FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La FAO prevé que la factura mundial por las importaciones caiga a su nivel más bajo en cinco años

Los precios continuaron bajando en abril por el elevado nivel de oferta de productos básicos agrícolas

Foto: ©FAO/Franco Mattioli
Vacas lecheras en Arabia Saudita. Los precios de los productos lácteos bajaron en abril
7 de mayo de 2015, Roma— Los precios internacionales de los productos básicos agrícolas siguieron descendiendo en abril y los abundantes inventarios deberían compensar cualquier presión a la baja por una ligera reducción de las cosechas mundiales prevista este año.
 
La producción mundial de cereales se reducirá probablemente en un 1,5 por ciento respecto a la producción récord del año pasado, debido principalmente a la disminución de la superficie plantada con maíz, pero el impacto se verá amortiguado por niveles “excepcionalmente altos” de las actuales existencias, según las últimas previsiones del informe semestral de la FAO Perspectivas Alimentarias publicado hoy.
  
El pronóstico inicial de la FAO para la producción mundial de cereales en 2015 -suponiendo condiciones meteorológicas normales durante el resto de la temporada- asciende a 2 509 millones de toneladas, un poco por debajo del récord del año pasado, pero casi un 5 por ciento por encima de la media de los últimos cinco años. Esta modesta disminución de la producción haría descender los inventarios en alrededor del 3 por ciento en la nueva temporada (2015/16), con reducciones más rápidas para los cereales secundarios y el arroz que para el trigo.
 
"La factura mundial por la importación de alimentos se prevé descienda a su nivel más bajo de cinco años en 2015", dice el informe, arrastrada principalmente por una caída de los precios internacionales, fletes bajos y un dólar EEUU fuerte. Los volúmenes de importación de los distintos alimentos que componen la factura cambiaron poco o incluso aumentaron. También se espera que los países de bajos ingresos se beneficien de este descenso en el coste de las importaciones de alimentos.
 
Caída de precios
 

El índice de precios de los alimentos de la FAO se redujo un 1,2 por ciento en abril respecto a marzo, situándose en 171 puntos, su nivel más bajo desde junio de 2010 y un 19,2 por ciento menos respecto a hace un año.

El mayor descenso se produjo en el precio de los productos lácteos, pero también disminuyeron los precios del azúcar, cereales y aceites vegetales. Por el contrario, los precios de la carne subieron en abril, su primer incremento desde agosto de 2014.

El índice de precios de los alimentos de la FAO es un índice ponderado por el comercio que hace un seguimiento de los precios de los cinco principales grupos de alimentos básicos en los mercados internacionales: cereales, carne, productos lácteos, aceites vegetales y azúcar.
 
Los precios internacionales de los alimentos es probable que continúen sometidos a presión a la baja debido a la oferta abundante y un dólar EEUU fuerte, según Perspectivas alimentarias, que ha señalado que "las variaciones de las divisas y los acontecimientos macroeconómicos pueden tener importantes implicaciones para los mercados de nuevo en 2015-16".
 
Perspectivas y tendencias del mercado de productos básicos
 
 
Varios años de buenas cosechas y de creación de reservas estratégicas significan un superávit de alimentos básicos. Como resultado, no se espera que la caída prevista en la producción de cereales impacte en la disponibilidad de alimentos para el consumo.
 
Las  tendencias de la producción láctea se prevé sigan con un crecimiento constante de cerca del 2 por ciento en 2015, con precios internacionales mas bajos alentando las importaciones en África. La abolición del sistema de cuotas lácteas de la Unión Europea es probable impulse la producción, y fue uno de los principales motivos de la caída mensual del 6,7 por ciento en el índice de precios de los productos lácteos.
 
 Se espera que la producción de azúcar aumente sólo ligeramente -impulsada por la India, la Unión Europea y Australia- pero seguirá superando el consumo por quinta temporada consecutiva.
 
Las abundantes cosechas de soja impulsarán un fuerte incremento del 5,7 por ciento en la producción total de cultivos oleaginosos en la temporada 2014/15. Ello, junto con el descenso de precios vinculado a una menor demanda desde el sector de los biocombustibles y el aumento de los inventarios, puede conducir a una reducción de la producción en la próxima temporada, según la FAO.
 
Se espera que la producción mundial de carne de vacuno crezca sólo un 0,2 por ciento en el próximo año, mientras que la producción total la carne crecerá un 1,3 por ciento.
 
El pescado es cada vez más popular en la dieta mundial, impulsado por el rápido crecimiento del sector de la acuicultura, que se espera aumente en un 5 por ciento en el próximo año. También se espera que la pesca de captura en el medio natural se recupere tras la escasez del año pasado debido al fenómeno climático de El Niño. Esa recuperación fomentará el rápido crecimiento en el uso de las capturas de peces silvestres como pienso para la acuicultura.
 
El informe Perspectivas alimentarias también incluye una apartado especial centrado en la volatilidad de los precios, destacando la necesidad de investigar si esta volatilidad ha vuelto o no a la normalidad.

Compartir esta página