FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

EE.UU. dona 16 millones de dólares a la FAO para los campesinos afectados por las inundaciones en Pakistán

La región noroccidental recibirá semillas y fertilizante para la estación de siembra del trigo

Foto: ©FAO/Truls Brekke
Un campesino se lleva pienso donado por la FAO a las víctimas de las inundaciones en Charsadda, en Pakistán noroccidental

23 de septiembre de 2010, Islamabad/Roma - La Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) va a proporcionar a la FAO 16 millones de dólares EE.UU. para apoyar la siembra de trigo, prevenir más pérdidas de ganado y limpiar el cieno de los sistemas de riego en la provincia paquistaní de  Khyber Pakhtunkhwa, una de las más afectadas por las inundaciones del pasado mes.

La donación supone un inicio prometedor para el llamamiento de la FAO para obtener 107 millones de dólares incluido en el Plan de respuesta de emergencia de la ONU para las inundaciones en Pakistán, que fue anunciado en Nueva York el pasado viernes tras el peor desastre natural registrado hasta ahora a nivel de pérdidas en el sector y la producción agrícolas.

"Con la confirmación de esta generosa donación seremos capaces de adquirir insumos con rapidez, en especial semillas de trigo y fertilizante, que ayudarán a mantener la producción durante la vital estación de siembra del trigo", aseguró Luigi Damiani, Oficial Superior de la FAO que dirige el trabajo de la Organización en Pakistán.

Los fondos de Estados Unidos cubrirán cerca de una cuarta parte del total de las necesidades de semillas de trigo para la estación de siembra "rabi" en la provincia noroccidental paquistaní de Khyber Pakhtunkhwa. La estación de siembra "rabi" en la región va desde ahora hasta finales de octubre.

A menos que los campesinos reciban semillas durante el próximo mes, no serán capaces de sembrar trigo, el alimento básico de la población rural pobre en Pakistán, durante un año. A pesar de que una gran superficie de tierra se ha visto afectadas por las inundaciones y no puede plantarse de forma inmediata, muchos campesinos podrán aún sembrar trigo en tierras que son cultivables.

La donación financiará también proyectos de "dinero por trabajo" para limpiar y reparar los sistemas de riego, y proporcionará a las mujeres campesinas semillas de hortalizas, muy necesarias para potenciar la nutrición familiar. El programa proporcionará además piensos y apoyo veterinario para prevenir la aparición de brotes de enfermedades en el ganado.  

Más de 160 000 familias se beneficiarán de la donación estadounidense, que conllevará seguridad alimentaria para una población rural agrícola de más de 1,3 millones de personas. El programa hace especial énfasis en las mujeres, en las familias encabezadas por ellas y familias con niños menores de cinco años.

Las inundaciones en Pakistán han dejado alrededor de 10 millones de personas vulnerables al hambre, destruido las reservas de alimentos, cerca de una cuarta parte de los cultivos en píe en las áreas inundadas y provocado la muerte de más de un millón de cabezas de ganado. La agricultura es el principal medio de subsistencia para el 80 por ciento de los damnificados por las inundaciones.