FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

El CSA pide actuar contra el hambre y el alza de precios de los alimentos

Fortalecer las acciones internacionales para combatir el hambre

Foto: FAO/Giulio Napolitano
Los gobiernos y muchos otros participantes discutieron cuestiones clave en las políticas de seguridad alimentaria y nutrición.
19 de octubre de 2010, Roma – El Comité de Seguridad Alimentaria (CSA) ha pedido actuar de forma urgente en cuestiones clave relacionadas con la seguridad alimentaria y la nutrición como la tenencia de la tierra y las inversiones internacionales en agricultura, la volatilidad de los precios de los alimentos y hacer frente a la inseguridad alimentaria en crisis prolongadas.

La reunión de cinco días en Roma del organismo intergubernamental de alto nivel fue la primera tras la reforma destinada convertirle en la piedra angular de la gobernanza mundial de la agricultura y la seguridad alimentaria.

Las deliberaciones del comité y sus decisiones tienen lugar en un contexto de incremento de la volatilidad de los precios alimentarios y de permanencia de unos niveles inaceptablemente altos de hambre y desnutrición que han subrayado la necesidad de un mejor enfoque estratégico del hambre. 

Acción frente al acaparamiento de tierras

Con respecto a las inversiones internacionales en agricultura, incluida la cuestión del “acaparamiento de tierras”, el Comité “ha animado a proseguir el desarrollo de las Directrices voluntarias internacionales sobre la gobernanza responsable de la tenencia de la tierra y otros recursos naturales”, según el informe publicado hoy. El Comité ha pedido a su panel de expertos de alto nivel que estudie el papel que juegan las plantaciones agrícolas a gran y a pequeña escala respectivamente.

El CSA decidió también iniciar un proceso global de consideración de los Principios para una inversión agrícola responsable respetuosa de los derechos, recursos y medios de subsistencia.

Volatilidad de los precios y cambio climático

El CSA ha pedido a su panel de expertos de alto nivel que examine detenidamente y realice recomendaciones sobre “las causas y consecuencias de la volatilidad de los precios alimentarios, incluyendo las prácticas que distorsionan el mercado y los vínculos con los mercados financieros, así como las políticas, acciones, herramientas e instituciones apropiadas y coherentes para gestionar los riesgos relacionados con la excesiva volatilidad de precios en la agricultura”. Las recomendaciones del panel de expertos tendrán en cuenta la forma en que los países y poblaciones vulnerables pueden garantizar su acceso a los alimentos cuando la volatilidad provoca la disrupción del mercado, así como las formas de reducir esa vulnerabilidad a través de programas sociales y productivos de redes de seguridad.

En referencia al cambio climático, el CSA acordó examinar las evaluaciones e iniciativas existentes sobre los efectos del cambio climático sobre la seguridad alimentaria y la nutrición. El estudio estará centrado en las poblaciones y regiones más afectadas y vulnerables, incluyendo los desafíos y oportunidades de las acciones y políticas de adaptación y mitigación. 

Crisis prolongadas y seguridad alimentaria

El Comité repasó los avances en materia de seguridad alimentaria en países afectados por las crisis prolongadas provocadas por los conflictos o los desastres naturales. El comité recomendó que las respuestas de emergencia en estos países se integren mejor con la ayuda a largo plazo. En una fase posterior, el Comité estudiará el convocar un foro de expertos de alto nivel que lleve a un plan de acción para el grupo de países en situación de crisis prolongada.

El CSA lanzó también un proceso consultivo para desarrollar un marco estratégico global para la seguridad alimentaria y la nutrición en los próximos dos años para ayudar a mejorar la coordinación de los esfuerzos internacionales en la lucha contra el hambre. El énfasis se pondrá en las aportaciones de las partes implicadas y los países más afectados por la inseguridad alimentaria.

Mayor participación

La reunión del CSA ha demostrado que el espíritu de reforma ha sido llevado a cabo en forma plena incluyendo a muchos participantes clave en los debates, según Noel De Luna, Presidente del CSA. “Es muy importante que los gobiernos miembros hayan reconocido finalmente que las organizaciones no gubernamentales (ONGs) y las de la sociedad civil (OSCs) tienen un papel institucional a desarrollar. Las OSCs están en contacto directo con las personas que sufren hambre y viven en la pobreza, y por ello son capaces de aportar esa realidad a los debates”, explicó De Luna.

El Secretario del CSA, Kostas Stamoulis, aseguró que “la atmósfera positiva y constructiva fue fundamental para alcanzar resultados. Los gobiernos miembros y el resto de los participantes entablaron un diálogo genuino para alcanzar el consenso sobre cuestiones clave en las políticas de seguridad alimentaria y nutrición”. 
Chris Leather, de Oxfam y miembro del grupo asesor del CSA, señaló que “resulta refrescante que las OSCs sean capaces de entablar un debate en situación de igualdad con los gobiernos y otras partes implicadas y sean capaces de influir en los resultados finales”.