FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

El índice de precios de los alimentos de la FAO desciende en julio a su nivel más bajo en seis meses

Las bajadas en cereales, semillas oleaginosas y lácteos arrastran al índice a su mínimo desde enero de 2014

Foto:©FAO/Balint Porneczi / FAO
La caída de los precios de los cereales ha empujado a la baja el Índice de precios de los alimentos de la FAO

7 de agosto de 2014, Roma - El Índice de precios de los alimentos de la FAO disminuyó por cuarto mes consecutivo en julio, debido principalmente a una fuerte caída de los precios internacionales del maíz, el trigo y algunas semillas oleaginosas, reflejo de una amplia oferta de estos productos básicos.
 
Basado en los precios de una canasta de productos alimenticios objeto del comercio internacional, el Índice de precios de los alimentos de la FAO tuvo un promedio de 203,9 puntos en julio de 2014, con una bajada de 4,4 puntos (2,1 por ciento) respecto al valor revisado en junio y 3,5 puntos (1,7 por ciento) por debajo de nivel de julio de 2013.

  
"La disminución persistente de los precios de los alimentos desde marzo refleja expectativas mucho mejores de suministros en la temporada actual y en las próximas, especialmente de cereales y aceites, una situación que se espera facilite la reposición de las existencias mundiales", señaló la economista de la FAO Concepción Calpe.
 
En contraste, los precios de la carne subieron por quinto mes consecutivo en julio, y los del azúcar se mantuvieron estables. La caída de las cotizaciones de cereales y semillas oleaginosas, así como la de los productos lácteos, empujó a la baja el Índice de precios de los alimentos de la FAO a su nivel más bajo desde enero de 2014.
 
"Los mercados de productos ganaderos tienen su propia dinámica: en el caso de la carne, , en particular la carne de vacuno, muchos países exportadores se encuentran en una fase de reconstrucción de la cabaña, lo que está limitando la disponibilidad para las exportaciones y sosteniendo los precios", explicó Calpe. "En cuanto a los productos lácteos –añadió-, los suministros disponibles para el comercio parecen ser abundantes, lo que, junto con una demanda de importaciones vacilante, ha influido en los precios del mes de julio".
 
Descenso de cereales y semillas oleaginosas
 
El índice de precios de los cereales de la FAO promedió 185,4 puntos en julio, un descenso de 10,7 puntos (5,5 por ciento) respecto a junio y hasta 36,9 puntos  (16,6 por ciento) por debajo del nivel de hace un año.
 
En particular, la caída de los precios internacionales del maíz (un 9,2 por ciento desde junio) y el trigo (descenso del 5,8 por ciento) refleja unas excelentes perspectivas de producción, así como la abundancia de suministros para la exportación que se esperan en la campaña comercial 2014/15.
 
Por el contrario, los precios del arroz subieron ligeramente, con una renovada demanda de importaciones, sobre todo mientras que las ventas de las reservas públicas de Tailandia permanezcan suspendidas.
 
El índice de precios de los aceites vegetales de la FAO promedió 181,1 puntos en julio, 7,7 puntos (4,1 por ciento a) respecto a junio. El declive continuó siendo impulsado principalmente por la caída de los precios del aceite de soja y de palma.
 
La cotización del aceite de soja cayó principalmente en respuesta a las perspectivas de cosechas récord en los Estados Unidos, así como a la oferta abundante en América del Sur, mientras que la del aceite de palma descendió debido a la persistente fortaleza de la moneda de Malasia y una lenta demanda mundial de importaciones. Los precios del aceite de colza y el de girasol también se debilitaron, reflejo de las perspectivas de una abundante cosecha en 2014/15.
 
El índice de precios de los productos lácteos promedió 226,1 puntos en julio, con una bajada de 10,3 puntos (un 4,4 por ciento) respecto a junio y 17,5 puntos (7,2 por ciento) menos que el mismo período del año pasado. La reducción de la demanda de importaciones -incluyendo una disminución de las compras de mantequilla por los países islámicos durante el Ramadán- contribuyó a la tendencia a la baja en los precios de los lácteos.
 
Sube la carne mientras que el azúcar permanece volátil
 
Una continua y fuerte demanda de carne en Asia y en particular China, ayudó a que subiera ligeramente el índice de precios de la carne de la FAO, que tuvo un promedio de 204,8 puntos en julio, 3,7 puntos (1,8 por ciento) por encima de su valor revisado en junio y 25,4 puntos (14,1 por ciento) más que en el mismo período del año pasado. Los precios medios de la carne de aves de corral y de ovino también se incrementaron, mientras que los de la carne de porcino se replegaron algo respecto al máximo histórico registrado en junio.
 
El índice de los precios del azúcar de la FAO se situó en 259,1 puntos en julio, ligeramente superior en 1,1 puntos (0,4 por ciento) respecto a junio, y con 20,2 puntos (8,4 por ciento) más que en julio de 2013. Los precios internacionales del azúcar han sido relativamente volátiles durante los últimos tres meses, en medio de la incertidumbre sobre el impacto de la sequía sobre la caña de azúcar en Brasil -el mayor productor y exportador del mundo- y las indicaciones de lluvias monzónicas inferiores a la media en la India, el segundo mayor productor mundial de azúcar.