FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

La FAO rebaja su previsión de producción de trigo, pero el suministro será suficiente

Las reservas continúan altas a pesar de la subida de precios

Photo: ©AFP/AFP/Elise Menand
Un campesino ruso muestra granos de trigo dañados por la ola de calor.
4 de agosto de 2010, Roma - El impacto sobre los cultivos de la climatología desfavorable en las últimas semanas ha llevado a la FAO a revisar a la baja su previsión de producción mundial de trigo en 2010, que pasa de los 676 millones de toneladas previstos el pasado junio a 651 millones.


Pero a pesar de los problemas de producción en algunos de los principales países exportadores, el mercado mundial del trigo permanece mucho más equilibrado que durante la pasada crisis alimentaria de 2007/08, y por el momento no está justificado el temor a una nueva crisis alimentaria mundial, según la Organización de la ONU.


La sequía persistente y de efectos devastadores que afecta a los cultivos en Rusia, unida a la previsión de una producción más reducida en Kazajstán y Ucrania, han desatado el temor sobre la el suministro mundial de trigo en la temporada comercial 2010/11.


La inestabilidad en el mercado mundial del trigo, que se ha intensificado en las últimas semanas, se evidencia en la creciente dependencia en la región del Mar Negro -zona conocida por sus rendimientos desiguales-, como uno de los mayores proveedores de trigo a nivel mundial. Además, el previsto descenso de la producción en Canadá, uno de los mayores productores y exportadores de trigo, ha acentuado la preocupación del mercado.


Subida de precios


Los precios internacionales del trigo han subido en más de un 50 por ciento desde el pasado junio. Este rápido incremento ha creado preocupación sobre una repetición de la crisis de 2007/08.


Pero tras dos años consecutivos de cosechas récord, las existencias de trigo a nivel mundial se han repuesto lo suficiente como para cubrir la caída de producción prevista ahora. Y lo que es todavía más significativo, las reservas en poder de los países exportadores tradicionales -el principal factor de amortiguación frente a eventos inesperados- son abundantes.


Los factores externos, incluyendo el contexto macroeconómico y la evolución de otros mercados alimentarios -que fueron una de las principales causas del alza de precios a nivel internacional en 2007/08- no suponen por ahora una amenaza, según la FAO.


La última revisión a la baja de la producción mundial de trigo para 2010 apunta a mayores dificultades en el suministro y a un incremento de la posibilidad del alza de precios, en comparación a la temporada precedente. Sin embargo, el temor a una crisis alimentaria no esta justificado por el momento.


Por otro lado, si persiste la sequía en Rusia, podría crear problemas para la siembra de invierno en ese país, con implicaciones potencialmente serias para el suministro mundial de trigo en 2011/12.


La FAO continuará vigilando de cerca la situación.