FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

El Director General de la FAO subraya los vínculos entre desarrollo rural y migración

Graziano da Silva insta a centrarse en los jóvenes y la solidaridad en la Conferencia Euromediterránea de Agricultura

Foto: ©FAO/ Olivier Asselin
El desarrollo rural y el empleo juvenil están fuertemente vinculados a la migración

28 de noviembre de 2014, Roma – Si los países del Mediterráneo quieren frenar la oleada de emigración forzosa y sufrimiento humano, deben situar el desarrollo agrícola, alimentaria y rural como objetivo de la cooperación regional, aseguró hoy el Director General de la FAO, José Graziano da Silva.
 
En su intervención en la Conferencia Euromediterránea de Agricultura que se celebra en Palermo, Italia, el Director General de la FAO subrayó la conexión existente entre agricultura y migración y la importancia de invertir en medios de vida rurales sólidos, especialmente para los jóvenes.
 
"Tenemos que encontrar alternativas –señaló- para aumentar los incentivos para que los jóvenes participen en actividades rurales -como la agricultura, la ganadería, la pesca y la acuicultura- en sus propias comunidades y países”.
 
Oportunidades para la juventud rural
 
El aumento de las empresas agrarias y de las oportunidades de empleo para la juventud rural tiene que estar en el centro de las estrategias de lucha contra la pobreza e impulsar el desarrollo, indicó Graziano da Silva, refiriéndose a la juventud rural como el futuro del sector de la agricultura, sobre todo en los países del sur y el oriente del Mediterráneo.
 
La migración de los jóvenes -especialmente los varones- desde las zonas rurales deja detrás estructuras comunitarias desequilibradas, poniendo también una carga desproporcionada sobre las mujeres que se quedan al cuidado de niños y ancianos.
 
La creación de oportunidades valiosas e inclusivas para los jóvenes en la agricultura y la agroindustria no sólo tendrá impacto en sus vidas, sino también mejorará sustancialmente los medios de vida en sus comunidades rurales, las economías y la resiliencia de sus países de origen, la región y el mundo, según el Director General de la FAO.
 
La cooperación regional, explicó, debe prestar especial atención al cambio climático, la degradación del medio ambiente, y la escasez de tierra y agua.
 
Solidaridad
 
"La migración forzosa es el corolario del miedo, la desesperación y el hambre", aseguró Graziano da Silva, advirtiendo de un empeoramiento de la crisis cuando se ha duplicado el número de cruces fronterizos extraoficiales en Europa, el 85 por ciento de los cuales se produce a través del Mediterráneo.
 
En referencia al naufragio del año pasado frente a la isla italiana de Lampedusa, que costó la vida de varios cientos de emigrantes, Graziano da Silva se hizo eco del reciente llamamiento del Papa para evitar que el Mediterráneo se convierta en un gran cementerio.
 
La lucha contra la migración masiva requiere abordar sus causas profundas, incluyendo las guerras, los conflictos étnicos y la extrema pobreza, dijo Graziano da Silva, instando a la cooperación basada en la solidaridad.
 
"Las puertas –señaló- se cierran a menudo en tiempos de crisis. La solidaridad nos ayuda a abrir sus cerrojos y trabajar juntos por el desarrollo inclusivo y sostenible”.
 
Iniciativas para la cooperación
 
El responsable de la FAO destacó tres iniciativas regionales en las que participa la FAO para fortalecer la cooperación entre los países mediterráneos.
 
La Red de Información de Mercados Agrícolas del Mediterráneo ofrece información mejor y actualizada sobre los precios y existencias de los productos más importantes. La Red de Salud Animal Mediterránea establecida por la FAO y la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OIE) trabaja con 13 países para el control de las enfermedades transfronterizas de los animales, mientras que la red de la FAO-CIHEAM (Centro Internacional de Altos Estudios Agronómicos Mediterráneos) sobre pequeños rumiantes mejora la cooperación entre científicos, responsables políticos y las organizaciones de productores en el Mediterráneo.
 
La cooperación para impulsar la inversión en desarrollo rural y oportunidades para los jóvenes no sólo incrementará la resiliencia de comunidades y regiones, concluyó Graziano da Silva, añadiendo que "estoy seguro de que también ayudará a regenerar la fuerza de la solidaridad en nuestra época".
 

Compartir esta página