FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La FAO pide 121 millones de dólares para apoyar a la población afectada por la crisis en Siria

Una conferencia internacional de donantes pretende recaudar fondos para Siria y los países vecinos que acogen a los refugiados

30 de marzo de 2015, Roma – Se necesitan con urgencia 121 millones de dólares EEUU para frenar el deterioro de la seguridad alimentaria y el colapso de las cadenas alimentarias regionales provocados por la actual crisis en Siria, que ha afectado gravemente la producción y el comercio agrícolas y dejado a cerca de 9,8 millones de personas en situación de inseguridad alimentaria, según informó hoy la FAO.
 
“Tenemos que aportar asistencia adicional para ayudar a los campesinos a reconstruir la infraestructura y los medios de subsistencia agrícolas, o veremos cómo la situación de seguridad alimentaria sigue empeorando”, advirtió Abdessalam Ould Ahmed, Subdirector General de la FAO y Representante Regional para Oriente Próximo y África del Norte.
 
La 3ª Conferencia Internacional de Donantes para Siria, que tendrá lugar en Kuwait el 31 de marzo, supone una oportunidad para recaudar fondos muy necesarios para fortalecer la producción agrícola en las comunidades en Siria y los países vecinos.
 
Ya en su quinto año, la crisis de Siria ha desplazado a más de 11 millones de personas, de los que cerca de 4 millones han huido a los países vecinos de Egipto, Iraq, Jordania, Líbano y Turquía. Alrededor del 85 por ciento de estos refugiados se han asentado fuera de los campamentos; muchos en zonas rurales donde la agricultura es el medio de vida de las familias más pobres.
 
En la propia Siria, se ha perdido cerca del 50 por ciento del ganado y la cosecha de cereales se ha reducido a la mitad desde el comienzo de la crisis en 2011 debido a la escalada del conflicto y la meteorología adversa.
 
Junto con la creciente presión sobre recursos como el agua y la tierra, el desplazamiento de personas y ganado ha elevado también el riesgo de que las enfermedades de animales y plantas se propaguen a través de las fronteras dentro y fuera de la región. Esto se debe en parte al colapso de los servicios veterinarios en Siria, que ha dejado a miles de animales sin vacunar.
 
Impulsar la producción agrícola es esencial para asegurar un suministro de alimentos constante en el país árabe y la subregión, que ha visto un aumento de los precios alimentarios que está afectando especialmente al 75 por ciento de los sirios que viven actualmente en condiciones de pobreza.
 
Restablecer los medios de vida
 
La Conferencia de donantes de esta semana tiene como objetivo recaudar los fondos necesarios para satisfacer las necesidades expuestas en el Plan de Respuesta Estratégico para Siria 2015 (SRP) y el Plan Regional para los Refugiados y de Resiliencia 2015-2016 (3RP). En total, la respuesta a la crisis en Siria y su repercusión en la región requerirá respectivamente de 2 900 y 5 500 millones de dólares EEUU, según la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).
 
Según estos planes, la FAO busca 59 millones de dólares para poder desarrollar su labor en Siria y apoyar la producción de alimentos básicos, mejorar la nutrición y los ingresos de las familias, proteger su ganado, y mejorar la coordinación entre los gobiernos, organismos de ayuda y comunidades para alcanzar la seguridad alimentaria. Estos fondos ayudarán a más de 1,5 millones de personas.
 
También se necesitan otros 62 millones de dólares para ayudar a las comunidades de acogida en Iraq, Jordania, Líbano y Turquía a afrontar la afluencia de refugiados y hacer su agricultura más productiva y sostenible. Estas medidas incluyen la prevención de enfermedades de animales y plantas, el apoyo a la agricultura familiar y el desarrollo de cadenas de valor.
 
Labor de la FAO en Siria

Estas intervenciones se basan en la labor que desarrolla la FAO en Siria, apoyando a los medios de vida de cerca de un millón de sirios desde el inicio del conflicto en 2011.
 
En 2014, unas 238 000 personas recibieron semillas que produjeron suficientes cereales para alimentar a más de 420 000 personas durante un año. Otras 24 500 recibieron paquetes de hortalizas que les permiten cultivar alimentos más nutritivos, y unas 45 000 gallinas que se espera produzcan cerca de 9 millones de huevos para las familias sirias. Igualmente, el año pasado, más de 1 millón de animales recibieron tratamiento contra los parásitos y unos 7 600 pequeños ganaderos obtuvieron pienso para sus animales.
 
“La producción de alimentos es la columna vertebral de los medios de subsistencia rurales”, aseguró Laurent Thomas, Subdirector General de la FAO y responsable de la Cooperación Técnica. “Sin embargo –añadió- los agricultores se enfrentan a enormes desafíos y necesitan apoyo urgente para proteger la producción agrícola en Siria, ya tremendamente dañada. No sólo es crucial para mejorar la vida de millones de personas, sino para la seguridad alimentaria y la estabilidad en la región en su conjunto”. 

Foto: ©AFP PHOTO/BULENT KILIC
Un niño curdo sirio de la aldeda de Milla, Kobani, sostiene una cabra cerca de la frontera con Siria, después de que un grupo de pastores cruzara a Turquía con sus rebaños

Compartir esta página