la FAO aborda de forma activa el rápido deterioro de la situación de seguridad alimentaria destacado en un nuevo informe de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria (IPC, por sus siglas en inglés).
 
Debido a los efectos del conflicto y el desplazamiento, más de 3,5 millones de personas sufren actualmente niveles de inseguridad alimentaria de crisis o emergencia, lo que significa que son incapaces de satisfacer necesidades básicas de supervivencia, incluso con recursos extremos, como la venta de ganado y otros activos productivos. A menos que estas comunidades reciban ayuda humanitaria, su seguridad alimentaria se deteriorará aún más.
 
Enfoque de doble vía frente a la inseguridad alimentaria
 
“El trabajo de la FAO no se limita a las operaciones humanitarias: tenemos un enfoque de doble vía, por lo que vamos a continuar con nuestros proyectos de desarrollo, al tiempo que damos respuesta a las necesidades humanitarias más urgentes", explicó Lautze.
 
"Dicho esto, nuestro objetivo en los próximos meses estará en las áreas con mayor inseguridad alimentaria en los estados de Jonglei, Unity y Alto Nilo, donde existe un riesgo real de hambruna en zonas localizadas en este mismo año, a menos que podamos conseguir que los agricultores siembren ahora. Este deterioro coincide con la temporada de carestía de la zona, cuando la inseguridad alimentaria ya está en su nivel máximo".
 
La FAO ha solicitado 108 millones de dólares EEUU dentro del Plan de Respuesta a las Crisis revisado de la ONU y ha recibido hasta la fecha 42 millones. La financiación adicional podría elevar el número total de beneficiarios del plan en 2014 a 2,7 millones de personas.