FAO.org

Inicio > Medios > Noticias

Níger: la malnutrición permanece alta a pesar de la buena cosecha

La FAO y el PMA piden más ayuda para evitar otra crisis alimentaria

Foto: ©FAO/giulio napolitano
La FAO y el PMA juntos para ayudar a los niños de Níger
20 de enero de 2011, Roma – Una evaluación conjunta de la FAO y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) advierte que la tasa de malnutrición aguda en Níger permanece alta a pesar de una buena cosecha.

El informe, publicado hoy, urge a la comunidad internacional a seguir prestando ayuda al país africano, de forma que los avances logrados en la producción y seguridad alimentaria no se malogren.

El Gobierno de Níger, con el apoyo de la ONU, lanzó una intervención humanitaria de envergadura el pasado año, que logró amortiguar los graves efectos de una crisis alimentaria y nutricional que puso en peligro a más de siete millones de personas y amenazó los medios de subsistencia de los campesinos y pastores.

Dentro de la respuesta humanitaria a la sequía, el PMA suministró ayuda alimentaria de emergencia a más de cinco millones de personas, incluyendo a grupos vulnerables como los niños menores de cinco años y las mujeres embarazadas y lactantes.

La FAO distribuyó 13.000 toneladas de pienso para animales y más de 3.400 toneladas de semillas de calidad, abarcando el 94 por ciento de las aldeas afectadas.

La cosecha de cereales aumenta en un 60 por ciento

Gracias a estas intervenciones y a una buena estación de lluvias en 2010, la producción nacional de cereales aumentó en un 60 por ciento y el ganado que sobrevivió a la sequía se recobró con la recuperación de los pastizales.

Sin embargo, la tasa de malnutrición aguda permanecía aún por encima del 15 por ciento en muchas zonas del país en octubre y noviembre, con puntas del 17 por ciento en las regiones de Agadés y Zinder.

La falta de acceso a servicios sanitarios y la extrema pobreza suponen otras amenazas a poblaciones en el límite de una díficil situación de seguridad alimentaria. Muchas familias se encuentran endeudadas tras la crisis alimentaria de 2009/2010.

"La ayuda alimentaria y no alimentaria es aún necesaria para reconstruir la capacidad de resistencia de la población afectada y permitir que tenga un acceso independiente a los alimentos", asegura el informe.

La FAO y el PMA han solicitado una mejora en el poder adquisitivo de las familias de Níger ayudando a los pastores a reponer el ganado e impulsando la agricultura de fuera de temporada, como la producción de hortalizas y tubérculos.

Apoyo a los centros de alimentación

El informe indica además la necesidad de restablecer los bancos de cereales, reconstruir la reserva cerealera nacional y apoyar las cadenas comerciales. Igualmente solicita el apoyo continuo a los centros de alimentación donde se atiende a las personas malnutridas.

También se pide que las intervenciones de ayuda comiencen de forma inmediata, de forma que los campesinos cuenten con las semillas de calidad y el fertilizante necesario antes de la próxima temporada de siembra, que comienza en mayo. Por otro lado, se solicita ayuda en el área de la sanidad animal y las vacunas.