FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Las cosechas mundiales de trigo y arroz apuntan a un nuevo récord

El descenso del precio de los cereales compensa con creces las subidas del azúcar y los productos lácteos en el índice de precios de los alimentos de la FAO

6 de octubre de 2016, Roma - Las previsiones indican que los mercados mundiales de alimentos permanecerán "bien equilibrados en general" en el próximo año, ya que los precios de los productos básicos agrícolas más comercializados a nivel internacional continúan relativamente bajos y estables, según informó hoy la FAO.
 
Esta perspectiva favorable, especialmente para los cereales básicos, debería hacer descender el costo de las importaciones de alimentos a nivel mundial a su nivel mínimo de los últimos seis años, según indica el informe Perspectivas alimentarias.
 
Las previsiones de una producción mundial récord para las cosechas de trigo y arroz de este año, junto a la recuperación de la producción de maíz, están ayudando a mantener unos inventarios abundantes y los precios bajos. La producción mundial de cereales en 2016 debería aumentar hasta los 2 569 millones de toneladas, un 1,5 por ciento más en relación al año pasado y suficiente para incrementar aún más los inventarios existentes.
 
Se espera que el valor de las importaciones totales de alimentos caiga en 2016 un 11 por ciento en términos de dólares EEUU, hasta los 1,168 billones de dólares, ya que la factura más reducida de productos ganaderos y alimentos a base de cereales compensará la factura más elevada de pescado, frutas y hortalizas, aceites y en particular el azúcar. Sin embargo, se prevé que esa bajada sea más lenta para las naciones más vulnerables económicamente, muchas de las cuales han depreciado sus monedas locales.
 
Cosechas abundantes
 
La FAO elevó su pronóstico para la producción mundial de trigo a 742,4 millones de toneladas, encabezada por los aumentos en la India, Estados Unidos y la Federación de Rusia, que está a punto de superar a la Unión Europea como el mayor exportador de cereales. La utilización total de trigo se espera alcance los 730,5 millones de toneladas, incluyendo un fuerte aumento en el uso de trigo de calidad inferior como pienso para animales.
 
Por primera vez en tres años se prevé un aumento de la producción mundial de arroz, subiendo un 1,3 por ciento hasta un máximo histórico de 497,8 millones de toneladas, impulsada por lluvias del monzón abundantes en Asia y aumentos notables en África. La producción de cereales secundarios se pronostica aumente un 1,8 por ciento respecto al año anterior, impulsada por cosechas récord en los EEUU, Argentina y la India.
 
Los precios de los cereales cotizan a la baja debido a los abundantes suministros esperados. Los futuros de trigo y maíz en la bolsa de Chicago (Chicago Board of Trade) cayeron ambos más de un 16 por ciento desde el comienzo del año, mientras que los precios del arroz cotizan a su nivel más bajo desde principios de 2008.
 
La producción de yuca –alimento básico en África, donde el consumo per cápita supera los 100 kg anuales-, se prevé crezca un 2,6% este año, a 288 millones de toneladas. Sin embargo, la decisión de China de empezar a utilizar sus reservas de maíz para la industria y los piensos a nivel interno ha frenado los precios internacionales y los flujos comerciales de la yuca.
 
La soja y otros cultivos oleaginosos podrían alcanzar una producción récord este año, gracias a los rendimientos record de Estados Unidos, aunque se espera que la demanda crezca aún más rápido. En el sector ganadero, se espera igualmente que los mercados de productos lácteos vuelvan a un equilibrio generalizado en 2016 tras un largo período de exceso de oferta, pero la menor disponibilidad de leche en la UE desencadenó el mayor alza mensual de los precios lácteos en muchos años.
 
El estancamiento de la producción mundial de carne en 2016, unido al aumento de la demanda internacional de carne de porcino y aves de corral, especialmente en los mercados de Asia oriental, sigue apoyando los precios de la carne.
 
Por su parte, se prevé que la producción mundial de pescado aumente tan solo un 1,8 por ciento este año -por debajo de la tendencia- a 174 millones de toneladas, ya que se espera que la producción acuícola se incremente en un 5 por ciento y la de capturas silvestres disminuya un 0,9 por ciento, debido en parte a el impacto de El Niño sobre el volumen de sardinas, anchovetas y calamares que se pescan en el Pacífico.
 
Índice de precios de los alimentos
 
El índice de precios de los alimentos de la FAO, también publicado hoy, tuvo un promedio de 170,9 puntos en septiembre, un 2,9 por ciento más en relación a agosto y el 10 por ciento más respecto a un año antes.
 
El aumento fue impulsado por un incremento mensual del 13,8 por ciento en el índice de precios de los productos lácteos de la FAO, en parte como resultado de una fuerte subida de la mantequilla que beneficia a los exportadores de la UE, donde la producción lechera está disminuyendo.
 
El índice de precios del azúcar de la FAO subió un 6,7 por ciento en relación a agosto, debido a la meteorología desfavorable en la importante región productora del centro y sur de Brasil.
 
También subieron los precios del aceite de palma, ayudados por bajos niveles de existencias en los países exportadores e importadores, al igual que los de soja y el aceite de colza, elevando el índice de precios de los aceites vegetales de la FAO un 2,9 por ciento en septiembre.
 
El índice de precios de la carne de la FAO se mantuvo sin cambios en relación a agosto
 
El Índice de precios de los cereales de la FAO, por su parte, cayó un 1,9 por ciento respecto al mes anterior y estaba un 8,9 por ciento por debajo de su nivel hace un año.
 
El índice de precios de los alimentos de la FAO es un índice ponderado en base a los intercambios comerciales que hace el seguimiento de los precios internacionales de cinco grupos principales de productos básicos alimentarios. Su nivel actual es el más alto desde marzo de 2015. El subíndice de los cereales se encuentra en su nivel más bajo de una década en términos deflactados.
 
un índice ponderado por el comercio de seguimiento de precios del mercado internacional para los cinco grupos de productos básicos. Su nivel actual es el más alto desde marzo de 2015. El subíndice de los cereales se encuentra ahora en su nivel más bajo en una década en términos deflactados.

Foto: ©Sebastian Liste/NOOR para FAO
Campesinos elaborando harina de yuca en Sierra Leona

Compartir esta página