FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Apoyar las explotaciones familiares es clave para tener sistemas alimentarios saludables

El Día Mundial de la Alimentación subraya la necesidad de innovación, participación e inclusión

Foto: ©FAO/Giulio Napolitano
Ceremonia del Día Mundial de la Alimentación, sede de la FAO (Sala de Plenarios).

16 de octubre de 2014, Roma - Aunque se han realizado progresos sustanciales en la lucha contra el hambre en los últimos años, más de 800 millones de personas siguen padeciendo esta lacra y se deben intensificar los esfuerzos para alcanzar el objetivo mundial de reducir a la mitad el porcentaje de personas hambrientas para 2015, aseguró el Director General de la FAO, José Graziano da Silva, en su discurso inaugural en la ceremonia anual del Día Mundial de la Alimentación en la sede de la FAO en Roma.
 
Los cerca de 500 millones de explotaciones familiares -nueve de cada diez explotaciones agrícolas en el mundo- desempeñan un papel clave para incrementar la producción de alimentos y satisfacer las necesidades de una creciente población mundial. "Al mismo tiempo, muchas familias campesinas, especialmente agricultores de subsistencia, forman parte de ese 70 por ciento de población en situación de inseguridad alimentaria que vive en las zonas rurales", recordó Graziano da Silva.
 
"Los agricultores familiares –añadió- tienen que ser protagonistas de la innovación. Sólo así pueden apropiarse del proceso y asegurarse de que las soluciones que se ofrecen responden a sus necesidades".
 
En su discurso, la Reina Máxima de los Países Bajos hizo hincapié en la importancia de la inclusión financiera como herramienta clave para que los agricultores puedan protegerse de los altibajos de ingresos y como componente central en cualquier esfuerzo ambicioso para acabar con el hambre.
 
La inclusión comprende el acceso a las cuentas de ahorro, préstamos y créditos.
 
"Sabemos a través de la evidencia empírica –dijo- que cuando se ofrece a los pequeños agricultores cuentas de ahorro, ahorran aún más, invierten más y obtienen como resultado mayores ganancias de la cosecha", y añadió que sin el arduo trabajo de los agricultores familiares, el éxito de haber sacado a 100 millones de personas del hambre crónica durante la última década no podría haberse logrado.

La Reina Máxima de Holanda es la Defensora Especial del Secretario General de Naciones Unidas para la Inclusión Financiera y el Desarrollo. 

John Kufuor, ex Presidente de la República de Ghana, hizo hincapié en la necesidad de mejorar la rentabilidad de las granjas familiares, ayudándoles a pasar de su actual producción de subsistencia a operaciones de tipo empresarial. Esto, dijo, podría influir en la resiliencia de las comunidades y estimular la creación de empleo y desempeñar un papel clave en la reducción de la pobreza.
 
"Se ha establecido que el crecimiento del PIB generado por la agricultura es hasta cuatro veces más eficaz para reducir la pobreza que el crecimiento generado por otros sectores, ya que afecta a las personas de manera directa a nivel de base”, explicó Kufuor.
 
Además de acceder a la financiación, destacó la importancia de las reformas institucionales en derechos sobre la tierra y el reconocimiento de los derechos básicos de los agricultores, así como de las políticas gubernamentales integradas de desarrollo rural para ayudar a las explotaciones familiares a alcanzar su máximo potencial.
 
En su discurso, pronunciado por el arzobispo Luigi Travaglino, el Papa Francisco subrayó la necesidad de reconocer el creciente papel de la familia rural y desarrollar todo su potencial.
 
"Este año dedicado a la agricultura familiar –indicó el Pontífice- nos ha permitido ver que la familia rural puede responder a la falta de alimentos sin destruir los recursos de la creación. Pero tenemos que ser sensibles a sus necesidades".
 
El Papa recordó que, mas allá de los actuales datos sobre el hambre, "los que sufren de inseguridad alimentaria y la malnutrición son personas y no números. Y precisamente por su dignidad como personas, están por encima de cualquier cálculo o proyecto económico".
 
"La agricultura familiar es el punto de apoyo sobre el que se sostiene nuestra futura seguridad alimentaria", aseguró la Directora Ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos (PMA) Ertharin Cousin. Señaló también que al establecer una nueva visión sostenible para la agricultura familiar que mejore el suministro de alimentos a nivel mundial y proteja los recursos del planeta, "hay que abordar un problema universal: la desigualdad de género".
 
"Acabar con la inequidad de género no sólo es hacer lo correcto, es lo más inteligente", dijo, destacando la multiplicidad de formas en que la desigualdad de acceso a los insumos agrícolas afecta a las mujeres, obligándoles a "trabajar más duro y más tiempo” con menor resultado.
 
Giuseppe Castiglione, Subsecretario de Estado del Ministerio italiano de Agricultura, Alimentación y Políticas Forestales, puso de relieve la importante función social que tiene la agricultura familiar, incluyendo la preservación de la cultura, los alimentos locales y el medio ambiente.
 
Tanto Italia como Europa se esfuerzan por transferir las tradiciones agrícolas de una población agrícola de envejecimiento a una generación más joven, dijo, añadiendo que "la formación juega un papel clave en llevar innovación y tradición al sector agrícola".
 
A medida que el mundo se aproxima a la fecha límite para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), el Vicepresidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) Michel Mordasini pidió a la comunidad internacional redoblar sus esfuerzos colectivos para alcanzarlos. "Todavía –advirtió- podemos hacer uso de 440 días para lograr la meta de los ODM de reducir a la mitad el porcentaje de personas subalimentadas. Para tener éxito, apoyemos más activamente a los pequeños campesinos familiares del planeta".
 
La ceremonia anual del Día Mundial de la Alimentación conmemora la fecha de creación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura el 16 de octubre de 1945.
 
En vísperas de este evento, los países acordaron una serie de políticas destinadas a garantizar que las personas de todo el mundo tengan acceso a una alimentación más saludable. El acuerdo será adoptado en la Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición (CIN2) que se celebrará en Roma del 19 al 21 noviembre de 2014 Esta reunión intergubernamental de alto nivel está organizada conjuntamente por la FAO y la OMS.
 

Compartir esta página