FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Nuevo fondo fiduciario para la agricultura y la seguridad alimentaria

Canalizará los compromisos adquiridos por el G8 en la cumbre de L’Aquila

Photo: ©FAO/Florita Botts
Son necesarias mayores inversiones para aprovechar el potencial de la agricultura frente al hambre y la pobreza

22 de abril de 2010, Washington, D.C. - La FAO expresó hoy su satisfacción por el lanzamiento del Programa Global para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria (GAFSP, por sus siglas en inglés), un nuevo fondo fiduciario de donantes múltiples gestionado por el Banco Mundial y cuyo objetivo es mejorar la seguridad alimentaria y los ingresos en los países de escasos recursos a través del apoyo a la agricultura.

Al calificarlo como "un instrumento clave para que los compromisos adquiridos en L'Aquila den su fruto", el Director General Adjunto de la FAO Jim Butler aseguró que la Organización de la ONU está deseosa de trabajar con sus socios en el desarrollo para que el programa sea operativo lo más rápidamente posible.

El nuevo mecanismo está diseñado para hacer frente a la financiación insuficiente de los planes de inversión en agricultura y seguridad alimentaria a nivel nacional y regional, haciendo que las ayudas en la lucha contra el hambre y la pobreza sean más predecibles.

Los donantes fundadores, Canadá, la República de Corea, España, Estados Unidos, y la Fundación Bill y Melinda Gates, prometieron una contribución inicial de un total de 880 millones de dólares EE.UU. durante el lanzamiento de hoy.

Los países promueven las soluciones

"El GAFSP, orientado hacia iniciativas promovidas por los propios países y el suministro de ayuda técnica, encaja bien con el enfoque de la FAO", señaló Butler.

La FAO se encuentra ya apoyando la preparación de una serie de estrategias y planes de inversión promovidas por los países y que podrían aspirar a ser financiadas por el GAFSP, especialmente en el contexto del Programa Global para el Desarrollo de la Agricultura en África.

"En primer lugar y lo más importante, los Estados tienen que asumir su responsabilidad para cubrir las necesidades básicas de su población", subrayó Butler. "Ello requiere -añadió- el compromiso político y económico y las políticas y programas adecuados, la creación de un contexto internacional equitativo para la expansión del comercio y las ayudas y apoyo para las iniciativas promovidas a nivel regional".

El nuevo mecanismo incluye la posibilidad de financiación tanto pública como privada para donaciones, préstamos e inversiones destinados a impulsar la productividad agrícola, enlazar a los campesinos con los mercados, reducir los riesgos y la vulnerabilidad, mejorar los medios de subsistencia rurales no agrícolas y suministrar asistencia técnica y desarrollo de capacidades.

Niveles de hambre históricos

La reciente crisis alimentaria y económica ha empujado el número de víctimas del hambre en el mundo a niveles históricos: más de mil millones de personas sufren desnutrición, según los cálculos hecho por la FAO en su informe de 2009, El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo.

Acabar con el hambre requiere un mayor incremento de las inversiones en agricultura. La FAO estima que deben aumentarse en un 50 por ciento para cubrir el incremento de demanda de alimentos previsto en 2050.

"Está demostrado que la agricultura sostenible promueve el crecimiento económico, y con ello ofrece oportunidades para los pequeños campesinos y garantiza una mejor nutrición y seguridad alimentaria", afirmó Butler. "El desarrollo de la agricultura tiene un impacto mayor sobre la pobreza rural en comparación al de otros sectores".

Además, la producción alimentaria promueve la autosuficiencia, disminuyendo de forma gradual de dependencia de la ayuda externa", añadió.

La ceremonia de lanzamiento del nuevo fondo fiduciario contó hoy con la presencia del Secretario del Tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, y la participación de ministros de los países donantes y de diversos países en desarrollo, así como de Bill Gates y el Presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick. También estuvieron presentes representantes de instituciones multilaterales, organizaciones no gubernamentales y figuras destacadas del Congreso de Estados Unidos.