FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Mejora la seguridad alimentaria en el sur de Sudán

Pendiente de la situación tras el referéndum

Foto: AFP/Ashraf Shazly
Las perspectivas de la seguridad alimentaria dependen en gran medida del período tras el referéndum
12 de enero e 2011, Roma/Juba - El número de personas que necesitan ayuda alimentaria en el sur de Sudán ha descendido en forma notable, aunque las perspectivas de la seguridad alimentaria dependen en gran medida del período tras el referéndum y de la cantidad de gente que regrese a la región, según señaló hoy un informe de Naciones Unidas.

Una evaluación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y del Programa Mundial de Alimentos (PMA) alertó que los recientes avances en seguridad alimentaria, en especial en los estados fronterizos con el norte de Sudán - como los de Upper Nile y Unity, podrian verse afectados por el incremento de los precios de los alimentos y una escalada de conflictos localizados.

"La situacion general de seguridad alimentaria mejoró notablemente en 2010 en comparación con el año precedente, gracias en gran parte a las lluvias favorables", señaló el Director Regional del PMA en Sudán , Amer Daoudi. "No hay ningún motivo -añadió- para caer ahora en la complacencia. Más de un millón de personas necesitarán aún ayuda alimentaria y la situación podría deteriorarse rápidamente en este momento crítico".

Las condiciones para el crecimiento de los cultivos fueron en general buenas en 2010, según el informe. La lluvia comenzó a tiempo en la mayoría de los lugares y los niveles de precipitaciones fueron normales o superiores a la media y generalmente bien distribuidos. A pesar de algunos períodos de sequía e inundaciones localizadas, la producción de cereales en 2010 se calcula en 695 000 toneladas, casi un 30 por ciento superior a la de 2009. Esta estimación deja un déficit general de cereales en 2011 de cerca de 291 000 toneladas, que deberá ser cubierto con importaciones comerciales y ayuda alimentaria.

"Sin embargo, con una previsión de unas 400 000 personas que volverán para votar, el déficit previsto puede incrementarse en 340 000 toneladas, aseguró el economista de la FAO  Mario Zappacosta. "Se preve que los retornadas incrementen aún más la presión sobre el suministro a los mercados locales de alimentos", añadió.

El informe indica que en el mejor de los escenarios posibles, con un referéndum pacífico en el Sur, el número de personas que reciban ayuda alimentaria de emergencia aumentará este año de forma gradual, y se espera aumente hasta 1,4 millones al principio de la estación de carestía, desde marzo a agosto.

Las perspectivas para la seguridad alimentaria en el futuro dependen en gran medida de la situación durante el período del referéndum -que comenzo el 9 de enero- y de cómo evolucione tras la votación, según indica el informe.

"Los recientes avances podrían perderse debido a los siguientes factores de riesgo: el incremento de los precios alimentarios debido a la disminución de los flujos comerciales y el aumento de la demanda originado por los retornados, una escalada potencial de conflictos localizados en las zonas fronterizas y la posibilidad de un aumento de la tensión étnica y entre las diversas tribus", advierten la FAO y el PMA.

En la eventualidad de una disminución de intercambios comerciales, incremento de la demanda, precios elevados de los alimentos y aumento de la inseguridad en el período pos-referéndum, el número de personas que reciban ayuda alimentaria de emergencia de una población total calculada en 2011 de 9,16 millones en el sur de Sudán, podría alcanzar los 2,7 millones al comienzo de la temporada de carestía (o estación del hambre), en el momento en que se agote la cosecha anterior.

La misión FAO/PMA calculó que unas 890 000 personas viven ahora en situación de grave inseguridad alimentaria en el Sur, y unos 2,4 millones están en inseguridad alimentaria moderada.
 
Los miembros de la misión señalan que la incertidumbre sobre el referéndum hace que el suministro de cereales desde el norte de Sudán y -en menor medida- de Uganda y Kenya pueda sufrir una brusca caída. Las reservas de grano estaban descendiendo en algunas zonas fronterizas, llevando a un incremento de los precios, que también se verán bajo presión debido al elevado número de retornados. Por ahora, más de 120 000 personas han regresado desde octubre, y se espera que lo hagan otras 250 000 para principios de febrero.