FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Las compras públicas en África benefician a los agricultores familiares y las escuelas

Una innovadora asociación está operativa en cinco países

Foto: ©FAO/Giselle Paulino
Hora del almuerzo en una escuela en Etiopía

10 de marzo 2015, Roma - Una innovadora asociación que abarca cinco países africanos está ofreciendo una importante lección sobre cómo los gobiernos pueden adquirir alimentos para instituciones públicas, como las escuelas, directamente de los pequeños agricultores familiares. Inspirado en los logros de Brasil en la lucha contra el hambre y la pobreza, el Programa Compra a los africanos para África (en inglés Purchase from Africans for Africa o PAA,) ayuda a promover la producción agrícola local a la vez que mejora los medios de vida y la nutrición.

El PAA África está siendo implementado por Etiopía, Malawi, Mozambique, Níger y Senegal con el liderazgo técnico y la experiencia de la FAO y el Programa Mundial de Alimentos (PMA). Ya en su tercer año, el programa está dando resultados prometedores como se detalla en un informe publicado recientemente.

Como muestra el programa PAA África, en los países en desarrollo la compra de productos a los agricultores familiares –que a menudo figuran entre los grupos más marginados- puede contribuir a los esfuerzos del gobierno para combatir la pobreza rural.

"Las compras públicas a los productores locales añaden valor a los mercados locales al integrar a los campesinos familiares de pequeña escala y canalizan la demanda -en este caso de las escuelas- para sus productos, lo que contribuye a la seguridad y la diversidad alimentaria", señaló Florencia Tartanac, experta de la División de Infraestructura Rural y Agroindustrias de la FAO.

La FAO proporciona ayuda técnica para las cuestiones de planificación y políticas de los gobiernos, mientras que sus expertos trabajan con los agricultores familiares para ayudarles a alcanzar aumentos sostenibles de la productividad agrícola, así como mejorar sus técnicas de cosecha y post-cosecha -incluyendo la construcción de silos- logrando así productos de mejor calidad y menos pérdidas y desperdicios.

El apoyo financiero para esta labor procede del gobierno de Brasil y del Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID).

Promover políticas inclusivas

"Las compras públicas a los agricultores locales pueden promover la producción y las cadenas de valor locales diversificadas, garantizar que los estudiantes tengan acceso regular a alimentos, y largo plazo, incrementar el capital humano mediante una mayor asistencia a la escuela y un mejor aprendizaje que resulta de que los niños estén bien alimentados”, explicó Tartanac.

Por ejemplo, en Níger, el gobierno decidió centrarse en los agricultores familiares para reponer la reserva nacional de cereales, creando una cuota del 10 por ciento para las compras locales a organizaciones de pequeños agricultores.

De la misma manera, el gobierno puede centrarse en los campesinos familiares locales para abastecer parte de la demanda de alimentos de otras instituciones públicas, como escuelas y hospitales.

Resultados notables

Los cerca de 5 500 familias de pequeños agricultores que han participado en el programa PAA África hasta ahora han sido capaces de aumentar su productividad en un 115 por ciento. Esto ha sido en gran parte posible gracias a un mejor acceso a los insumos agrícolas, incluyendo semillas y fertilizantes, y al uso de nuevas técnicas agrícolas adquiridos en loa cursos de formación del PAA África, como la combinación de cultivos de leguminosas y cereales en las mismas parcelas.

A pesar de ser responsable de la producción del 80 por ciento de los alimentos del África subsahariana, los pequeños agricultores -en particular las mujeres- se enfrentan a menudo con las ineficiencias de los sistemas alimentarios locales y la falta de acceso a los mercados inclusivos.

Al mismo tiempo, el programa fue capaz de garantizar a mercados una media del 37 por ciento de los alimentos producidos, ayudando a los agricultores a generar ingresos por encima de sus propias necesidades alimentarias.

Parte de la producción mejorada de los agricultores se utiliza para suministrar alimentos de alta calidad para los programas de alimentación escolar. Durante los dos primeros años del programa, se utilizaron unas 1 000 toneladas de alimentos adquiridos localmente para proporcionar de forma regular almuerzos escolares a alrededor de 128 000 estudiantes en 420 escuelas. Y a través del PAA África, la iniciativa Compras para el progreso (P4P) del PMA ha sido capaz de ensayar diversos modelos de contratación directa de las organizaciones de agricultores familiares.

Combinar protección social y agricultura

Al igual que la iniciativa brasileña Hambre Cero que lo inspiró, el programa PAA África muestra cómo integrar intervenciones agrícolas con transferencias sociales (redes de seguridad social) para la reducción de la pobreza, puede ayudar a promover la inclusión productiva en el mercado de agricultores de subsistencia que ya tienen alguna potencial social y agrícola.

Para el PAA África, este tipo de integración puede también aumentar el impacto de las compras locales de alimentos sobre los medios de vida de los participantes y ayudar a construir modelos de desarrollo rural sostenible, combinando de manera coherente las intervenciones agrícolas, las compras locales de alimentos y la protección social.

En Senegal, por ejemplo, el programa se dirigió a las personas más vulnerables en una región con déficit de alimentos y cuyos agricultores habían sido duramente castigados por las recientes sequías. Estos campesinos recibieron no sólo insumos como semillas de arroz y formación, sino que también encontraron a través del PAA África un mercado previsible y garantizado para parte de su producción.

El PAA África es también un ejemplo de cooperación Sur-Sur, un enfoque al desarrollo basado en el intercambio de conocimientos, experiencias y tecnologías entre los países del Sur del mundo. La FAO está explorando los múltiples enfoques de los programas de compras institucionales a través de una serie de estudios de caso, incluyendo el “caso de Brasil”. 

Compartir esta página