FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Grandes oportunidades para el crecimiento de la agricultura en África occidental

La integración regional es la vía adecuada para sacar provecho al cambio de las tendencias alimentarias y el crecimiento demográfico, según un nuevo informe

Roma, 2 de julio de 2015 – África occidental cuenta con oportunidades sin precedentes para el crecimiento agrícola, pero aprovecharlas al máximo requerirá una integración regional más eficaz, sostiene un nuevo informe del Banco Africano de Desarrollo (BAD), la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).
 
Para ser competitiva frente a los grandes actores mundiales, la agricultura de África occidental necesita alcanzar a algunas de las economías de escala que esos países disfrutan en los mercados de fertilizantes y semillas, así como en la investigación agrícola y desarrollo tecnológico, señala el documento.
 
Si bien se han logrado avances importantes hacia la integración regional en las últimas dos décadas, la implementación eficaz a nivel nacional sigue siendo un desafío, como demuestran los obstáculos y embargos comerciales que dificultan el comercio intrarregional, junto con seguir usando normas nacionales dispares para semillas y fertilizantes, a pesar de que hay acordados protocolos comunes a nivel regional.
 
El informe, “Crecimiento agrícola en África occidental: factores determinantes de mercados y políticas” (AGWA), llega en un momento de gran dinamismo en las tendencias de la demanda de alimentos en África.
 
La población de África occidental -actualmente 300 millones-, se espera alcance 490 millones en 2030. La subregión es ya la zona más urbanizada del África subsahariana, con casi la mitad de sus habitantes viviendo en centros urbanos, y se prevé que esta población urbana siga creciendo a una tasa del 3,8 por ciento anual entre 2015 y 2030.
 
Este factor, unido a una clase media en expansión, favorece una mayor diversidad en la demanda de alimentos de los consumidores, que dan más importancia a la conveniencia, calidad nutricional, inocuidad alimentaria y presentación, junto a un precio asequible. Atender esta demanda creciente ofrece grandes oportunidades de valor añadido, creación de empleo, integración y diversificación económica y sustitución de importaciones, según el informe.
 
Muchos países de África occidental dependen cada vez más de las importaciones de alimentos para satisfacer sus prósperos mercados urbanos, lo que refleja la incapacidad de sus cadenas alimentarias locales para satisfacer la demanda en evolución de los consumidores en términos de calidad, volumen, precios y regularidad en el suministro.
 
Una proporción creciente de la población de África occidental se compone de compradores netos de alimentos, a los que dedican una gran parte de sus ingresos. La única manera de garantizar el acceso a alimentos a bajo precio de estos consumidores -a la vez que aumentan los ingresos de los productores- es incrementar la productividad y eficiencia en todo el sistema agroalimentario. Para conseguirlo se requiere un entorno más estable y predecible, reorientando las inversiones públicas hacia los elementos esenciales para el crecimiento sostenible a largo plazo, y ampliando la capacidad de implementación.
 
Valor añadido después de la cosecha
 
El informe destaca que, si bien el aumento de los rendimientos agrícolas es esencial, es necesario prestar más atención al segmento final del sistema agroalimentario: montaje, almacenamiento, procesamiento y venta al por mayor y por menor. Por ejemplo, las empresas nacionales de procesado de alimentos a menudo prefieren importar materias primas -como concentrado de jugo de frutas, trigo y aceite vegetal- en lugar de comprarlos en el país o desarrollar sustitutos basados en materias primas locales, porque las cadenas de suministro locales son demasiado débiles y fragmentadas para garantizar un abastecimiento fiable.
 
Las políticas varían según el país y el segmento de mercado, pero deben tener como prioridad un gran esfuerzo para mejorar las pequeñas y medianas empresas de procesado de alimentos, reforzando al tiempo los vínculos entre las explotaciones familiares orientadas al mercado y sus organizaciones con la agroindustria de todos los tamaños para mejorar el acceso a los mercados, insumos y servicios de apoyo. Debe darse especial atención al apoyo a las mujeres empresarias, que desempeñan un papel clave en la cadena, desde la actividad agrícola a la venta minorista, y a los jóvenes.
 
Como los segmentos post-cosecha del sistema agroalimentario se van haciendo cada vez más importantes, responder a las diversas demandas en el sistema requerirá ir más allá de los mandatos tradicionales de los ministerios de agricultura, para centrarse en las interconexiones entre temas tan diversos como la investigación, las inversiones en transporte, las políticas comerciales, y la educación nutricional.
 
El informe contiene un análisis en profundidad destacando estas interconexiones. Por ejemplo, los precios del transporte para los productos agrícolas en África occidental son mucho más altos que en otras regiones en desarrollo, dificultando el comercio intrarregional y perjudicando a productores y consumidores por igual. Abordar esta situación requiere una combinación de medidas que van desde inversiones en infraestructura vial a la mejora de su gobernanza y la reforma de la normativa del transporte por carretera para lograr una mayor competencia.
 
Más bienes públicos, menos subvenciones
 
Sobre la base de un análisis detallado de los factores determinantes y las tendencias que dan forma al desarrollo del sistema agroalimentario de África occidental y la respuesta del sistema hasta el momento, el estudio identifica implicaciones clave para las políticas y las inversiones agrícolas. Estas conclusiones ayudarán a informar a las deliberaciones y las nuevas orientaciones de “ECOWAP-10”, la próxima actualización de la actual política agrícola de la CEDEAO, ECOWAP/CAADP
 
Mejorar la combinación de inversiones públicas en la agricultura en la región es tan importante como aumentar su nivel, según el informe. Se alienta a los gobiernos a cambiar el gasto hacia bienes públicos como carreteras, suministro eléctrico fiable, investigación y escolarización, en lugar de subsidiar bienes privados como fertilizantes y tractores.
 
La versión en inglés del informe puede descargarse aquí
 

Foto: ©FAO/Giulio Napolitano
Una campesina lleva agua para regar su huerto en Dogondoutchi, Niger.

Compartir esta página