FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Cuerno de África: millones de personas se enfrentan a la escasez de alimentos a causa de la sequía

La FAO pide una respuesta inmediata para evitar una catástrofe

29 de enero de 2017, Addis- Abeba - La situación de sequía generalizada en el Cuerno de África se ha agravado tras las lluvias insuficientes entre octubre y diciembre, al haber caído tan solo una cuarta parte de las precipitaciones que se esperaban, según alertó hoy la FAO.

Las zonas que generan mayor inquietud abarcan gran parte de Somalia, el noreste y la costa de Kenya y el sureste de Etiopía, junto a la región de Afar, que todavía se recupera de la sequía inducida por El Niño de 2015/16. También Sudán del Sur, que sufre una seria crisis alimentaria debido a la prolongada situación de inseguridad.

En la actualidad, cerca de 12 millones de personas en Somalia, Etiopía y Kenya necesitan ayuda alimentaria, ya que las familias tienen acceso limitado a alimentos e ingresos, a la vez que aumentan sus deudas y cuentan con reducidas existencias de cereales y semillas y y una menor producción de leche y carne. Ya se ha lanzado un alerta previa a la hambruna para Somalia, lo que hace muy necesaria una respuesta humanitaria inmediata y a gran escala.

La grave escasez de alimentos y la malnutrición siguen generando igualmente gran preocupación partes de en la región de Karamoja en Uganda.

La FAO advierte que si la respuesta no es inmediata y suficiente, el peligro es grande y los costes serán muy altos.

"La magnitud de la situación requiere una actuación y coordinación a mayor escala a nivel nacional y regional. Esto es, sobre todo, una emergencia humanitaria y de medios de subsistencia, y el momento de actuar es ahora", aseguró la Directora General Adjunta de la FAO para Clima y Recursos Naturales, María Helena Semedo. "No podemos esperar a que ocurra un desastre como la hambruna en 2011".

Semedo intervino en nombre del Director General de la FAO en un Panel de Alto Nivel sobre la situación humanitaria en el Cuerno de África, presidido por el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, en el marco de la 28ª Cumbre de la UA que tiene lugar en Addis Abeba .

"La situación de sequía en la región es extremadamente preocupante -dijo Semedo- en especial en casi toda Somalia, pero también en el sur y el sudeste de Etiopía y en el norte de Kenya. Como consecuencia, con las próximas lluvias dentro de al menos de ocho semanas y la próxima cosecha principal que no llegará hasta julio, millones de personas están amenazadas de inseguridad alimentaria en toda la region".

Guterres aseguró por su parte que: "debemos expresar plena solidaridad con el pueblo de Etiopía ante la amenazadora sequía, por una cuestión de justicia". El Secretario General de la ONU pidió un mayor compromiso para trabajar de forma conjunta.

La sequía afecta los medios de subsistencia

Los repetidos episodios de sequía han llevado a cosechas fallidas consecutivas, brotes de enfermedades, deterioro de las condiciones del agua y los pastos y muerte de animales.

"La inseguridad y las crisis económicas afectan a las personas más vulnerables", advirtió a su vez Bukar Tijani, Subdirector General de la FAO y Representante Regional para África. "La situación se deteriora rápidamente -añadió- y es probable que el número de personas necesitadas de ayuda de emergencia humanitaria y para los medios de subsistencia aumente a medida que avance la estación seca y de carestía, con un impacto negativo significativo en los medios de vida y los activos domésticos, así como en la seguridad alimentaria y nutricional de las comunidades rurales afectadas".

En 2016, la cifra de refugiados y solicitantes de asilo aumentó en más de 0,5 millones, hasta los 3 millones, en comparación con 2015.

Mayor esfuerzo de la FAO frente a la sequía

"La colaboración de la FAO para fortalecer la resiliencia ante las conmociones y las crisis en el Cuerno de África es crucial y se ampliará", subrayó Tijani.

Recientemente, la FAO y la IGAD acordaron algunos pasos clave para mejorar la colaboración frente a la grave sequía que afecta hoy a los países del Cuerno de África y reforzar el análisis de seguridad alimentaria y la resiliencia.

Las dos organizaciones hicieron hincapié en la importancia de potenciar la función del Grupo de Trabajo sobre Seguridad Alimentaria y Nutrición (FSNWG por sus siglas en inglés), la Clasificación Integrada de la Fase Humanitaria (CIF) y la Unidad de Análisis de Resiliencia (RAU) para mejorar la eficacia de las actuaciones y la alerta tempranas y las inversiones en resiliencia.

La FAO pide que aumenten las prioridades conjuntas e incluyan una mejor coordinación, una participación mayor y sistemática de los Estados Miembros y una respuesta eficaz a las necesidades identificadas por ellos mismos, así como un renovado esfuerzo de movilización de recursos.

Compartir esta página