FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

El cambio climático amenaza la seguridad alimentaria en el Pacífico

La FAO hace públicas sus recomendaciones para la cumbre de Copenhague

Photo: ©FAO/ F. Sodter
Devastación provocada por un ciclón en una isla del Pacífico

26 de noviembre de 2009, Roma - El cambio climático tendrá un fuerte impacto en la agricultura, la silvicultura y la pesca en las islas del Pacífico, lo que llevará a un incremento de la inseguridad alimentaria y la desnutrición, según alertó hoy la FAO en vísperas de la cumbre de la ONU sobre el cambio climático en Copenhague. La organización urgió a los gobiernos y los donantes a que comiencen a implementar de inmediato planes consistentes y proactivos de adaptación al cambio climático en todas las islas del Pacífico.

El cambio climático actuará como un "multiplicador de amenazas" en una región que sufre ya de una fuerte presión medioambiental y económica, según un documento orientativo de políticas públicas denominado El cambio climático y la seguridad alimentaria en el Pacífico preparado para el encuentro en Copenhague.

Las islas del Pacífico tendrán que hacer frente a la subida del nivel del mar, el calentamiento y la acidificación de los océanos, los cambios en el régimen de lluvias, de las horas de insolación y de la nubosidad, la alteración de las pautas de circulación oceánicas y atmosféricas y un incremento de la frecuencia de eventos climáticos extremos, tales como ciclones tropicales y sequías.

Muchos de estos impactos podrían tener efectos cumulativos y adversos en los rendimientos agrícolas y pesqueros y en la seguridad alimentaria. La degradación de los ecosistemas marinos y terrestres, el aumento del calor, la erosión del suelo, salinización y el agotamiento de los nutrientes, la propagación de plagas y enfermedades, una mayor frecuencia de incendios forestales, sequías y las inundaciones representan un serio peligro para la producción alimentaria.

Adaptación y diversificación

"No hay que dejar solos a los campesinos cuando se trata del cambio climático", aseguró el Director General Adjunto de la FAO, Alexander Müller. "Los países y sus socios en el desarrollo tienen que garantizar que los campesinos reciben la mejor información sobre la elección de variedades agrícolas, así como de las opciones de gestión del agua y el suelo para adaptarse al cambio climático", explicó Müller.

Aquellas islas del Pacífico con un monocultivo en la producción agrícola necesitarán evaluar de forma minuciosa su potencial de seguridad alimentaria, ya que los sistemas agrícolas diversificados se defenderán mejor en todos los escenarios climáticos. "Los sistemas integrados de cultivos, árboles y posiblemente de la ganadería, ofrecen oportunidades para una intensificación sostenible de la producción alimentaria, al tiempo que crean un ecosistema más resistente", aseguró Müller.

Pesca

El cambio climático amenaza también de forma seria la sostenibilidad de la industria pesquera y tiene el potencial de debilitar la seguridad alimentaria en una región que es muy dependiente del pescado como fuente de proteínas y de los ingresos derivados de arrendar las zonas pesqueras a flotas extranjeras. La pesca de subsistencia y comercial, en particular de las especies del atún, son los pilares de muchas de las economías de las islas del Pacifico. Los cambios en la distribución y abundancia del atún tienen implicaciones serias sobre la viabilidad a largo plazo de la industria pesquera y conservera en el Pacífico occidental. La pesca de subsistencia y comercial tendrá que diversificar su producción, la infraestructura de la industria pesquera y las pautas de distribución, de forma que se puedan adaptar a cambios bruscos del medio ambiente y de la industria.

Bosques

"El impacto del cambio climático, unido a la actual sobreexplotación de los recursos forestales en la región, supondrá una enorme presión en los bosques que quedan", alertó la FAO. Los árboles y bosques suministran importantes cultivos básicos en el Pacífico, como el árbol del pan, mangos, cítricos y cocos. Los manglares previenen la erosión costera y ofrecen protección frente a tormentas y tsunamis, además de ser un hábitat importante para numerosas especies de peces. Los gobiernos de la región deberían recibir apoyo para la gestión sostenible de los bosques y la promoción de sistemas agro-forestales integrados. Es necesario reconocer el potencial de los bosques para la retención de carbono.

Necesidad de apoyo

"Las negociaciones internacionales sobre el cambio climático deben tener en cuenta la relación estrecha entre seguridad alimentaria y calentamiento global", señaló Müller. "Todas las islas del Pacífico deben recibir apoyo para implementar sus "Programas de acción nacionales de adaptación, que incluyen la cuestión de la seguridad alimentaria".

La investigación y el desarrollo deben intensificarse en la agricultura, pesca y silvicultura para identificar y promover el uso de variedades de cultivos resistentes a la sal y la sequía, la rehabilitación de los bosques costeros y el desarrollo de infraestructuras en las áreas vulnerables de la costa. 

"El no actuar nos llevará a una mayor pobreza, inestabilidad política y conflictos", advirtió Muller.  

El documento ha sido elaborado de forma conjunta con el Grupo de expertos del Pacífico sobre cambio climático y seguridad alimentaria.