FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Los agricultores de Pakistán necesitan con urgencia semillas de trigo

Las inundaciones amenazan los cultivos de un año, agravando la situación nutricional de la población pobre

Foto: ©FAO/Asim Hafeez
Si no se rescata la siguiente cosecha de trigo, la seguridad alimentaria de millones de personas estará en peligro

1 de septiembre de 2010, Roma/Islamabad - La FAO pidió hoy más financiación internacional para rescatar la próxima temporada de siembra de trigo en Pakistán, donde las inundaciones cubren un territorio equivalente a la mitad del de Italia y han destruido una gran parte de las reservas de semillas de trigo de las familias.

El trigo, alimento básico de la población rural pobre de Pakistán, se siembra de septiembre a noviembre. Las inundaciones destruyeron o arrasaron más de medio millón de toneladas de las reservas de trigo.

Además, en las zonas afectadas por las inundaciones la población está utilizando las reservas de trigo que se salvaron del diluvio para alimentar a sus familias y a las personas desplazadas que están amparando.

"A menos que la población reciba semillas en las semanas inmediatas, no podrán sembrarlo para el año -informa Daniele Donati, Jefe de operaciones de emergencia de la FAO en Asia, Oriente Próximo, Europa y Emergencias Especiales. "La ayuda alimentaria por sí sola no será suficiente. Si no se rescata la siguiente cosecha de trigo, la seguridad alimentaria de millones de personas estará en peligro."

El principal alimento de la población rural pobre de Pakistán es un plan blanco plano de trigo, conocido como chapatis.

Todavía hay tierras de cultivo

Los productores de trigo de Pakistán estaban preparando sus tierras para la siembra cuando comenzaron las inundaciones. En algunas zonas se perdió toda la cubierta fértil superior del suelo, lo que hace imposible la siembra. En otras zonas las tierras todavía están anegadas o cubiertas de limo y es necesario limpiarlas. Sin embargo, no es así en todas partes.

"En muchos lugares será posible sembrar en cuanto bajen las aguas. La FAO y sus asociados tienen la capacidad de llevar semillas a esas zonas siempre que reciban los fondos urgentes para adquirirlas. Pero esta oportunidad se está reduciendo, ya que la temporada de siembra termina a finales de noviembre", explicó Donati.

La FAO ha finalizado la adquisición de semillas para 200 000 familias de agricultores. Si se ofrecen pronto otras donaciones, podrá distribuir semillas a otras 200 000 familias más.

Las estimaciones iniciales indican que las inundaciones, que han causado el desplazamiento de millones de personas, destruyeron 3,6 millones de hectáreas de cultivos en pie de maíz, arroz, caña de azúcar y algodón.

Los piensos

Además, se estima que se perdieron 1,2 millones de cabezas de ganado y 6 millones de aves de corral. Asimismo, en las zonas inundadas, podrían morir de inanición más de un millón de búfalos, vacas, ovejas y cabras de explotaciones familiares si no se les proporcionan piensos con urgencia.

Los animales también necesitan de inmediato vacunas contra enfermedades como la fiebre aftosa y la peste de los pequeños rumiantes. Con el desplazamiento de personas y rebaños que huyen de las zonas inundadas, existe un grave riesgo de propagación de enfermedades de los animales. La FAO y sus socios están comprando piensos y medicamentos veterinarios para más de 40 000 familias que poseen animales. Si se obtuvieran fondos adicionales, se podrían ayudar a otras 85 000 familias con insumos esenciales para la alimentación y la atención veterinaria del ganado.