FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La FAO y la OMS instan a un firme compromiso político frente a la malnutrición en una próxima conferencia internacional

Llamamiento para que los países actúen en la Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición (CIN-2) que tendrá lugar en Roma en noviembre

Foto: ©FAO/Christena Dowsett
Uno de los objetivos de la conferencia es aportar la base científica para políticas adecuadas de nutrición que promuevan la seguridad alimentaria y la inocuidad de los alimentos y también la salud

12 de junio de 2014, Roma – Con cientos de millones de personas en todo el mundo que siguen padeciendo hambre y malnutrición, los gobiernos deberán asumir compromisos más firmes en la Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición (CIN-2) para garantizar una alimentación más saludable para todos, afirmaron hoy los responsables de la FAO y la OMS.
 
Reunión intergubernamental mundial de alto nivel, la CIN-2 tendrá lugar en Roma del 19 al 21 de noviembre de 2014. Está coorganizada por la FAO y la Organización Mundial de la Salud (OMS) junto a otras organizaciones internacionales y de las Naciones Unidas con el tema:. “Mejor nutrición, mejor vida".
 
Desde la primera conferencia internacional sobre nutrición celebrada en 1992, "se han logrado avances importantes en la lucha contra el hambre y la malnutrición, pero este progreso ha sido insuficiente y desigual", según el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.

Más de 840 millones de personas sufren subalimentación crónica, con un descenso de la proporción de personas subalimentadas de tan solo un 17 por ciento desde principios de la década de1990. La malnutrición es responsable de aproximadamente la mitad de todas las muertes de niños menores de cinco años de edad, con la pérdida de más de tres millones de vidas cada año.
 
Mientras tanto, las diversas formas de malnutrición a menudo se superponen y pueden coexistir dentro de un mismo país e incluso dentro del mismo hogar. Cerca de 160 millones de niños menores de cinco años sufren retraso del crecimiento o malnutrición crónica, mientras que más de 2 000 millones de personas padecen una o más deficiencias de micronutrientes. Al mismo tiempo, otros 500 millones son obesos.
 
"Uno de los objetivos de la conferencia (CIN-2) es aportar la base científica para políticas adecuadas de nutrición que promuevan la seguridad alimentaria y la inocuidad de los alimentos y al mismo tiempo promuevan la salud", señaló la Directora General de la OMS, Margaret Chan, en un mensaje de vídeo preparado para la conferencia de prensa.
  
Chan indicó que entre las cuestiones importantes que los participantes en la CIN-2 deben plantearse figura la siguiente: "¿Por qué es la subalimentación severa y la obesidad pueden coexistir en el mismo país y en la misma comunidad"
 
La responsable de la OMS subrayó también la necesidad de considerar las implicaciones para la salud y el medio ambiente de otra tendencia reciente: "el rápido aumento de la demanda de carne y otros productos animales, que coincide con el aumento de los niveles de ingresos".
  
La nutrición es un asunto público
 
"La nutrición sigue siendo un desafío urgente y apremiante y abordarla una tarea compleja", dijo Graziano da Silva. "La nutrición es una cuestión pública que impacta en la seguridad alimentaria, la inocuidad de los alimentos y la salud”.
 
Un precio elevado
 
Graziano da Silva puso de relieve los altos costes sociales y económicos que representan una carga para la sociedad. "Las estimaciones –explicó- apuntan a una pérdida de hasta el 5 por ciento de los ingresos globales anuales en términos de menor productividad y gastos sanitarios. Esto supone aproximadamente 3,5 billones de dólares EEUU, -el equivalente a 500 dólares por persona-, una cantidad de dinero enorme y un elevado coste a pagar".

Los esfuerzos para mejorar la seguridad alimentaria y nutrición siguen viéndose obstaculizados por problemas de gobernanza, como el bajo compromiso político, acuerdos institucionales débiles y falta de coordinación y participación adecuada de las partes interesadas, según enfatizaron la FAO y la OMS.

Entre otros retos clave figuran los volátiles precios internacionales de los alimentos, agravados por el aumento de la dependencia de los mercados mundiales y las importaciones de alimentos, la baja productividad agrícola, acentuada por el cambio climático, y las pérdidas y desperdicio de alimentos posteriores a la cosecha.

Llamamiento para una acción colectiva

Haciendo notar que los gobiernos son responsables últimos del bienestar nutricional de sus ciudadanos, y están por ello llamados a liderar los esfuerzos para mejorar la nutrición, Graziano da Silva dijo que también se requiere la acción colectiva con la participación de los parlamentos, el sector académico, el sector privado y las organizaciones de la sociedad civil.

"Por este motivo, los actores no estatales tienen un papel muy importante que desempeñar en el contexto de la CIN2, no sólo para alcanzar el consenso, sino también para ayudar a implementar el marco de acción que se espera apruebe la Conferencia", dijo el Director General de la FAO .

La CIN-2 partirá de la base de la primera conferencia internacional que tuvo lugar hace 22 años y de otros eventos celebrados desde entonces, y sus resultados se incorporarán al Desafío Hambre Cero de la ONU, a la agenda de desarrollo post-2015 y a la EXPO de Milán 2015.

La CIN-2 tiene previsto aprobar una declaración política sobre la nutrición y un marco de acción para garantizar la implementación efectiva de los compromisos asumidos en esta reunión de alto nivel.

Diversos Jefes de Estado y de Gobierno, junto a otros dignatarios y líderes, han sido invitados a la conferencia. El Papa Francisco ya ha confirmado su participación.