FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Semillas para 100 000 campesinos en Burkina Faso

La FAO y la UE refuerzan su apoyo al Sahel, muy afectado por la sequía

Photo: ©FAO/Giulio Napolitano
Promover la multiplicación y certificación de semillas
25 de junio de 2010, Ouagadougou/Roma - En medio de una creciente crisis alimentaria en el Sahel que implica para millones de personas la amenaza del hambre, la FAO ha comenzado la distribución de semillas de calidad a 100 000 campesinos vulnerables en Burkina Faso, dentro de un proyecto de 18 millones de euros financiado por la Unión Europea (UE).

Según el Sistema mundial de información y alerta (SMIA) de la FAO, la situación alimentaria es motivo de gran preocupación en diversas zonas del Sahel, en donde más de diez millones de personas se enfrentan al hambre. Se estima que en Burkina Faso la falta de lluvias ha provocado un descenso de cerca del 17 por ciento de la producción de cereales en 2009.

"Esta sequía agrava una situación de seguridad alimentaria ya de por sí difícil provocada por los precios de los alimentos, que permanecen elevados", aseguró el Coordinador de Emergencias de la FAO en Burkina Faso, Jean-Pierre Renson. La FAO ha comenzado la distribución de semillas mejoradas para 100 000 campesinos para la próxima temporada de siembra, de las que se beneficiarán cerca de 700 000 personas.

Ayudar a que haya semillas mejoradas disponibles

La operación, financiada por la UE, mejorará la seguridad alimentaria de más de 860 000  familias rurales, que suponen más de seis millones de personas. El objetivo es impulsar la producción alimentaria logrando que los campesinos necesitados cuenten con semillas mejoradas y promover de forma sostenible su multiplicación y certificación.

El esfuerzo se incluye dentro del "Mecanismo Alimentario" de la UE, la respuesta de mil millones de euros con la que Europa hace frente a la crisis alimentaria mundial, espoleada por el alza de los precios alimentarios en 2007-08.

Todos salen beneficiados

La FAO apoya además a cerca de 900 productores de semillas en zonas de riego en el sur de Burkina Faso. Para ellos, la actual crisis puede convertirse en una situación provechosa para todos, ya que al tiempo que incrementan sus ingresos, los productores de semillas ayudan a mejorar la seguridad alimentaria en el resto del país.

"Las zonas con una producción elevada pueden compensar a aquellas en las que no se produce tanto, en las que escasean las semillas y que se enfrentan a la inseguridad alimentaria", indicó Renson. "Por ello parte de la producción se destina a zonas de alto riesgo para cubrir el déficit", añadió.

La FAO trabaja en estrecha colaboración con el gobierno y las organizaciones de la sociedad civil para alcanzar otros objetivos prioritarios, como reforzar la cadena de producción de semillas con apoyo institucional y técnico a los servicios públicos nacionales. Entre ellos se encuentra el Instituto de Investigación Agrícola y Medioambiental (INERA, por sus siglas en francés) y el servicio nacional de semillas.