FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La información en Internet: herramienta para la seguridad alimentaria en Haití

La FAO ha desarrollado una herramienta interactiva con fondos de la CE

Photo: ©FAO/Giulio Napolitano
Difundir información sobre la seguridad alimentaria
15 de febrero de 2010, Roma - Frente a la elevada volatilidad de los precios y la escasez de alimentos en Haití tras el terremoto del pasado 12 de enero, la FAO ha desarrollado una herramienta interactiva para orientar a las organizaciones internacionales y las ONGs involucradas en la seguridad alimentaria del país caribeño.

La Herramienta de emergencia para la seguridad alimentaria en Haití reúne datos de diversas fuentes autorizadas y presenta la información en forma de mapa interactivo. Los temas que comprende incluyen las carreteras transitables, calendarios de cosechas, distribución geográfica de los medios de subsistencia e información sobre los daños sufridos.

El proyecto está basado en el puesto de trabajo (workstation, ndr) del Sistema Mundial de Información y Alerta Temprana sobre Alimentación y Agricultura (SMIA), financiado por la Comisión Europea (CE) dentro del Programa de la CE y la FAO de Información sobre seguridad alimentaria para la acción.

Los precios de algunos productos básicos se han incrementado bruscamente en Haití tras el devastador seísmo que asoló Puerto Príncipe y las provincias occidentales y del sudeste del país hace un mes, destruyendo el principal puerto haitiano junto a carreteras y otros activos agrícolas.

"A pesar de que Haití tuvo una cosecha excelente en 2009, el daño experimentado por las carreteras y los medios de transporte ha interrumpido los canales de comercialización, haciendo subir los precios", aseguró Henri Josserand, del SMIA. "También nos preocupa -añadió- las implicaciones para la próxima temporada agrícola, que comienza dentro de un mes".

El precio de la harina de trigo ha subido un 70 por ciento respecto a la media del pasado diciembre y el arroz importado entre un 20 y un 30 por ciento. El maíz local y los fríjoles negros -los principales productos básicos de Haití- han sufrido alzas de entre el 30 y el 35 por cien.

Cerca del 60 por ciento de los alimentos de Haití son importados, por lo que el país es muy vulnerable a los vaivenes de los precios en el exterior.  

Además de la ayuda alimentaria, alojamiento, agua y saneamiento, la prioridad inmediata es mantener la producción local de alimentos y los ingresos agrícolas, apoyando a los campesinos para la próxima temporada de siembra de marzo, que supone el 60 por cien de toda la producción alimentaria anual. Un dólar EE.UU. invertido en agricultura producirá entre 40 y 60 dólares en alimentos.

A pesar del programa que tiene en marcha en Haití, la FAO está preocupada por la falta de fondos para el componente agrícola del llamamiento urgente de la ONU. De los 23 millones de dólares solicitados inicialmente para responder a la crisis de seguridad alimentaria e impulsar la producción de alimentos, tan sólo se ha recibido hasta ahora el 8 por ciento.