FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Nueva herramienta para los cultivos en África

Una guía interactiva aconseja qué, cuándo y dónde plantar en 43 países

Foto: ©FAO/Giulio Napolitano
La correcta elección de cultivos y semilla es crucial
11 de noviembre de 2010, Roma – La FAO ha lanzado un calendario de cultivos de consulta rápida que cubre 43 países relevantes en África y aconseja qué tipo de cultivos plantar, cuándo y dónde, en función del tipo de terreno agrícola, desde las zonas áridas a las tierras altas.

Esta herramienta en Internet, desarrollada por los expertos de la FAO, cubre más de 130 cultivos desde los fríjoles a la remolacha y del trigo a la sandía, y está destinada al conjunto de los donantes, agencias, agentes de extensión del gobierno y organizaciones no gubernamentales que trabajan con los campesinos africanos.

El calendario de cultivos de la FAO es especialmente útil en caso de emergencias como sequía o inundaciones o para los esfuerzos de rehabilitación que siguen a las catástrofes naturales o provocadas por el hombre.

“Las semillas son de vital importancia para hacer frente al doble desafío de la inseguridad alimentaria y del cambio climático”, señaló Shivaji Pandey, Director de la División de Producción y Protección Vegetal de la FAO. “La correcta elección de cultivos y semillas -añadió- es crucial para mejorar los medios de subsistencia de los pobres y las víctimas del hambre en las zonas rurales y hacer frente al cambio climático”.

“Para poder realizar esta elección, es necesario asegurarse de que las semillas y el material para plantar están disponibles y son accesibles en el lugar y momento adecuados”, indicó Pandey.

El calendario cubre 283 zonas agroecológicas que representan la gran riqueza y variedad ecológica de África, incluyendo los desafíos que suponen la degradación del suelo, la invasión de la arena y las inundaciones.

Se calcula que el 50 por ciento del incremento de los rendimientos a nivel mundial durante la última década procede de la mejora de la calidad de las semillas. El otro 50 por ciento se deriva de un mejor manejo del agua y mejores prácticas de riego.