FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La falta de fondos amenaza las operaciones de ayuda en Chad

Millones de personas se enfrentan al hambre en el Sahel

Foto: ©AFP/Sia Kambou
Más de diez millones de personas en el Sahel se enfrentan a la amenaza del hambre
25 de mayo de 2010, Roma - La falta de fondos hace peligrar las operaciones de emergencia de la FAO en Chad, en donde dos millones de personas se ven amenazadas por el hambre después de que las sequías y las plagas hayan diezmado la producción alimentaria, según alertó hoy la FAO.

Según Fatouma Seid, experta en operaciones de emergencia de la FAO, la Organización de la ONU sólo ha podido movilizar 2 millones de dólares EE.UU. de los 11,8 millones solicitados el pasado noviembre para operaciones de emergencia en el sector agrícola del Chad, dentro de un llamamiento interinstitucional de la ONU. En comparación, la FAO logró recaudar 14,5 millones de dólares EE.UU. para el vecino Níger, afectado también por una grave carencia de alimentos.

"Los donantes temen que se repita la crisis alimentaria de 2005 en Níger, cuando mucha gente murió de inanición. En cambio, existe una menor concienciación de lo que está sucediendo en Chad, aunque la situación es igual de grave", explicó Seid.

"Ello significa que la FAO podrá distribuir tan sólo 360 de las 11 286 toneladas de semillas que habíamos planeado entregar a los campesinos para la próxima cosecha", dijo Seid. "Nuestro objetivo era repartir también 6 000 toneladas de piensos para animales, pero solamente hemos conseguido 413 toneladas", añadió. 

Alerta especial

Según la alerta especial lanzada la semana pasada por el Sistema Mundial de Información y Alerta sobre la alimentación y la agricultura (SMIA) la situación alimentaria es muy preocupante en diversas zonas del Sahel, en donde más de 10 millones de personas se enfrentan a la amenaza del hambre.

Se calcula que la producción cerealera del Chad disminuyó un 34 por ciento en comparación a 2008, con descensos igualmente del 30 por ciento en Níger, 24 por ciento en Mauritania y del 17 por ciento en Burkina Faso.

Los pastizales se han visto también seriamente afectados, con una producción forrajera en Níger que es un 62 por ciento baja que las necesidades, según la alerta del SMIA. Los informes indican que en Chad se produjo el pasado año una mortandad del ganado vacuno cercana al 31 por ciento en la región occidental y central, mortandad que fue igualmente elevada en algunas zonas de Malí.

Elevada inseguridad

El descenso de la producción de cereales unido a la precaria situación de los pastizales y la permanencia de precios elevados de los alimentos "ha provocado un nivel alto de inseguridad alimentaria y un incremento de la desnutrición en los países afectados", señala el SMIA.

En Níger se calcula que 2,7 millones de personas se verán necesitadas este año de ayuda alimentaria, mientras que otros 5,1 millones se consideran en riesgo de inseguridad alimentaria. En Chad la cifra de personas que requerirán ayuda alimentaria se sitúa en torno a dos millones y en Mauritania en 370 000, mientras que en Malí otras 258 000 están amenazadas por la inseguridad alimentaria.

Las operaciones de ayuda de emergencia han comenzado ya en Níger, incluyendo la venta de cereales subvencionados por el Gobierno, programas de alimentación integral de UNICEF y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la distribución de piensos, semillas y fertilizantes por parte de la FAO, que también ofrece apoyo a largo plazo a los agricultores promoviendo la producción de semillas adaptadas a las condiciones locales. También se está llevando a cabo distribución de insumos y ayuda a largo plazo a los campesinos y los pastores en Burkina Faso, Chad y Malí.